China seguirá abierta al mundo, pero sin interferencias

SPC
-
China seguirá abierta al mundo, pero sin interferencias - Foto: JASON LEE

Xi Jinping apuesta por seguir con el aperturismo, aunque avisa de que no aceptará dictados externos

En el 40 aniversario de la reforma y la apertura de China, el presidente del país, Xi Jinping, reivindicó ayer la fuerza de la nación en el mundo y avisó de que «nadie está en posición de dictar al pueblo chino lo que debería hacer».
En un discurso de hora y media en el Gran Palacio del Pueblo de Pekín, agregó que el gigante asiático no cesará su proceso de apertura al exterior, pero aseveró que «seguirá inquebrantable en el camino del socialismo con características chinas».
Xi justificó estas políticas porque, en estas últimas cuatro décadas, «el país se ha despedido de los problemas que plagaron a su gente durante miles de años, incluidos el hambre, la escasez y la pobreza».
«China nunca crecerá a costa de los intereses de otros, pero nunca renunciará a sus derechos e intereses legítimos... Nuestro desarrollo no representa una amenaza. China nunca buscará la hegemonía», agregó.
«La apertura trae progreso mientras que el cierre lleva hacia atrás», defendió el dirigente.