Los jóvenes se dicen feministas pero justifican el machismo

EFE
-

Las mujeres de entre 15 y 29 años se consideran cada vez más afines a este movimiento, mientras que los hombres de la misma franja de edad justifican las pautas de control a sus parejas

Los jóvenes se dicen feministas pero justifican el machismo - Foto: Emilio Naranjo

Los jóvenes de entre 15 y 29 años se declaran cada vez más feministas (lo son el 62,1 por ciento de las chicas y el 37,3 por ciento de los chicos), pero en los últimos dos años ha aumentado el número de varones que justifican pautas de control a la pareja como espiar su móvil o los que creen que los celos son "una prueba de amor".
Son algunas de las conclusiones que se desprenden del Barómetro Juventud y Género 2019 del Centro Reina Sofía sobre Adolescencia y Juventud de la Fundación de Ayuda a la Drogadicción (Fad) que ha presentado este lunes la directora técnica de la Fad, Eulalia Alemany.
El 62,1 por ciento de las mujeres de entre 15 y 29 años se considera feminista, un porcentaje que desciende al 37,3 por ciento en el caso de los hombres de esas mismas edades, aunque en ambos casos el porcentaje es superior con respecto a 2017 cuando se situaba en el 46,1 por ciento de las chicas y el 23,6 por ciento de los chicos.
La encuesta -realizada a 1.223 jóvenes de toda España- analiza las relaciones de pareja, amistad y familia de este colectivo y revela cómo los varones le dan más importancia al hecho de tener pareja que las chicas (48,9 por ciento frente al 42,6 por ciento de ellas), aunque estos porcentajes han descendido con respecto al barómetro anterior.
Y, aunque existe un alto consenso en la necesidad de respetar los espacios individuales dentro de la pareja -algo que opina el 62,8 por ciento de los encuestados-, son ellas las que dan más importancia a esta afirmación; el 73 por ciento de mujeres frente al 55,1 por ciento de los hombres.
La encuesta pone de manifiesto cómo se están normalizando, entre los varones, pautas de control hacia la pareja, de manera que aumentan los porcentajes de chicos que creen que los celos son una demostración de amor (asciende del 23,8 por ciento del año 2017 al 25 por ciento actual).
También sube el número de chicos que ve normal mirar el móvil de la pareja si crees que te está engañando (del 14,5 por ciento al 16,5 por ciento) o los que opinan que para evitar conflictos es mejor ponerse la ropa que a tu pareja le agrada (del 10,4 al 14,9 por ciento).
Entre las chicas, por el contrario, se observa un descenso del número de ellas que ven normales estas actitudes.
Baja en ambos sexos la creencia de que "un chico debe proteger a su chica", y se reduce respecto a 2017 el porcentaje de hombres que ven inaceptables los piropos en la calle.
En cuanto a las percepciones sobre la desigualdad, discriminación y presión social, aumenta el número de hombres que dicen que las desigualdades son grandes o muy grandes (pasa del 46,2 al 49,5 por ciento), pero al mismo tiempo se duplica el porcentaje de chicos que niega estas desigualdades (del 2,2 al 4,1 por ciento).
En el ámbito laboral, uno de cada 2 jóvenes considera que la situación de las mujeres es peor o mucho peor que la de los hombres en retribución salarial (un 62 por ciento de ellas y un 42 por ciento de ellos).
Las jóvenes - en porcentajes muy superiores al de los hombres- también ven que la situación para las mujeres es peor que la de ellos a la hora de acceder a puestos de responsabilidad en el trabajo o en la vida política.
En cuanto a las medidas para combatir la desigualdad de género, existe un común acuerdo en la opinión de sancionar a las empresas que paguen menos a mujeres que a hombres por el mismo trabajo (72,6 por ciento de chicas frente al 56 por ciento de chicos).
Sin embargo, el 70,1 por ciento de las chicas y el 55,3 por ciento de los chicos se muestra a favor de promover que los puestos laborales los ocupen personas en base a sus méritos, sin que existan cuotas de discriminación positiva.
El barómetro estudia también las actitudes hacia la vida familiar y la conciliación que demuestran que un 45 por ciento de los chicos y un 41,9 por ciento de las chicas creen que el trabajo de las madres fuera del hogar puede resentir la vida familiar en mayor medida que si lo hace el padre.