Agrio empate de Castilla y León frente a Baja Silesia

J. López (Ical)
-
Agrio empate de Castilla y León frente a Baja Silesia

Polonia empató en el minuto 95 un choque muy disputado en el que el combinado de Mario Sánchez no tuvo la fluidez de otras ocasiones y fue superado en posesión

Desenlace cruel para la selección Castilla y León UEFA. Cuando rozaba con las yemas de los dedos la clasificación matemática para la final de la Copa de las Regiones, la que le hubiera dado una victoria sobre Baja Silesia, el conjunto polaco empató el choque en el minuto 95 tras una jugada algo embarullada que llegó tras un centro por arriba, una jugada que a lo largo del partido costó mucho defender al combinado dirigido por Mario Sánchez. De esta forma, Slonecki empujó a las mallas el balón y anuló el gol de Juanan en el minuto 12, que hasta ese momento campeaba en el marcador del Hankofen Stadium, en Baviera.

En realidad, el tanto hizo justicia a lo visto sobre el verde, en un partido en el que el rival dominó la posesión del esférico, algo poco habitual para la selección regional. El empate no debe provocar que la expedición baje la cabeza, pues sigue liderando el grupo B y depende de sí misma de cara al partido del domingo con la Región Sur-Chayka de Rusia para alcanzar el último y deseado partido.

Las sensaciones, eso sí, son las de haber perdido una gran oportunidad en el último suspiro. Pero este equipo nunca se rinde.

Los primeros minutos del choque fueron de tanteo mutuo, sin ocasiones para ninguno, pero partido con intensidad. Dos combinados que se conocían y se habían estudiado. Una ocasión sin mucho peligro protagonizada por Jaros, mediante un disparo lateral que atajó bien Berlana, sirvió como aviso de los polacos, quien demostraron saber manejar el balón. Pero en el minuto 17, un saque de banda que Obispo envió como un misil a la cabeza de Juanan, que hoy debutada en esta fase final, permitió al futbolista del Zamora poner el balón en la escuadra contraria del meta Krawczyk. 1-0 y de nuevo Castilla y León por delante.

El equipo mantuvo la intensidad y la posesión, sabedor de que era la mejor forma de evitar los arreones de Baja Silesia, que aún así no cejaban en sus acercamientos al área rival. Para ejemplo, un botón, y la llegada con peligro de nuevo de Jaros, el más activo de los polacos, que detuvo el guardameta del Atlético Astorga; y otra más clara de Traczyk, en el que Berlana demostró reflejos felinos tras un disparo que desvió de tacón otro futbolista polaco entre la maraña de piernas en el área chica. El meta también probó la tensión del público regional cuando al sacar en largo con la mano el esférico se le resbaló y acabó en las botas de un jugador rival, bien anulado por el propio portero.

El conjunto dirigido por Mario Sánchez, quien pedía constantemente balones en diagonal para Javi Amor, en banda derecha, no se relajó con el gol, pero se contuvo para no cometer errores. Las dimensiones del terreno de juego, más pequeño que el del primer partido, condicionó en parte el juego regional a la hora de las transiciones, a lo que se sumó cierta dureza polaca, algo que el equipo ya preveía, y algo de permisividad del árbitro estonio, que provocó el descontento castellano y leonés. La lluvia tampoco condicionó en exceso el juego regional, a pesar de que cayó de forma intermitente y que en la segunda mitad llegó para quedarse. No obstante, el césped alemán lo digirió a la perfección. Al descanso, dos tiros y sólo uno de ellos a puerta, pero gol al fin y al cabo. El público se divertía con cánticos y animaba al equipo, pero se mostraba prudente por el resultado.

El preparador de Baja Silesia, Grzegorz Kowalski, se la jugó al descanso con un doble cambio para intentar enmendar un resultado que les dejaba fuera de la competición. Y dio a entrada a un delantero alto, Baszak, y a un rápido extremo, Kluzek. Nada más arrancar tras la pausa la tuvo Polonia con un peligroso tiro que solventó Berlana enviando el balón a córner. Fue respondida con un cabezazo en el área contraria que se marchó elevado. Los polacos apretaban y se empleaban fuerte. Puente pudo dar fe de ello. Recibió una patada por detrás que le costó la primera tarjeta amarilla del encuentro al capitán del equipo hoy de blanco, Borowy. Precisamente fue este jugador el siguiente que dispuso de una oportunidad que envió por encima del larguero.

A los diez minutos de la segunda parte Jorge, tras un esfuerzo titánico, dejó su puesto al jugador del Atlético Bembibre, Dani Martínez. En líneas generales, en la segunda mitad del partido se jugó poco al fútbol, con alguna llegada puntual del conjunto del Este, que tuvo la posesión del esférico la mayor parte. Las salidas a la contra eran el arma de los arlequinados, en una demostración de adaptación al juego rival, y así llegó una ocasión de Puente, tras un robo, que se fue rozando el palo. El jugador berciano no daba una bola por perdida, demostrando galones, en un partido en el que además superó en minutos a Carlos Alonso ‘Zazu’, con 1.475, frente a los 1.466 del burgalés de la Arandina, y se colocó como el segundo que más tiempo ha vestido la elástica castellana y leonesa.

El físico empezó a pasar factura a ambos equipos y Alberto Plaza fue sustituido por Lerma. A continuación, un centro de Dani Martínez fue rematado hacia su propia portería por un defensa rival que casi se cuela en el arco y que quizás hubiera desembocado en otro final más alegre para la Comunidad.

El choque se endureció por fases, dato notorio por el número de tarjetas mostradas por el árbitro estonio: dos para Baja Silesia y seis para Castilla y León, todas ellas en el tramo final. Con un remate de cabeza de Tomaszewski que se fue alto cuando estaba solo Polonia lanzó su último aviso, previo a la siguiente jugada, que hubiera cambiado el guion del partido. Álvaro González, que llevaba 20 minutos sobre el terreno de juego, erró en un clara posición que envió al palo. Era el 89. A partir de ahí el relato es bien conocido y el desencanto fue general.

FICHA DEL PARTIDO

Castilla y León: Juan Berlana, Andrés Llorian, Luis Obispo, Emilio Iglesias, Dani Burgos, Jorge Rodríguez (Dani Martínez, 57’), Javi Amor, Alberto Plaza, Javi de Mesa (Álvaro González, 69’), Roberto Puente y Juanan del Álamo.

Dolny Slask (Polonia): Krawczyk, Borowy (Burylo, 67), Niewiadomski, Pozarycki, Slonecki, Traczyk, Bohdanowicz, Repski (Baszak, 46’), Jaros (Kluzek, 46’), Calinski y Tomaszewski.

Goles: Juanan (17’) y Slonecki (95’)

Estadio e incidencias: Hankofen Stadium (Hankofen, Leiblfing). Partido disputado ante 200 personas, 40 de ellas de Castilla y León.

Árbitro: Roomer Tarajev (EST). Amonestó a Borowy (55’) y Slonecki (70’), por Dolny Slask, y a Emilio Iglesias (73’), Plaza (74’), Lerma (86’), Javi Amor (88’), Álvaro González (90’) y Obispo (94’) por Castilla y León.