Auvasa permitirá el pago con tarjeta y móvil

D.V.
-

El Ayuntamiento también amplía en un 72 por ciento, hasta los 376.000 euros, el presupuesto para atender a personas sin hogar en el comedor social y el albergue

Reunión del Grupo de Trabajo del Ayuntamiento de Valladolid. - Foto: Europa Press

El Grupo de Trabajo del Ayuntamiento de Valladolid acordó este viernes una dotación de 300.000 euros para implantar en el pago con tarjeta y teléfono móvil en los autobuses municipales incluso del billete ordinario, con el fin de que la mayor parte de usuarios tengan más fácil el acceso al transporte público.

Este ha sido uno de los acuerdos adoptados en la nueva reunión del Grupo de Trabajo formado por PSOE, Partido Popular, Ciudadanos y Valladolid Toma la Palabra, celebrada este viernes, en la que también se ha aprobado el incremento de la aportación económica del convenio con Cruz Roja para las personas sin hogar y la ampliación de las ayudas humanitarias con los países más empobrecidos por la crisis sanitaria constituyen los ejes de las últimas medidas aprobadas por el Grupo de Trabajo.

Para a implantación del pago con tarjeta bancaria o teléfono móvil y la recarga en los autobuses de Auvasa, se ha acordado comprometer una aportación de 300.000 euros para la puesta en marcha de un sistema de pago mediante tarjeta bancaria (EMV) y códigos QR, que permitirá abonar el billete sencillo con tarjeta bancaria, física o virtual en el teléfono móvil; así como la adquisición y recarga del resto de títulos de viaje mediante dispositivos móviles que podrán ser utilizados para acceder al autobús o a través de la página web de Auvasa.

Estos nuevos medios de pago, en la línea de los que aplican otros operadores de transporte urbano, suponen, según destacan fuentes municipales, "un gran avance para la modernización de los actuales sistemas de ticketing disponibles en Auvasa y permitirán hacer frente a la situación actual y ser mantenidos en el futuro".

Desde el inicio de la crisis provocada por la pandemia de la covid-19, han recordado las mismas fuentes, el sector de transporte urbano "ha sufrido las consecuencias derivadas de las limitaciones a la movilidad de la ciudadanía".

El Ayuntamiento de Valladolid ha apostado por el transporte público como un servicio básico para la ciudadanía, por lo que ha mantenido el servicio prestado por Auvasa, y ha aplicado las directrices remitidas por parte de las organizaciones gubernamentales y con normas sanitarias para velar por la salud de usuarios y trabajadores de este servicio.

Entre las medidas aplicadas en este sentido se encuentra la supresión del pago en efectivo del billete ordinario a bordo de los autobuses, algo que apuntan que se va a mantener en el futuro, lo que "exige la implementación de nuevos medios de pago, que posibiliten que todos los usuarios puedan acceder al autobús sin restricciones y de forma segura".

Las medidas pactadas por los cuatro grupos municipales que integran el Grupo de Trabajo --que representan a 26 de los 27 concejales del Ayuntamiento de Valladolid-- también incluyen una ampliación de 158.000 euros en la aportación al convenio con Cruz Roja.

En consecuencia, con los 218.000 euros asignados previamente el presupuesto llegará a 376.000 euros.

Esta propuesta conlleva mantener tanto los servicios de atención-primera acogida, como el comedor social en el actual centro (Comedor Social-CAI).

De esta manera el Ayuntamiento dispondría dentro de una red de atención a personas sin hogar unos servicios básicos de baja exigencia: comedor y albergue, con la mejora de su habitabilidad y ampliación a servicio de desayuno, y un servicio de acogida diurna con actividades de integración y mejora de habilidades sociales y convivencia, que lo transforman en un servicio de uso continuado, como solicitan algunos usuarios actuales del centro.

Asimismo, el Grupo de Trabajo ha acordado incrementar el presupuesto destinado a la ayuda de emergencia humanitaria a los países más empobrecidos: con los 18.000 euros más del Fondo Covid-19 del Ayuntamiento se llegará a los 50.000 euros, ya que el presupuesto inicialmente se limitaba a 32.000 euros.

La pretensión del Ayuntamiento de Valladolid es colaborar en los países más vulnerables para hacer frente a la expansión de la pandemia.

De cara a la elección de las propuestas más adecuadas el Ayuntamiento tendrá en cuenta la viabilidad en función del proyecto, la solvencia de la ONG solicitante y su contraparte, que es el fin y al cabo la que gestiona los fondos en el lugar de destino, exceptuando aquellos proyectos que podrían ser susceptibles de otras vías de financiación.

Mediante la ayuda de emergencia humanitaria, además de otras múltiples acciones, "se podría incidir en facilitar el acceso a equipamientos protectores y kits de diagnóstico del coronavirus, contribuir a la planificación y desarrollo de los planes de contingencia que sigan las orientaciones y criterios de la Organización Mundial de la Salud".