El Ayuntamiento tendrá la tasación de Zorrilla en 15 días

M. B. / M.R.I.
-
El Ayuntamiento tendrá la tasación de Zorrilla en 2 semanas

Segipsa renunció a hacerla hace quince días por una normativa interna. El Real Valladolid está a la espera de conocer la cantidad para estudiar su compra?

«Nos dijeron hace un par de meses que estaba encargada la tasación y estamos esperando». Así respondía hace una semana el director del Gabinete de Presidencia del Real Valladolid, David Espinar, ante la pregunta de si ya se sabía en cuánto se tasaba el estadio José Zorrilla. La respuesta la tendrá en dos semanas. Al menos ese es el tiempo que manejan en la Concejalía de Urbanismo toda vez que Segipsa (Sociedad Mercantil Estatal de Gestión Inmobiliaria de Patrimonio), encargada en un primer momento de hacer la tasación, haya renunciado a ello «porque ha aprobado una normativa interna por la cual este tipo de tasaciones no las puede hacer. Ha renunciado formalmente». 
De esta forma, el Ayuntamiento espera tener esa tasación en unos quince días, ya que tiene ya toda la documentación y ya se han puesto en contacto con otras empresas para finalizar el trabajo iniciado por Segipsa, que renunció hace un par de semanas. «A la vista de la tasación se podrá hablar nuevamente con el Real Valladolid y ver de que manera se desarrolla lo planteado», señala el concejal Manuel Saravia.
El Real Valladolid mostró interés en hacerse con el estadio José Zorrilla en propiedad después de plantear una reforma del mismo valorada en unos 40 millones de euros, una reforma en la que el Ayuntamiento no podría apoyar con ese 25% que había garantizado cuando el primer proyecto para remodelar el coliseo rondaba los 20 millones. 
La tasación que quería hacer el Ayuntamieno era del inmueble, pero también de su valor en función del aprovechamiento que obtiene la sociedad que tiene su cesión, es decir, el Real Valladolid. Además desde el Consistorio también se estaba estudiando la opción de ampliar el convenio de cesión firmado en 1997 para 40 años, además de querer «aclarar las condiciones de uso y las obligaciones de cada parte». 
Mientras el estadio está prácticamente entero en obras. En su interior, con la eliminación del foso, el descenso del césped y la ampliación del aforo; y en su exterior con las obras de seguridad. «Se está haciendo todo lo que tiene que ver con la seguridad en estos momentos. Se está actuando en las torres, en las gradas...», corrobora Saravia.