Guggenheim, 60 años de arte americano

Javier Villahizán (SPC)
-

El primer museo de la Fundación Solomon, en Nueva York, mezcla a la perfección las creaciones de los genios impresionistas del siglo XX con un edificio revolucionario firmado por Frank Lloyd Wright

Museo Solomon R. Guggenheim, en el número 1071 de la Quinta Avenida, en el Upper East Side de Manhattan.

La mejor ciudad del mundo a mediados del siglo pasado, Nueva York, el arquitecto más famoso de la época, Frank Lloyd Wright, la ubicación ideal, la Quinta Avenida, y el contenido creativo más moderno del momento, el arte abstracto.  
Esos fueron los ingredientes perfectos para que Solomon R. Guggenheim  (1861, Filadelfia-1949, Nueva York), un apasionado de la pintura, se lanzase no solo a coleccionar arte, sino a promocionar este género y a exhibir sus obras en una fundación que creó al efecto. El resultado final fue la construcción del Museo Guggenheim de Nueva York, un centro de arte contemporáneo que abrió sus puertas hace 60 años.
Todo empezó en 1937 cuando el empresario y coleccionista de arte estadounidense Solomon Robert Guggenheim fundó una institución cultural «para impulsar el arte del mañana», según solía destacar. Su padre, Meyer Guggenheim, era un judío de origen suizo que amasó una gran cantidad de dinero gracias a la minería de cobre y plata, fortuna que le sirvió de proyección para sus aficiones filantrópicas.
El Museo Guggenheim de Abu Dhabi abrirá sus puertas en 2022 y será uno de los centros más importantes de arte de Oriente Próximo.El Museo Guggenheim de Abu Dhabi abrirá sus puertas en 2022 y será uno de los centros más importantes de arte de Oriente Próximo.Con apenas 30 años, Solomon ya era un amante del arte, incluso poseía una pequeña colección de maestros antiguos, pero su verdadera pasión eran las vanguardias del momento: el arte abstracto e impresionista. Para el magnate estadounidense piezas como las de Rudolf Bauer y Vasily Kandinsky eran auténticas metáforas del mundo moderno. 
Fue en esa época de principios del siglo XX y gracias a la aportación de la baronesa Hilla Rebay cuando toma la determinación de adentrarse de lleno en el arte como negocio y decide viajar, conocer, comprar y adquirir pintura. 
Para lograr sus objetivos, Solomon no tardó en subastar su colección de arte antiguo con el  fin de crear su propia fundación. Aunque sus miras siempre estuvieron orientadas en abrir un museo contemporáneo.
La Colección Peggy está ubicada en el Palacio Venier dei Leoni, en el Gran Canal de Venecia.La Colección Peggy está ubicada en el Palacio Venier dei Leoni, en el Gran Canal de Venecia.Ese sueño se hizo en parte realidad cuando funda el Museo de Pintura No Objetiva, en 1937, al tiempo que sigue anhelando un gran centro de arte contemporáneo en la Quinta Avenida.
En los años 30, el empresario viaja a Alemania y conoce personalmente a Kandinsky, quien en ese momento estaba enseñando en la escuela Bauhaus. Fue a partir de ese momento cuando Solomon, con la inestimable ayuda de Rebay, empieza a recopilar de forma sistemática arte abstracto, comprando obras de Bauer y Kandinsky, así como de Robert Delaunay y László Moholy-Nagy. Además de ampliar su colección en otras vanguardias con trabajos de Marc Chagall, Albert Gleizes, Fernand Léger y Amedeo Modigliani. Durante este tiempo, también tuvo tratos con el galerista Karl Nierendorf, cuya colección privada finalmente se convertiría en parte de las propiedades de la Fundación Guggenheim.

Un icono arquitectónico 

No es hasta los años 40 cuando empieza a tomar forma el sueño de Solomon Guggenheim: el Museo Guggenheim. El filántropo contrata al arquitecto más famosos del momento Frank Lloyd Wright, por recomendación de la baronesa Rebay, para que diseñe y construya lo que se convertirá años más tarde en uno de los iconos más destacados del arte moderno y en unos de los edificios más característicos de Nueva York. De hecho, la Unesco declaró este año el helicoidal museo neoyorquino Patrimonio Mundial, junto a otras ocho obras del creador de Wisconsin.
Sin embargo, el proyecto se vio envuelto en complejas discusiones entre el arquitecto y el cliente con la ciudad, el mundo artístico y la opinión pública, debido al contraste de sus formas dentro de la trama urbana de Nueva York. Durante los trabajos de construcción, llegó al director y a los administradores del museo una carta firmada por una larga lista de artistas, en la que exponían que los muros inclinados y la rampa no eran adecuados para una exposición de pintura. Pese a la fuerte crítica, el empresario quedó entusiasmado con la idea de la espiral ascendente y apoyó el proyecto hasta su fallecimiento en 1949.
El icónico edificio de Frank Gehry es el buque insignia cultural de la ciudad de Bilbao.El icónico edificio de Frank Gehry es el buque insignia cultural de la ciudad de Bilbao.Tanto Guggenheim como Wright murieron antes de que se culminara su construcción en 1959, aunque cuando falleció el diseñador en abril de 1959, el edificio estaba prácticamente terminado, quedando ya solo algunos últimos detalles. Seis meses después, el 21 de octubre, el museo abría sus puertas al público. Los logros obtenidos no solo  testifican la genialidad arquitectónica de Frank Lloyd Wright, sino también el espíritu aventurero que caracterizó a su fundador Solomon R. Guggenheim
En 1992, el edificio fue complementado con una torre rectangular, más alta que el espiral original, lo que volvió a generar, de nuevo, un intenso debate en la ciudad de los rascacielos. 
Hoy en día, el espacio proyectado por Wright es considerado un lugar único y envolvente, con una rampa en espiral que sube hasta la gran cubierta acristalada, un templo del arte que fusiona a la perfección creación pictórica y arquitectónica.

Más de 7.000 obras 

Con el paso de los años, la Fundación ha ido enriqueciendo su colección a través de nuevas adquisiciones, además de con el aporte de conocidas instituciones y de particulares. Así, por ejemplo, en 1976, uno de los grandes coleccionistas de la época moderna, Justin K. Thannhauser, incorporó al museo obras de Toulouse Lautrec, Cézanne, Monet, Picasso, Chagall, Kandinsky y Van Gogh, entre otros.
Posteriormente, a finales de siglo, el museo adquirió la colección Panza di Biurno, con más de 350 obras de arte minimalista y conceptual americano de los períodos comprendidos entre los 60 y los 70.
En la actualidad, la colección permanente de la Fundación Solomon R. Guggenheim incluye más de 7.000 obras que recorren la Historia del arte europeo y americano de los últimos 100 años.
Junto al museo de Nueva York, la Fundación Guggenheim cuenta con otros dos centros emblemáticos en Europa: la Colección Peggy Guggenheim de Venecia, adquirida en los años 70 a su sobrina Peggy e inaugurada en 1980 en el Palacio Venier del Gran Canal, y el Guggenheim Bilbao, abierto en 1997 y diseñado por el arquitecto canadiense Frank Gehry.
El cuarto hermano de la Fundación Guggenheim será el Museo de Abu Dhabi, cuya inauguración se prevé para 2022. El diseño, también de Frank Gehry, proyecta un enorme edificio escultórico 12 veces más grande que el inmueble de Wright y compuesto por enormes montañas de bloques de yeso y conos traslúcidos, un espacio que acogerá arte de todo el mundo, con especial referencia en Oriente Medio. Un museo que no dejará indiferente a nadie, como ya sucedió en Nueva York hace 60 años y en Bilbao a finales del pasado siglo.