Zorrilla se prepara para el 'nuevo' fútbol

M.B
-

El estadio se blinda para el encuentro del próximo miércoles. Toma de temperatura, separación social, mascarillas, guantes... para un máximo de 260 personas en el interior del coliseo blanquivioleta

Imagen del estadio José Zorrilla en un entrenamiento. - Foto: Inaki Sola (realvalladolid)

El estadio José Zorrilla se está preparando para lo que será el regreso del ‘nuevo’ fútbol. El miércoles 17, volverá a albergar un encuentro oficial de LaLiga Santander con la visita del Celta de Vigo. No será un partido más. Será el primero tras la vuelta de la competición este pasado jueves con el derbi sevillano y con su propio partido del sábado en Leganés.
El coliseo blanquivioleta será más coliseo que nunca. Blindado desde los aledaños, con un número máximo de personas en el interior e, incluso, en el exterior; con distanciamiento social, mascarillas, guantes, geles... y sin público. Aunque el Gobierno ha dejado una puerta entreabierta a que pueda haberlo antes de que acabe la actual temporada, estableciendo que sea el Consejo Superior de Deportes (CSD) el encargado de coordinar la prevención y la seguridad en las competiciones, con el Ministerio de Sanidad, las comunidades autónomas y las ligas. Precisamente el presidente de esta última, Javier Tebas, fue el que es el principal partidario de que pudiera volver el público en aquellos estadios donde lo permita la normativa sin esperar a que todos los territorios lleguen a esa posibilidad, algo que desde Valladolid se entiende perjudicial para sus intereses, por aquello de ir, como mínimo, una semana por detrás que en otros territorios.
Antes de que eso llegue, estará el encuentro del miércoles. Para el mismo, el club ha pedido a sus abonados y aficionados que envíen un vídeo de un máximo de 10 segundos celebrando un gol o animando al equipo al correo electrónico marketing@realvalladolid.es para emitirlos en el videomarcador del estadio en los prolegómenos del encuentro ante el Celta, mientras el equipo está calentando; e incluso en el supuesto de que haya un gol local.
El grupo de trabajo del club vallisoletano tiene una reunión este lunes para cerrar todo el protocolo por si hubiese algún cambio tras la disputa de la jornada de este fin de semana. Aunque las pautas globales ya se conocen. Y Zorrilla estará blindado desde el exterior y con un sinfín de medidas en el interior.
El número máximo de personas que podrán acceder al estadio ha subido a 260 entre jugadores, cuerpo técnico, colegiados, empleados del club, seguridad, policía, personal sanitario, directivos y medios de comunicación. Cada uno tendrá una puerta de acceso asignada con anterioridad, en la que se le tomará la temperatura, pudiéndose acceder si no excede ésta de 37,5º.
Así, cada equipo llegará en dos autobuses al estadio una hora y media antes del comienzo del encuentro, y con diferencia temporal para que no coincidan. El Real Valladolid lo hará tras concentrarse, como ha venido haciendo a lo largo de esta temporada. Serán, en total, 23 jugadores y, como máximo, 14 integrantes del cuerpo técnico. Es decir, 70 personas, que deberán acceder a la instalación con mascarilla y guantes.
Una vez dentro, previa toma de temperatura, usarán un vestuario por conjunto. Lo mismo que hará el equipo arbitral.
El protocolo de la LaLiga divide los estadios por colores, con la zona verde para jugadores, cuerpo técnico, árbitros... además está prevista la presencia de recogepelotas, con un máximo de cuatro, uno en cada zona del campo (fondos y laterales), encargados de desinfectar los balones; un segunda zona será la azul, que comprende el resto del interior del estadio, donde se situarán los medios de comunicación y el palco, donde hasta este jueves estaba prevista que solo acudieran cuatro directivos del club local y dos del visitante (se estaba estudiando ampliarlo); mientras que la tercera zona sería la roja, los aledaños del estadio, acotados para evitar la entrada de personal ajeno y no permitido.
LaLiga también limita la presencia de los medios de comunicación. Así se permitirá la entrada de cuatro televisiones sin derechos, catorce fotógrafos, cinco radios y seis redactores de prensa escrita. Todos ellos deberán presentar con tres días de antelación un ‘Modelo de declaración responsable’, en el que aseguren que «se encuentran aptos para la prestación del servicio encomendado, tras haber pasado las correspondientes pruebas médicas necesarias para no perjudicar la reanudación del Campeonato Nacional de Liga, conforme a lo especificado en el referido Protocolo y disposiciones sanitarias aplicables». Y a la entrada se les tomará la temperatura. Además, habrá otro número, determinado por el tipo de partido que sea, de personas de la televisión que da la señal. Al término de los encuentros habrá una rueda de prensa telemática de los entrenadores. Los representantes de los medios tienen un máximo de 10 minutos para abandonar el estadio.
En el interior de Zorrilla habrá unas 13 personas de seguridad, 3 más en las puertas de acceso (una para jugadores, otra para empleados y una tercera para prensa), 5 empleados del césped, 3 de mantenimiento y otros 3 de publicidad; además de miembros de la Policía.
Antes del comienzo de cada encuentro, se guardará un minuto de silencio en memoria de las víctimas de la covid-19; y en el minuto 20 se procederá a la iniciativa ‘aplauso infinito’ de LaLiga, como homenaje a todos los héroes de la pandemia, por la que se oirá un aplauso desde la megafonía de cada club. Se pide evitar los saludos iniciales entre jugadores, no dirigirse al árbitro a menos de dos metros y tratar de evitar escupitajos y contactos innecesarios entre futbolistas, que deberán cambiarse de equipación al descanso.
Los aficionados, por el momento y a expensas de lo que decida el CSD, tendrán que ver los partidos por la pequeña pantalla, con la opción de tener el sonido real o uno virtual, con un tipo ambiente de un partido de fútbol y goles incluido.