La violencia de género entre menores crece un 5 por ciento

OTR-PRESS
-

La Justicia alerta de que 151 chavales fueron enjuiciados en 2013 por agresiones a sus parejas y advierte de que se «están imitando clichés machistas» entre los más pequeños

La violencia de género entre menores crece un 5 por ciento

Aunque la cifra de denuncias por violencia de género registradas en España en 2013 descendió un 2,8 por ciento, según el balance presentado ayer por el Observatorio de la Violencia Doméstica y de Género adscrito al Consejo General del Poder Judicial, las circunstancias que rodean estos datos no son para nada halagüeñas, ya que, por un lado, el estudio relaciona bajada de acusaciones con la crisis, y por otro, el número de menores enjuiciados por estos delitos aumentó en un 5 por ciento.
Destaca que los Juzgados de Menores enjuiciaron en 2013 a 151 menores por delitos de violencia de género e impusieron medidas a 133 de ellos, un 4,8 por ciento más que en 2012, cuando fueron 144 los enjuiciados. Carmona alertó, en este sentido, en que se están «reproduciendo clichés machistas» entre los más jóvenes que acaban por traducirse en violencia sobre las mujeres con las que se relacionan.
 Un total de 1.073 chicos menores de 18 años fueron enjuiciados por delitos o faltas de violencia machista en España desde el año 2007, cuando el Observatorio comenzó a recoger esta estadística. La cifra más alta se dio en 2011, cuando los adolescentes llevados ante los tribunales ascendieron a 172, frente a los 147 que se habían registrado en 2010.
La cantidad de querellas por agresiones domésticas registradas en España el año pasado alcanzó a 124.894, un 2,8 por ciento menos que el año anterior, lo que supuso una reducción por quinto año consecutivo.
En paralelo,  volvió a crecer la tasa de mujeres que renunciaron a seguir con el proceso: ya son el 12,25 del total de denuncias presentadas (15.559), un 1,2 por ciento más que en el año anterior.
La presidenta del Observatorio, Ángeles Carmona, relacionó el descenso de acusaciones con la crisis, porque «hay mujeres a las que les cuesta dar el paso porque no saben que hay recursos para ellas» y descartó que tenga que ver con los recortes en materia de protección: «Los medios asistenciales se han mantenido», aseguró.
Estos datos se registraron en un año en el que fueron asesinadas en el país 54 mujeres y solo 11  habían interpuesto denuncias por malos tratos.

‘Lacra mediterránea’.

El balance, elaborado con datos de los 106 Juzgados de Violencia sobre la Mujer (JVM) y los 355 con competencias compartidas en el territorio nacional, revela que el 70,5 por ciento de las denuncias fueron presentadas por las propias mujeres, frente a un 14,6 por ciento resultado de atestados policiales y un 11,5 por ciento fruto de partes de lesiones. Solo en un 1,5 por ciento de los casos fueron familiares o allegados de las víctimas quienes acudieron a denunciar y en un 1,9 por ciento lo hicieron los servicios asistenciales.
Por territorios, el informe indica que Andalucía, Baleares, Canarias, Valencia  y Murcia fueron las regiones con mayor número de denuncias por habitante: entre 33,6 y 33,9 por cada 10.000, el doble que en Castilla y León, Extremadura, Galicia, La Rioja, Navarra y País Vasco.
 Respecto a las medidas adoptadas, se solicitaron 32.831 órdenes de protección, un 5 por ciento menos, y cerca del 60 por ciento fueron estimadas. En el 55,5 por ciento de los casos quien lo pedía aún mantenía la relación de pareja con el denunciado.  
Derivadas de estas medidas, se adoptaron 59.597 incoativas penales, especialmente órdenes de alejamiento (86,2 por ciento de los casos), prohibición de comunicación (84,2 por ciento) y prohibición de volver al lugar en que se cometió la agresión (12 por ciento). Menos numerosas fueron las medidas civiles, 15.116, la mayoría sobre prestación de alimentos y atribución de la vivienda.