La sequía adelanta la cosecha ante los bajos rendimientos

R. Gris
-
Comienzan las siegas de cereal ‘en verde’ - Foto: Jonathan Tajes

Los agricultores arrancan la cosecha de cebada y trigo sin que terminen el ciclo vegetativo para utilizarlo para alimento para el ganado. Los sindicatos alertan de una campaña «catastrófica»

Catastrófica. Así califican la campaña de cereal los sindicatos agrarios ante el «nulo rendimiento» que tendrán muchas parcelas en la provincia. «Las altas temperaturas de este fin de semana terminarán de rematar un cereal que ya está en una situación agónica», apunta el presidente de Asaja en Valladolid, Juan Ramón Alonso. Eso ha ocasionado que muchos agricultores se hayan decantado por cosechar el cereal con segadores aún estando verde y sin terminar su ciclo vegetativo para aprovecharlo como forraje para alimento del ganado. «Ante la posibilidad de que no se puede aprovechar nada dentro de una quincena, muchos han optado por segarlo todavía verde y al menos se puede aprovechar para alimento del ganado», matiza el presidente de la Cámara Agraria de Valladolid, Ignacio Arias. 
Los agricultores que han tomado esta decisión es su mayoría pertenecen a la zona sur de la provincia, donde la falta de agua ha hecho que las cebadas y los trigos vayan a tener apenas rendimiento y los seguros ante un año como este son prácticamente inexistentes. «Antes de no sacar nada al menos lo aprovechan para el ganado». En el resto de la provincia, donde sí existen seguros por un rendimiento mínimo, los agricultores que han tomado este decisión han avisado al seguro que les realiza una peritación y después han procedido a la siega. 
Los sindicatos alertan de que la falta de agua también ha acabado con los forrajes, con rendimientos prácticamente inexistentes, lo que también hace prever un aumento de los precios en el alimento para las cabañas ganaderas y eso ha animado a muchos agricultores a segar ‘en verde’. 
Alonso advierte de que el fuerte calor de los últimos días unido a la falta de humedad ha ocasionado que los trigos no granen, lo que puede dejar muchas parcelas «únicamente en paja». Las estimaciones que realizan las organizaciones agrarias se basan en unos rendimientos que oscilan entre los 500 y los 2.000 kilos por hectárea, una cantidad claramente insuficiente para obtener beneficios. «Es lo que hay y evidentemente nos tenemos que conformar, pero en el caso del trigo la situación es muy complicada», reconoce el representante de La Alianza, Alberto Duque. 
Aquellos agricultores que se han decantado por aguantar a la espera de lluvias durante los próximos días tendrán que sopesar dentro de una quincena qué hacer. Los sindicatos advierten de que en algunos casos no merecerá la pena económicamente cosechar algunos terrenos por el escaso rendimiento que ofrecen. 
Desde el sindicato UCCL han solicitado a la Consejería de Agricultura la adopción de medidas que permitan paliar los daños causados por los fenómenos meteorológicos, al tiempo que pidió la actualización de los rendimientos de los seguros agrarios para que sean «más atractivos» para los profesionales. 
otros cultivos. En el caso de las leguminosas y la alfalfa los resultados también han sido «pésimos» por la falta de agua y cultivos como el girasol también podrían dar un rendimiento «pésimo» por la falta de agua. 
En cuanto al regadío, los sindicatos destacan que no se prevén problemas de riego, ni por canal ni por agua de pozos y más teniendo en cuenta que la superficie sembrada ha mermado en comparación con otros años, lo que hace presagiar ausencia de problemas.