El Pucela despide la temporada en Zorrilla

M.B
-

El Real Valladolid recibe este domingo al Betis en la última jornada de esta anómala campaña 2020-21. Con la permanencia asegurada, el objetivo es alcanzar los 42 puntos. Sergio solo pudo convocar a 16 jugadores

El conjunto blanquivioleta quiere cerrar la temporada con una nueva victoria. - Foto: R. García

Por segundo año consecutivo, el Real Valladolid despide la temporada en casa, en el José Zorrilla. Igual que el pasado curso, el conjunto que entrena Sergio González no se jugará nada más que los tres puntos. De la misma manera que hace algo más de un año, el Pucela llega a esta última cita con los deberes hechos y la permanencia en el bolsillo. Aunque, a diferencia de lo ocurrido ante el Valencia en 2019, el encuentro de este domingo ante el Betis no registrará un nuevo lleno en el José Zorrilla. Al revés, se jugará a puerta cerrada y los aficionados tendrán que conformarse con aplaudir desde detrás de la pantalla de la televisión.
El Real Valladolid pone, este domingo en casa y ante el Betis, el punto y final a una temporada anómala, parada a mediados de marzo por la pandemia de la covid-19 y reanudada el 13 de junio. Después de esos tres meses de obligado parón, el Pucela ha sumado en cinco semanas dos victorias, cuatro empates y cuatro derrotas (tres ante Atleti, Valencia y Barça, por la mínima y mereciendo más; y una ante el Eibar), mostrándose como uno de los conjuntos más en forma en este tramo liguero; lo que le ha valido para llegar a la última semana de la campaña liberado, con la salvación ya en el bolsillo. Tras este esprint final, el Pucela quiere acabar con buen sabor de boca, sumando tres puntos que le hagan llegar a los 42; y de paso superar en la clasificación a su rival, un Betis que tampoco se juega nada y que lleva algunos partidos pensando en la próxima temporada y en su nuevo entrenador, Manuel Pellegrini.
Sergio González ya no puede contar para este partido con los jugadores del Promesas que a lo largo de estas semanas han ayudado en los entrenamientos y en los partidos. Samu Pérez, Alende, Víctor García y Miguel de la Fuente se la juegan en Málaga con el filial, con lo que el técnico tirará de lo que tiene para concluir la temporada. Y lo que tiene llega muy justo de gasolina y de efectivos. De hecho, aunque recupera a Alcaraz y Míchel, Toni se une al capítulo de bajas y la citación del técnico es tan solo de 16 jugadores. Aun así, el objetivo de los puntos y de mejorar la 16ª plaza de la pasada campaña están encima de la mesa. Además, una victoria pueda suponer otro pequeño pellizco económico para las arcas del club, ya que recibe lo mismo el 14º que el 13º o el 15º.
El partido ante el Betis será también el de las despedidas de algunos jugadores que no seguirán la próxima temporada. Es el caso de los cedidos: Porro, Raúl Carnero, Matheus, Sandro y Ünal, pese a que por alguno está peleando el club. También dirá adiós Ben Arfa y probablemente Salisu, que ya no ha jugado los últimos partidos por un dolor en el aductor izquierdo (que suena más a precaución por si se pudiese lesionar y se rompiesen las negociaciones que pueden dejar en caja 12 millones de euros). Moyano y Míchel también deberían decir adiós, aunque en el caso de ambos han cumplido con sus cláusulas y ahora habrá que ver si las dos partes están interesadas en que ello cristalice en sendas renovaciones.
¿Sobre el rival? Ha contado con 102.4 millones para su plantilla y un presupuesto que querían que se acercase a los 200 millones. Ha sufrido tanto o más que el Pucela para salvarse, aunque llega al encuentro con esos deberes también hechos. 
Mediados de agosto.

Si no pasa nada raro, la plantilla del Real Valladolid se despedirá hasta el 10 de agoto, fecha prevista para el inicio de la próxima pretemporada.