Los candidatos vuelven a enzarzarse con el soterramiento

Ical
-
Debate electoral en Onda Cero Valladolid - Foto: J.T.

PP y Ciudadanos defienden su necesidad y PSOE y Valladolid Toma la Palabra exigen conocer cómo prevén financiarlo en un nuevo debate celebrado esta vez en Onda Cero

Los candidatos a la Alcaldía de Valladolid de PSOE (Óscar Puente), PP (Pilar del Olmo), Valladolid Toma la Palabra (Manuel Saravia) y Ciudadanos (Martín Fernández Antolín) se enzarzaron hoy en un agrio cruce de acusaciones en el debate que protagonizaron en el programa ‘Aquí en la onda Castilla y León’ de Onda Cero al abordar la conveniencia o imposibilidad de soterrar el ferrocarril a su paso por la ciudad.

Mientras que el actual alcalde Óscar Puente, y su actual teniente de alcalde, Manuel Saravia, descartaron la viabilidad de la operación (“defendemos lo posible”, subrayó Puente), Del Olmo y Fernández Antolín defendieron su necesidad (“si hay dinero para hacerlo en otras ciudades, en Valladolid también tenemos derecho”, subrayó Del Olmo).

Puente explicó que si el soterramiento no se hizo cuando la deuda era del 40 por ciento del PIB y el crecimiento de la economía iba “a toda máquina”, ahora, cuando “ninguna administración se compromete a hacerlo”, no resulta factible. “No vamos a seguir esperando lo que no llega. Queremos tener pasos subterráneos dignos, propios del siglo XXIl, que permitan una buena comunicación entre ambos lados de la ciudad. Ese es nuestro proyecto y seguiremos trabajando en él”, resumió.

Por su parte, Del Olmo consideró que la operación “es posible técnica y financieramente”. “Es posible, se puede hacer y lo vamos a hacer porque es la voluntad de la candidatura que encabezo. Los túneles siguen siendo espacios del miedo y no solucionan nada. Este es un proyecto de ciudad para el cual se necesita la colaboración de todas las fuerzas políticas”, afirmó recordando que el Ayuntamiento de Murcia solo tiene que aportar 5 millones al año para que la operación sea una realidad.

En ese sentido, Saravia exigió a la candidata ‘popular’ que explicara cómo pensaba financiar el coste, mientras que Puente exigió “no pedir consensos de ciudad si trasladamos la demagogia y la mentira a los ciudadanos” y aclaró que, a su juicio, “la situación de Murcia ni técnica ni económicamente tiene que ver con la de Valladolid”. Ante ello, Del Olmo le acusó de “seguir mintiendo” a los ciudadanos y de “no decir la verdad” sobre una cuestión que se comprometió a ejecutar ante notario años atrás, y reclamó conocer cuánto costará al Ayuntamiento reacondicionar los túneles existentes, ante lo cual el actual alcalde le anunció que el coste estimado para el Consistorio será de “75 millones de euros repartidos en diez años”.

Sobre esta cuestión, Saravia explicó que en la comisión de investigación abierta para explorar las vías de solución, “los técnicos han dicho que en Europa no se soterra porque hay razones, por mantenimiento, seguridad y medio ambiente”, mientras el candidato de Ciudadanos se mostró partidario de “un soterramiento en tres fases, con condiciones”: “El soterramiento tiene que ser un eje, como las riberas del río, como lo fue el Paseo de Zorrilla o la Avenida de Salamanca. Estoy en contra de que se use de un modo electoralista porque va a ser un proyecto de mucho más que una legislatura. Me duele que se haga política de corto plazo y se juegue con las ilusiones de los vallisoletanos”, defendió.

Proyectos de ciudad

Cuestionados sobre tres grandes proyectos para la ciudad como la reforma de la Feria de Vallaodlid, la creación de la Ciudad de la Justicia y del Parque Agroalimentario, los cuatro aspirantes estuvieron de acuerdo en la necesidad de mantener la Ciudad de la Justicia en el centro, algo en lo que no había coincidencia cuatro años atrás, como se encargó de recordar Puente. También coincidieron en señalar los tres proyectos como “importantísimos” para Valladolid, y expusieron sus puntos de vista sobre cada uno de ellos.

Así, Puente señaló que “la Feria de Valladolid necesita inversiones, están planificadas y se van a abordar”. “La Ciudad de la Justicia apostamos claramente por la sede de San Pablo, estamos en la fase final de la obtención del suelo y el Parque Agroalimentario es un proyecto complejísimo, enorme, pero nuestra apuesta es clara porque Valladolid es el centro neurológico de una comunidad productora de productos agroalimentarios”, añadió.

Antolín lamentó que el Parque Agroalimentario haya estado “paralizado” cuatro años y defendió que sería una forma de “diversificar la oferta de empleo y la creación de empresas en la ciudad”, pidió unificar la Ciudad de la Justicia en el centro y señaló que la Feria “necesita una inversión para conseguir que Valladolid sea sede de turismo congresual a lo largo de todo el año”.

Del Olmo recordó que se ha alcanzado un acuerdo para invertir en la Feria de Muestras, donde hay que hacer el Palacio de Congresos de Valladolid, señaló que “la sociedad está pidiendo que el Campus esté en el centro” y confió en que la situación “se solucione pronto”, y respecto al Parque Agroalimentario criticó que “nunca más se supo”, ya que “lleva cuatro años dando vueltas y aquí no se ha hecho nada, han ido a la Junta para pedir dinero para un proyecto que no existía”.

Saravia negó tal extremo, y explicó que “hay un proyecto urbanístico en marcha” si bien reconoció que no se lo han presentado por el momento al Gobierno autonómico, y defendió que la propuesta del Campus de la Justicia es “muy razonable” y la han planteado “con luz y taquígrafos”. Sobre la Feria de Valladolid reclamó “abrirla y diversificarla más” y poder hacer un pabellón que acoja a 2.000 o 2.500 personas de una manera “bastante sensata y barata”.

También se cuestionó a los participantes sobre la situación del estadio del Real Valladolid, y todos se mostraron de acuerdo en la necesidad de renovarlo. Para Del Olmo, “el club debe tener un estadio de primera” y para lograrlo es factible tanto la opción de vendérselo al club “si este está dispuesto a comprarlo” como formalizando un convenio para compartir la inversión entre club y Consistorio. Saravia se mostró “partidario de vender al club”, ante lo cual Puente afirmó que “vender es plausible pero tiene limitaciones legales” y abrió la puerta a “que el ayuntamiento haga la obra y la costee con complicidades de otras administraciones”. En ese sentido, Fernández Antolín lamentó que en su opinión, se esté “jugando con los sentimientos de la gente”: “Hay una dictadura sentimental en todo esto y se ponen los colores por delante de la gestión. Si el el Ayuntamiento hace la obra debe ser el propietario”, sentenció.

Tráfico y fiscalidad

Cuestionados por el tráfico y la fiscalidad, Del Olmo señaló que en Valladolid hay un “problema gravísimo de aparcamiento sobre todo en los barrios “ y se comprometió a “hacer aparcamientos, aunque sea en altura” y establecer “un plan de movilidad sostenible que incluya no prohibir”. Asimismo, señaló que propondrán “rebajas selectivas de impuestos ligadas a la creación de empleo” y reconoció que “la presión fiscal debe ser contenida” si bien considera que “existe margen” para aplicar “ventajas fiscales”. “Crearemos una zona cero tasas para emprendedores que se establezcan en Valladolid, revisaremos el impuesto de circulación y propondremos bonos familiares de uso del autobús o un bono profesional de aparcamiento en zonas hora para los autónomos”, añadió.

Saravia apuntó que plantean la creación de “una corona de aparcamientos disuasorios a las puertas de la ciudad en todos los accesos vinculados al transporte público” y recordó que “al empezar el mandato se eliminó la retasa de basuras”. Sobre la fiscalidad, afirmó que defienden “la progresividad, que pague más quien más tiene” y explicó que en la actual legislatura “se han hecho bonificaciones en el pago de tasas en función de la renta”.

Fernández Antolín acusó al actual equipo de gobierno en haber convertido “una necesidad” como la peatonalización en “un problema” y denunció que “el PGOU recoge una peatonalización que no se ha consensuado con vecinos, comerciantes ni hosteleros”, algo que rechazó Puente al afirmar que durante el actual mandato “se han peatonalizado cuatro calles sin un solo problema, con consenso y de la mano de vecinos y comerciantes”. “Valladolid está inmersa en un proceso de llegar a ser una ciudad de movilidad limpia. Solo se puede actuar o mirar para otro lado. En juego está la salud de los vecinos”, añadió.

En cuanto a fiscalidad, el candidato de Ciudadanos expuso que “hay que revisar los impuestos municipales”, que deben tener “un carácter redistributivo y aplicarse de una forma racional”. “No podemos seguir bajando impuestos si queremos mantener los mismos servicios”, añadió. Sobre ese tema, Puente defendió que la ciudad ha vivido esta legislatura “cuatro años de congelación de impuestos”.

“El de circulación es el único que está por encima de la media española, pero es el mismo que había cuando llegamos. Hemos reducido nuestra deuda en 30 millones de euros y somos el único ayuntamiento de más de 200.000 habitantes que ha cumplido escrupulosamente las reglas de gasto. Los impuestos son necesarios pero nuestra propuesta es no incrementarlos nunca por encima del Indice de Precios de Consumo”, esgrimió.

Petición del voto

El el tramo final del debate, los cuatro candidatos pidieron el voto a los oyentes con diferentes argumentos. Puente reivindicó que en la actual legislatura los socialistas han gobernado “desde la tranquilidad, de una forma inclusiva y para todos”. “No ha habido dramas y seguimos siendo una ciudad tranquila, llena de vida, ahora mucho más moderna, muy dinámica, que mira a los ojos de la gente, gracias a la labor de un gobierno que se ha entendido bien dentro de su diversidad. Merece la pena darle continuidad”, aseguró.

Del Olmo pidió el respaldo de los votantes “para construir la mejor Valladolid posible”. “Tengo equipo, proyecto y puedo mejorar Valladolid. Ya podemos sentirnos orgullosos de nuestra ciudad, pero las cosas siempre son mejorables y entre todos podemos hacer que sea cada vez mejor. Soy una persona honrada, moderada, me he dedicado siempre al servicio público y quiero que la ciudad sea más amable, más atractiva para personas y empresas, y que no se excluya a nadie, que sea una ciudad integradora e integrada, innovadora y sostenible, que sea un referente en España y fuera”, defendió.

Saravia recordó que el eslogan de Valladolid Toma la Palabra pasa por reclamar “una ciudad amble, tolerante y con buen talante”, que defienda “los derechos de quienes menos tienen”. Además, aseguró que la decisión de alguna de las agrupaciones participantes en el debate de no publicar su programa electoral le parece “una falta de respeto a la ciudadanía”. “Invito a que los votantes se lean nuestro programa. Hemos gobernado haciendo frente a todas las situaciones de una forma realista y no nos conformamos con lo que se ha hecho”, sentenció.

Por último, Fernández Antolín señaló que el proyecto de Ciudadanos es “transparente y seguro”. “Somos un partido radicalmente de centro, que piensa en las personas, que analiza los problemas para buscar soluciones reales. Buscamos hacer una ciudad del siglo XXI entre todos, donde las personas vayan por delante, apoyando iniciativas empresariales, a los emprendedores, diversificando el tejido industrial y promoviendo un rediseño de las áreas urbanas del centro”, remachó.