scorecardresearch

La inmunización roza el 31% una semana antes de lo marcado

A. G. Mozo
-

El Gobierno fijó el tercer objetivo de la campaña para el 20 de junio y Valladolid vuelve a tenerlo en la mano antes de tiempo, como pasó con los dos anteriores. Sacyl completará el ciclo de personas de 50 a 59 años en los primeros días de julio

Puestos de vacunación del Miguel Delibes. - Foto: Jose Carlos Castillo

La campaña de vacunación avanza hacia su ecuador en Valladolid con todos los indicadores camino del sobresaliente; o, como dijo el otro día la ministra de Sanidad, «como un tiro». Por un lado, la cobertura de las primeras dosis se aproxima ya al 50 por ciento de los vallisoletanos, un hito que se alcanzará entre el lunes y el martes, cuando se complete la inoculación inicial de las personas de 50 a 59 años, con la población nacida en 1970 y 1971. Y, por otro lado, las segundas dosis superarán la próxima semana el umbral del 31% que estableció el Gobierno  que había que tener para la semana del 14 al 20 de junio.

Ese será el tercero de los cinco objetivos de una campaña que arrancó en los últimos días de 2020 en las residencias, que se extendió después al ámbito sanitario y a las personas de avanzada edad, y que no empezó a generalizarse en el Centro Cultural Miguel Delibes hasta abril, para acelerar de un modo claro en un mes de mayo que ha resultado clave para ayudar a contener una pandemia que ya apenas mata y que envía a muchos menos contagiados al hospital, tras haber logrado inmunizar a todos los mayores de 70, tener al grueso de sexagenarios con al menos una dosis y a cerca del 80% de los de 50.

Los siguientes en empezar con la vacunación serán los de 40 a 49 años. Los nacidos entre 1972 y 1975 ya están convocados en el Miguel Delibes para los próximos 17, 18, 21 y 23 de junio, intercalándose con las segundas dosis para los del 65, 66 y 67. La inmunización de los quincuagenarios se completará entre la última semana de junio (1968 y 1969) y la primera de julio (1970 y 1971), un periodo en el que la previsión es que se intercalen también con los nacidos entre 1976 y 1981, si bien estos aún no tienen fecha oficial.

Y en medio de esta vorágine de fechas, Valladolid acaricia ya ese objetivo del 31% con una semana de antelación sobre lo establecido desde el Ministerio de Sanidad, que lo pedía para la semana del 14 al 20 de junio. El conjunto de España no llegará a tiempo nuevamente, pero Castilla y León ya lo ha superado, en cambio; con Soria, Ávila, León, Zamora y Salamanca inoculando por encima de la media regional, pese a las quejas de algunas de esas provincias por el número de viales que se dejaban en Valladolid y los que se repartían a las otras ocho. La realidad es que la campaña de vacunación vallisoletana es la más compleja de la Comunidad, por el elevado número de vacunables que hay, lo que provoca que la provincia esté yendo casi siempre a la cola regional en cuanto a porcentaje de inmunizados. 

Los equipos de las dos áreas de salud de Valladolid, coordinados por la Delegación Territorial de la Junta de Castilla y León, tienen que acabar inoculando a unas 518.000 personas, si bien la inmunidad de grupo se alcanzaría con poco más de 362.000, cuando se llegue a ese ansiado 70%. Por el momento, se han administrado casi 385.000 dosis, lo que deja una población de cerca de 155.000 personas con dos dosis (el 29,75%) y más de 230.000 con una (46,51%).

5.500 DOSIS AL DÍA EN JUNIO

Pedro Sánchez fue quien marcó esas cinco etapas de la campaña de vacunación a primeros de mayo, días antes de decaer el estado de alarma y con Valladolid pinchando a velocidad de crucero. La provincia inoculó en mayo una media de 5.200 vacunas diarias y solo hubo seis días de parón, cinco domingos y un sábado. En abril, pese a que solo se detuvo la maquinaria de la vacunación masiva tres domingos, no se llegó a las 4.000 diarias por la falta de suministro, mientras que en marzo la media diaria no llegó ni a los 2.000. En este arranque de junio, se está superando incluso lo de mayo, con una media superior a las 5.500 inyecciones al día.

Entre el 3 y el 9 de mayo había que llegar al 10% de la población, es decir, cinco millones en todo el país y más 52.000 en Valladolid; se alcanzó el 26 de abril, con un par de semanas antelación. Con un margen similar, el 24 de mayo, se llegaba a la segunda etapa, la del 21% (110.000 vallisoletanos y diez millones de españoles) que se fijaba para la primera semana de junio, entre el 31 de mayo y el domingo día 6. Ahora llega el tercer hito, con ese porcentaje del 31% que exige superar los 160.000 inmunizados en la provincia antes del 20 de junio. Y luego ya solo faltarían otros dos, el del 51% antes de la semana del 19 al 25 de julio (se estima en unos 275.000 vallisoletanos) y el del 70% antes de finalizar agosto (serían algo menos de 365.000).

Aunque todo sigue a expensas de los envíos del Gobierno, que esta última semana redujo la cantidad con respecto a la anterior, lo que condiciona todo, tal como recordó la consejera de Sanidad, de cara a la concreción de citas: «Necesitamos un mayor suministro de vacunas para hacer una programación más regular», aseveraba el miércoles Verónica Casado.

Si el ritmo de llegada de viales se regulariza y Sacyl puede seguir a esta velocidad de vacunación, los cálculos dicen que antes de acabar julio se habrán superado los 300.000 inmunizados, una cifra que se alcanzará al haber completado la pauta entre todos los vallisoletanos de 40 a 49 años. Eso sí, caprichos de la campaña, los cuadragenarios conseguirían la inmunidad antes que dos tercios de los sexagenarios, quienes irán recibiendo sus segundas dosis de AstraZeneca entre julio y agosto, ya que este suero exige doce semanas entre la primera y la segunda dosis y no tres como Pfizer.