La defensa de Puente que reabre las «llagas» localistas

A.G.M.
-
Puente y Silván, durante la 'cumbre' de octubre de 2015 en León. - Foto: Ical

El «Castilla y León debe apostar más por Valladolid» lanzado por el alcalde no deja de levantar ampollas. La Diputación de Salamanca y los ayuntamientos de Burgos y León han aprobado en sus últimos plenos mociones de reprobación

Óscar Puente se quedaba corto cuando barruntaba que no iba a gustar su defensa de Valladolid. No podía imaginar que acumularía hasta tres reprobaciones oficiales procedentes de los ayuntamientos de Burgos y León, y otra más de la Diputación de Salamanca, y un sinfín de reproches de sus otrora colegas. A la cabeza, Antonio Silván, alcalde leonés con el que Puente escenificó dos ‘cumbres’ para un acercamiento entre las capitales: «Me parecen desafortunadas (las palabras de Puente), fuera del ámbito territorial y ni León ni los leoneses vamos a consentir ese planteamiento del portavoz del presidente del Gobierno», espetó el ‘popular’ nada más escuchar lo que había dicho el socialista.
Hace ya tres semanas del «voy a decir una cosa que seguramente no guste en el ámbito la comunidad autónoma... Castilla y León debe apostar más por Valladolid». Fue el 11 de enero y desató una oleada de críticas que no han cesado desde entonces, incluso con mociones institucionales de reprobación, con peticiones de destitución como portavoz federal del PSOEa Pedro Sánchez y con viscerales ataques: «No se puede permitir que Puente salga impune del agravio que ha hecho a la provincia de León», decía Eduardo López Sendino, concejal de UPL; «no se puede poner el traje de alcalde y portavoz socialista cuando le dé la gana», añadía la portavoz de Ciudadanos en León, Gema Villarroel, en ese Pleno del lunes en el que la reprobación se inmortalizó con esa imagen de Silván apoyando, brazo en alto, el tirón de orejas a su amigo Puente.
El día 18 ya había pasado algo similar en Burgos, donde se atacó también al regidor vallisoletano por su «menosprecio» al resto de las provincias y el pasado miércoles 30 fue el turno de la Diputación de Salamanca, que incluso no dudó en compararle con Javier León de la Riva, tan dado a estas defensas de los intereses de la ciudad. La moción salmantina le instaba a «no seguir los pasos de su antecesor y evitar posiciones de enfrentamiento entre las ciudades de la Comunidad» y hubo quien no dudó en llamarle «insolidario» y «egoísta» (Manuel Hernández, portavoz de Cs).
«TRISTEZA E INDIFERENCIA»

La lista de reprobaciones que ha ido acumulando estas tres semanas no quitan el sueño a Óscar Puente, que el otro día no dudó en calificarlo de «localismo desfasado», para volver a desatar la ira, fundamentalmente de León, diciendo que le causaba «tristeza e indiferencia» lo dicho en aquel Pleno y poniendo ejemplos con nombre y apellidos: «El presupuesto de Museo de Arte Contemporáneo de León (Musac) equivale al del Museo Patio Herreriano, Seminci y Museo de la Ciencia y Calderón. Cuándo quieran comparamos los resultados...».
También contrastó el coste y los resultados del Hospital de Burgos (HUBU) y del Río Hortega, antes de concluir que «Valladolid no es el problema de Castilla y León», pese a la errónea interpretación de su mensaje en el resto de provincias. El alcalde, por último, lamentaba que «no acaben de cerrarse» las «llagas» del debate territorial en Castilla y León, y que se reabran y surjan, hasta en las instituciones, esos «localismos exacerbados».

Silván, en enero de 2019, apoyando la moción de reprobación a Puente. Ical
Silván, en enero de 2019, apoyando la moción de reprobación a Puente. - Foto: Ical