«Los puntos de recarga eléctrica no son rentables»

Óscar Fraile
-

Leopoldo Herrero, presidente de la asociación provincial de estaciones de servicio: «Las gasolineras van a tener que cambiar, pero, hoy por hoy, la instalación de puntos de recarga eléctrica no es rentable»

«Las gasolineras van a tener que cambiar» - Foto: Jonathan Tajes

Hace algunas semanas que sustituyó a Horacio San Segundo al frente de la Asociación Provincial de Estaciones de Servicio, que recientemente se ha unido a la de Palencia. Leopoldo Herrero pide que se despejen las incertidumbres del futuro de un sector que tendrá que adaptarse a la nueva movilidad eléctrica que se avecina.


¿En qué situación se encuentra el sector de las estaciones de servicio en Valladolid y cómo ha evolucionado en los últimos años?
El sector está más o menos igual que en todas las provincias de España. En la transición hacia una libre competencia, originada por la adhesión de España a la Comunidad Económica Europea, se descompuso el monopolio de Campsa a favor de una serie de petroleras, que se repartieron las estaciones de servicio. Unos pasaron a manos de Cepsa, otras de Repsol y otras de BP.


Una de las principales quejas que tiene el sector, y también los usuarios, es la cantidad de impuestos que se pagan con la gasolina. ¿Qué margen comercial tienen los empresarios de las estaciones de servicio?
Mi margen comercial en el litro de gasolina de 95 octanos es de 0,056 euros, y en el gasóleo A, de un 0,052. De una cuba de 42.000 euros yo gano 1.775, pero hay que tener en cuenta que después hay descuentos comerciales para los transportistas. Además, el sector agrícola se lleva el combustible a casa porque les sale más barato, y para poder competir con eso tenemos que hacer bastantes descuentos en las gasolineras. Y pese a todo, no llegamos, porque el transportista que tiene en su nave un tanque, es muy difícil que vaya a una estación de servicio, donde le sale más caro el combustible. A eso hay que añadir la competencia que suponen las cooperativas, las low cost…


¿Por qué las low cost pueden poner un precio más bajo que el resto?
Porque compran el combustible en un mercado libre y el resto, por designación, no lo puede hacer. Las que no son low cost tienen un contrato con exclusividad de compra a una petrolera y ella asigna los precios todos los días.


¿Cómo afectó a los negocios la implantación del céntimo sanitario?
Desde el 1 de marzo de 2012, momento en el que se implantó, esta asociación empezó a trabajar codo con codo con la Federación Regional de Castilla y León de Asociaciones de Estaciones de Servicio (Fereclaes) para defender nuestros intereses. La mala gestión de este impuesto por parte de la Junta provocó perjuicios y unos daños económicos nefastos para nuestros negocios puesto que incrementó en plena crisis económica el precio de los carburantes y se tuvo que competir con comunidades limítrofes que no aplicaron el tramo autonómico de este impuesto. Provincias como Burgos, Salamanca, Segovia y Palencia se vieron seriamente afectadas. Fue un verdadero desastre. Ahora, con la Ley de Unidad de Mercado, todas las comunidades tenemos el mismo impuesto y estamos mejor.


¿Qué objetivos se marca para los próximos años?
Se trata de que nuestra asociación perdure en el tiempo, porque ahora vienen desafíos respecto a las energías alternativas que nos obligarán a estar muy bien preparados. Es cierto que nuestra asociación es pequeña respecto a todas las estaciones de servicio que hay, pero eso es porque cada vez quedan menos empresarios, ya que es un negocio que no es rentable, en muchos casos.


¿Han cerrado muchas gasolineras últimamente?
No es que cierren, es que pasan a ser propiedad de otros grupos empresariales o de las petroleras. Muchas se ven obligadas a dar otros servicios para poder sobrevivir. Este sector va a tener que cambiar. A través de nuestra confederación nacional hemos firmado un convenio con Endesa para instalar puntos de recarga de coche eléctrico en la mayoría de gasolineras de España.


¿Cómo va a ser esta transición hacia el concepto de electrolinera? ¿Cómo será una gasolinera dentro de 15 años?
Seguirán cambiando a demanda. Lo que pasa es que se oye hablar de muchas cosas y tenemos pocas certezas. Por ejemplo, dicen que tenemos que poner puntos de recarga de 50 kilovatios, y después hacen coches con baterías más grandes, de incluso 350 kilovatios. Se oye hablar de puntos de recarga de ultrarrápida y de que la infraestructura que vamos a necesitar es muy grande. No hablamos de recargar solo un coche. Si una estación de servicio hace cien suministros diarios, y si se cumple eso de que en diez años habrá un 20 por ciento de coches eléctricos... estaríamos hablando de unas 20 recargas diarias. Para eso hace falta una infraestructura fuerte. Cada equipo de recarga tiene un coste de 30.000 euros y, de momento, no están siendo rentables.


¿A cuántos puede ascender la inversión total de una gasolinera para adaptarse a la nueva movilidad eléctrica?
No lo sé, pero, para dar una recarga de 350 kilovatios, hace falta tener mucha potencia. Debe costar un dineral. El mercado se irá adpatando poco a poco, pero, a día de hoy, no es rentable.


¿Cuánto tiempo se tardará en recargar un coche eléctrico en una gasolinera?
Los puntos que tiene Repsol en Vitoria, que son ultrarrápidos, tarda entre dos y diez minutos. Pero si en una operación salida vienen 300 o 400 coches al día... eso es mucho tiempo.


¿Se verán obligadas las gasolineras a dar más servicios?
Nosotros ya estamos viendo las posibilidades que tenemos de instalar una planta de gas natural licuado para los transportistas. Las empresas de gas natural ya se están intentando posicionar para dar cobertura a este mercado.
Me refería a la apertura de restaurantes y tiendas en la misma gasolinera.
Es que con eso tenemos otro problema, porque hay que cumplir con una distancia mínima hasta la carretera de unos 50 metros. Y las que están en vías de servicio de las autovías no pueden hacerlo. Estamos muy condicionados para la instalación de nuevas infraestructuras.


¿Qué le parece que el Gobierno no vaya a permitir la venta de vehículos que tengan cualquier nivel de emisiones de CO2 a partir de 2040?
Se está demonizando los combustibles fósiles y eso está perjudicando a las fábricas de vehículos y a otros muchos agentes. El que vaya a comprar un coche ahora está a ver qué pasa por si tiene que cambiar su decisión. A los vehículos diésel cada vez se les impone requisitos medioambientales más difíciles de cumplir, pese a que ahora mismo prácticamente no contaminan. 


¿Y esto afecta ahora mismo al sector que representa?
Todavía no. Del negocio de los combustibles salen muchos impuestos buenos para la sociedad. Para los colegios y hospitales... y para los sueldos de los gobernantes. Si esto desaparece, habría que meter esos impuestos en otro sitio.


¿Cuánto de lo que paga el cliente de una estación de servicio son impuestos?
En torno al 52 por ciento.


¿La gasolina de las estaciones de servicio low cost es de peor calidad?
Sus productos salen de la Compañía Logística de Hidrocarburos (CLH). Los camiones cisterna cargan en los centros logísticos que hay distribuidos por ciudades como Valladolid, León y Salamanca. Sus carburantes son los más básicos del mercado. Sin embargo, en las estaciones de servicio tradicionales los productos están formulados, aditivados y mejorados. Las petroleras invierten mucho en innovación.


¿Y eso qué implica?
Que estos combustibles ofrecen mejor rendimiento, consumen menos y emiten menos CO2. Eso también afecta a la vida del motor.


La Comisión Nacional del Mercado de la Competencia instó a que se eliminen las leyes que limitan la apertura de gasolineras sin empleados, tal y como hizo la Unión Europea. ¿Qué opinión le merecen estos negocios?
Nosotros vendemos un producto inflamable, con unos riesgos significativos. Este tipo de estaciones de servicio no son seguras, aunque estén proliferando como setas. Estos negocios no influyen en que bajen los precios. De hecho, estas gasolineras representan un 28 por ciento en Valladolid y somos una de las provincias con los combustibles más caros, mientras que Murcia es de las más baratas y solo tiene un once por ciento de estas gasolineras.


¿Por qué hay tanta diferencia de precio entre unas gasolineras y otras dentro de una misma ciudad?
Las estaciones de servicio tradicionales también tenemos herramientas para competir, hasta el punto de ofrecer el combustible más barato que las low cost, siempre que el cliente utilice herramientas como tarjetas de fidelización y se aproveche de convenios con otras empresas que también ofrecen descuentos.


Las ventas de vehículos diésel van a la baja y los de gasolina suben ligeramente. ¿Lo notan en el volumen de clientes?
Últimamente se nota un poco más la proliferación de vehículos de gasolina, pero hay informes que dicen que ahora mismo la gasolina contamina más que el diésel que cumple con la normativa Euro 6. No entiendo por qué la gente se está lanzando a comprar coches de gasolina.