scorecardresearch

Los vallisoletanos piden una Iglesia tolerante y participativa

D. V.
-

La Diócesis de Valladolid concluye la fase diocesana del Sínodo convocado por el papa Francisco

Celebración de la asamblea. - Foto: Arzobispado de Valladolid

La Diócesis de Valladolid concluyó hoy la fase diocesana del Sínodo convocado por el papa Francisco, con una asamblea celebrada en el Seminario, en la que participaron 150 personas. El encuentro sirvió para poner en común las conclusiones del trabajo desarrollado desde principios de curso y hasta la fecha en Valladolid para tratar de dar respuesta a la pregunta fundamental de qué pasos debe dar la Iglesia, a partir de ahora, para crecer en participación, comunión y misión.

Los representantes del Secretariado  Diocesano del Sínodo, integrado por miembros de las distintas parroquias, del Congreso de Laicos, de los jóvenes, de CONFER y de los sacerdotes vallisoletanos, expusieron en un documento de apenas ocho folios la síntesis de lo manifestado por los miles de vallisoletanos que a lo largo de estos meses han debatido en en sus templos, movimientos y comunidades sobre el futuro de una Iglesia que, a su juicio, "debe ser participativa, dialogante, menos clerical, dispuesta a acercarse a los jóvenes y a dar protagonismo a las mujeres y a los laicos en general, abierta a abrazar al diferente, solidaria, esperanzada y dispuesta al diálogo social.

Tras una bienvenida por parte de los obispos vallisoletanos, don Ricardo Blázquez y don Luis Argüello, en la que el primero destacó la importancia de "reunirse en nombre del Señor haciendo asamblea y siendo Iglesia", y en la que se reocordó que la Asamblea no es un punto y final, sino el inicio de una nueva forma de caminar juntos, y la presentación de las conclusiones, los asistentes se reuniron en diferentes grupos para debatir o matizar el documento. La asamblea concluyó con una Eucaristía presidida por los dos prelados.

La síntesis vallisoletana se enviará, junto a las de las otras diócesis a la Conferencia Episcopal, de cara a la celebración de la asamblea nacional este 11 de junio. La aportación española, a su vez, se trasladará la fase continental, de septiembre de 2022 a marzo de 2023, y de ahí a la Asamblea General en Roma, en octubre de 2023.