El comercio se juega el 40% de facturación anual en 2 meses

Óscar Fraile
-

La campaña navideña, entendida como el periodo entre el Black Friday y las rebajas de enero, puede llegar a suponer la mitad de las ventas en algunos negocios

El comercio se juega el 40% de facturación anual en 2 meses - Foto: J.TAJES

Aunque hace una década el término Black Friday era completamente desconocido para el ciudadano medio español, de unos años a esta parte esta fecha se ha convertido en el pistoletazo de salida para una campaña comercial que representa una media de entre el 30 y el 40 por ciento de la facturación anual de este sector, según los datos facilitados por la Asociación Vallisoletana del Comercio (Avadeco). Aunque la propia patronal reniega de esta tradición importada de Estados Unidos, dado que considera que beneficia mucho más a las grandes superficies que al comercio de proximidad. El Black Friday se celebra, con grandes descuentos, el siguiente día de Acción de Gracias en Estados Unidos. Este año, el viernes 29 de noviembre.
Además, la campaña de este año será especialmente importante, toda vez que pondrá el colofón a un año que ha sido muy irregular para el sector. «Ha sido como una sierra, con muchos altibajos», asegura el presidente de Avadeco, Alejandro García Pellitero, quien achaca esta situación a la «incertidumbre» que ha generado la situación política. «La prensa, la televisión y la radio transmiten preocupación por la estabilidad de las empresas, el Brexit, los aranceles de Estados Unidos... y toda esa incertidumbre supone que la gente ahorre un poco más y gaste menos», explica. Y esto es así no solo en las grandes inversiones, como puede ser una vivienda y un coche, sino también en las pequeñas compras diarias. «Antes había mucha más compra por impulso, mucha gente iba por la calle, veía una camisa que le gustaba y la compraba, o cambiaba de televisor, aunque el suyo no estuviera estropeado, y ese tipo de adquisiciones se reducen cuando hay incertidumbre», sostiene.
domingos de apertura. La intensa actividad de las semanas que se avecinan se traduce en un mayor número de días de apertura. De los diez que se marcan desde la Dirección General de Comercio de la Junta, siempre se reservan buena parte de ellos para el mes de diciembre y enero, conscientes del tirón que tiene para el sector. De los cinco domingos que tiene este mes de diciembre, los comercios de más de 300 metros podrán abrir el 1, el 15, el 22 y el 29, además del 5 y el 12 de enero. Los de menos de 300 metros pueden hacerlo cuando quieran.
Eso sí, este año se tendrán que adaptar a una de las novedades acordadas en el convenio colectivo firmado recientemente: los empleados no podrán trabajar más de dos festivos consecutivos en los meses de diciembre y enero. Una vieja aspiración que los sindicatos consiguieron en el último acuerdo para que los trabajadores de este sector mejoren la conciliación en unas fechas de mucha carga para ellos.
Puede que esta novedad incentive nuevas contrataciones en algunos negocios, aunque estas incorporaciones siempre suelen ser contratos temporales y por horas. «Hay comercios emblemáticos, con mucho volumen de ventas, que tienen que hacer contrataciones, y en los centros comerciales pasa lo mismo, se refuerzan porque hay muchos domingos de apertura, pero siempre son contratos pequeños y por horas», añade García.
Los informes de consultoras que manejan Avadeco revelan que el gasto medio por personas durante esta campaña de Navidad rondará los 554 euros, de los cuales 238 irán destinados a regalos, 173 a comida, 79 a ocio y 64 a viajes. Además, Internet sigue ganando peso como canal de venta, ya que casi representarán el 30 por ciento de las mismas. Una mala noticia para un comercio de proximidad, el de Valladolid, que no acaba de adaptarse al entorno digital, por el esfuerzo de transformación que eso supone, la inversión y logística necesaria y la dificultad de tener que competir en el entorno digital con gigantes como Amazon y otros tantos que copan la mayor parte del tráfico y ventas. De hecho, los esfuerzos que se han hecho desde el Ayuntamiento para impulsar una plataforma común de venta online no han tenido ningún éxito.
Aparte del volumen de compras, hay otros factores que explican la importancia de esta campaña para el comercio. La facturación sube considerablemente en el sector textil porque el precio de la ropa de invierno es muy superior a la de verano. Además, es la época del año en la que más regalos se hacen, con una importancia creciente de las nuevas tecnologías. «En esta época a la gente le gusta darse un capricho, y es cuando más se renuevan televisores, tablets y portátiles», dice el presidente de Avadeco. Un factor al que ayuda el ingreso de la paga extraordinaria de Navidad por parte de los consumidores.
Y eso que este año el sector ha jugado con un factor en contra, que es el retraso en la llegada del frío. Hace años la campaña de otoño empezaba después de las fiestas locales, pero hace algunos años que el invierno se está haciendo esperar más y esto hace que cuando la gente necesita la ropa de abrigo, suele esperar al Black Friday o al Cyber Monday, con los correspondientes descuentos y pérdida de margen comercial para los negocios. Con todo, desde Avadeco son moderadamente optimistas con la campaña que está a punto de empezar y esperan un incremento de ventas de entre el 1,5 y el dos por ciento respecto a 2018.