La caída del 35% en el precio de los alquileres beneficia la instalación de nuevos negocios en la zona centro

LUIS AMO
-

Crece el interés de las marcas por Valladolid, aunque buscan instalarse en el entorno de Plaza Mayor ·Los arriendos en Santiago caen un 20%, en Mantería un 35% y en los barrios un 50%

La caída del 35% en el precio de los alquileres beneficia la instalación de nuevos negocios en la zona centro

Un paseo por la capital vallisoletana, por el centro histórico o por los barrios, evidencia la actual situación de crisis en el comercio. Pero las circunstancias van cambiando. Los propietarios de los locales suman muchos meses con sus establecimientos vacíos, -«demasiados»- razón que ha provocado la caída generalizada del precio del alquiler. Sin embargo, el mercado asume principalmente el arriendo de los situados en las zonas comerciales más tradicionales. Precisamente, los altos precios consignados durante años ha derivado en el excesivo número de locales sin uso y en la renovación del modelo comercial de Valladolid, acaparando las marcas franquiciadas la mayoría de espacios. Así, en barrios como La Rondilla o Las Delicias, el precio del alquiler cae hasta la mitad; mientras que en la calle Mantería y alrededores desciende sobre el 35%; en Teresa Gil desciende un 30% y, en la vía donde menos baja el precio, la calle Santiago, que resta un 20%.


Y es que Santiago continúa siendo las más atractiva y atrayente. Son muchas las marcas que quieren implantarse en este punto del centro y, sino existe otra posibilidad, en alguna vía aledaña. Las grandes franquicias, señalan desde varias agencias inmobiliarias, «están muy interesadas por Valladolid, la consideran muy buena plaza», al tiempo que reconocen que el mercado del alquiler está resurgiendo tanto por el interés suscitado por los clientes como por la bajada de alquileres.


Inditex es la compañía que más locales tiene en alquiler en el centro y, más exactamente en Santiago, estando ahora reformando el bajo del antiguo edificio del BBVApara albergar unPull&Bear de grandes dimensiones. Por contra, ante el retraso de la rehabilitación del edificio de Santiago con Claudio Moyano, está aún estudiando la posibilidad de instalar en Valladolid -o no- su marca más exclusiva:Uterqüe, en uno de esos nuevos locales. Por otra parte, Mango es otra marca pendiente de abrir nueva tienda, en el antiguo establecimiento de Soler, esquina con Plaza Mayor.

La calle Santiago es el principal centro comercial de la ciudad al aire libre.
La calle Santiago es el principal centro comercial de la ciudad al aire libre. - Foto:


Con todo, la calle Santiago continúa siendo la preferida tanto por las empresas para instalarse como por los clientes, al estar situada en el epicentro. La calle Mantería pierde adeptos aunque aguanta la caída económica, mientras que la vía más perjudicada por la crisis es el paseo de Zorrilla, donde sólo funcionan dos tramos: el primero (hasta Gregorio Fernández) y el coincidente con El Corte Inglés. Así lo marca el mercado, como confirma Mónica Muro de A&M Consultora Inmobiliaria, quien indica que las marcas han teledirigido el tejido comercial de la ciudad, las maneras de comprar y también en qué calles establecerse. Existe un ejemplo clarísimo al respecto: la calle Regalado, entre la plaza de Cánovas del Castillo y la calle Duque de la Victoria, con la mayoría de los locales vacíos y, en sus proximidades, la calle Santiago, cuya ocupación es total.


En cuanto a los precios de los alquileres en las zonas mencionadas, como indican los profesionales del sector y tomando con referencia un local medio de 70 metros cuadrados de superficie, aún dependiendo del estado y disposición de su interior, en las calles de Santiago o Constitución el alquiler está entre los 4.000 y 7.000 euros; en Mantería ronda entre los 2.500 y 3.500 euros; mientras que en Teresa Gil está entre 2.000 y 3.000 euros. Sin duda, unos precios muy cambiantes en cuanto a la zona, teniendo en cuenta de que casi son limítrofes.


Unas cantidades, asimismo, que aún las más cuantiosas están dispuestas a pagar más allá de las franquicias, los bazares chinos, como es el caso de uno que se instalará en breve en la calle Constitución.