Villafrechós y Mota, las comarcas que peor llevan la fase 1

A.G.M.
-

Las pruebas PCR positivas se reducen un 38 por ciento durante la última semana en Valladolid, aunque todavía hay zonas básicas de salud de la provincia que continúan presentando tasas de contagios superiores a la media

Mota del Marqués entra en la fase 1 de la 'desescalada'. - Foto: Leticia Pérez (Ical)

La fase 1 de la ‘desescalada’ llega a su ecuador este fin de semana en el grueso de una provincia que piensa ya en fase 2, esa a la que se dirige, salvo rebrotes, toda Castilla y León de cara al lunes 8 de junio. El plan de la Junta es que haya un avance en bloque siempre que no se detecte un punto de transmisión comunitaria, puesto que desde la Consejería de Sanidad se continúa con la vigilancia pormenorizada del comportamiento de cada zona básica de salud.
Los datos correspondientes a los últimos siete y catorce días, que son los que se toman de referencia en el comité de expertos de la Junta, son tremendamente halagüeños en la práctica totalidad del territorio vallisoletano, aunque hay algunas excepciones que, pese a todo, aún estarían dentro de los márgenes que ya aceptó Sanidad para el paso a la fase 1 ejecutado el pasado lunes 25 de mayo.

DOS RURALES, DOS EN LA CAPITAL

Las únicas zonas que todavía no están en verde en los mapas de la ‘desescalada’ de la Junta son dos de la capital, San Pablo y La Magdalena; y dos del ámbito rural, Mota del Marqués y Villafrechós.
Se da la circunstancia de que esas dos zonas básicas de salud del noroeste de la provincia pasaron juntas a la fase 1 en la segunda de las tandas que eligió la Consejería. Fue el pasado 18 de mayo cuando llegó su avance junto a la comarca de Villalón, siete días después que las ‘pioneras’ de Alaejos, Mayorga y Esguevillas, y siete días antes que la capital y el resto de la provincia. Ahora están un poco pero que los demas territorios, ya que Mota ha tenido una PCR positiva durante la última semana (y en los últimos 14 días) y Villafrechós, 2 (tres en el caso de las dos semanas).
En lo relativo a las dos zonas de salud de la capital que continúan en color amarillo (en el mapa de la ‘desescalada’ de la Junta), San Pablo acumula cinco PCRpositivas en los últimos siete días (siete en las dos semanas previas) y La Magdalena, cuatro (cinco).
El mapa de los catorce últimos días aún recoge más territorios en amarillo, además de Villafrechós, Mota, La Magdalena y San Pablo. También están así la zona de Olmedo (con cuatro casos) del ámbito rural y los centros de salud de Circunvalación (nueve casos) y Parquesol (quince), en el caso de la capital.

SEIS ZONAS A CERO

En cambio, hay media docena de zonas que se encuentran a cero en los últimos catorce días: Mayorga, Villalón, Rioseco, Esguevillas, Medina del Campo Rural y Delicias I, que es la única de la capital en esa situación, aunque todas las demás están en verde porque sus tasas (positivos PCR por cada 10.000 habitantes) son asumibles.
Los positivos registrados en la provincia vallisoletana han bajado un 38% durante la última semana, al pasar de 113 a 70, de los que algo más de la mitad se corresponde con los datos de la capital, donde se ha pasado de 69 pruebas PCR –que no pacientes– a 42.