«Vivimos con miedo a que nos roben»

A.G.M.
-

Los vecinos de Covaresa Sur denuncian que sienten «inseguridad» tras volver a recibir la visita de una banda de ladrones. «Son robos exprés, están vigilando para ver si te vasde casa, y ellos entran y salen en muy pocos minutos»

Viviendas de Covaresa Sur, al otro lado de la Ronda Exterior, en donde se produjo el último robo. - Foto: J. Tajes

«Lo peor es esta sensación de inseguridad, de tener que vivir con miedo a que nos roben, de saber que no les importa que haya alarma o un par de perros en el jardín». Habla una vecina de la zona conocida como Covaresa Sur, que son las casas que quedaron al otro lado de la Ronda Exterior cuando se construyó la hoy VA-30, cerca del Hotel Lasa Sport. Ese miedo que reconoce sufrir es el que le impide ponerse en la foto y dar su nombre. En sus vecinos el temor es aún mayor; ellos ni tan siquiera quieren hablar, a pesar de que entre todos ellos hay ya cuatro ‘víctimas’ de los ladrones de casas que llegan de visita a Valladolid.
A finales de noviembre, hubo tres casos, uno en la calle Retama y dos en Rododendro, pero la cosa había estado tranquila hasta que el pasado día 22 volvieron a entrar en una vivienda de las segunda calle: «Tres robos en una misma calle. Es increíble», confiesa esta vecina, que recuerda que «en uno de los casos, llegaron a entrar con dos hijos de los dueños en la parte de arriba» que fueron los que, sin saberlo, les espantaron al bajar a ver qué eran los ruidos que estaban escuchando: «Es una suerte, entre comillas, que eviten ser vistos, que eviten entrar en contacto con las personas y, por tanto, la violencia física. En eso, sí tenemos suerte», ironiza.
el último asalto. El del día 22 fue un «robo exprés», tal y como lo define esta vecina. «Deben estar vigilando a ver si te vas de casa y ellos entran y salen en muy pocos minutos; y les da igual que suene la alarma», detalla. Así fue el último asalto en un chalé de Rododendro, que se produjo aprovechando que el dueño salió de la vivienda unos pocos minutos. A su regreso, ya se estaban dando a la fuga a través de unos caminos en los que habían aparcado el coche y desde donde llegaron con facilidad a la cercana Ronda Exterior.

Coche de la banda de ladrones que cayó en noviembre en Fuente Berrocal.
Coche de la banda de ladrones que cayó en noviembre en Fuente Berrocal. - Foto: C.L.
«Es una situación desesperante. Vivimos con miedo a que nos roben. Y casi lo peor es que la Policía dice que lo más probable es que no se vaya a recuperar nada de lo que se han llevado, porque lo colocan muy rápido fuera de España y, si es oro, lo funden. Y hay cosas que tienen un valor sentimental», confiesa.
«Los vecinos de Covaresa Sur no tenemos ninguna queja de lo que hace la Policía, que viene pronto en cuanto les llamamos, pero está claro que algo falla en Valladolid. Antes no había esta sensación de inseguridad y eso tiene que ser por algo, porque hay pocos policías o están mal organizados o porque el sistema judicial de este país está mal y da a esta gente la sensación de impunidad, de que entran por una puerta y salen por la otra. Es un sistema proteccionista, que nos deja indefensos a nosotros, a los ciudadanos normales», reflexiona esta mujer. «La Policía suele pasar una vez al día, pero según son los robos, en cuestión de minutos, es imposible que les pillen. Esto es desesperante y no sé si los políticos se lo toman en serio».
LOS 20 DE FUENTE BERROCAL

Algo similar sentían hace no tanto los vecinos de Fuente Berrocal, una urbanización que llegó a acumular veinte robos en viviendas en poco menos de un mes. «Días después de que hubiese aquella operación en la que se detuvo a un ladrón  y otro se escapó, ya se terminó todo», tal como recuerda el secretario de la asociación de vecinos, Tomás Vega. «Había una gran sensación de inseguridad entre los vecinos. Cuando un barrio sufre tantísimos robos en tan poco tiempo, causa en todos una honda preocupación», confiesa. 
En el caso de Fuente Berrocal, la situación se ha calmado, a pesar de lo cual, «la Policía mantiene una mayor presencia» en el barrio. «En su día sirvió para esa detención y ahora parece que está logrando que no vuelvan a actuar estas bandas», añade.