Las Ampas critican la "descoordinación" del profesorado

Ical
-

Una encuesta realizada por Fapava, con la participación de 1.500 familias, asegura que la docencia 'on line' no cumple los requisitos mínimos para asegurar un buen seguimiento del tercer trimestre del curso

Niños haciendo deberes en su casa. - Foto: Alberto Estévez

Una encuesta realizada por Fapava (Federación Provincial de Asociaciones de Madres y Padres de Alumnado de Centros Públicos de Valladolid) muestra que, a pesar del gran esfuerzo hecho por una buena parte del profesorado, la docencia 'on line' en la provincia no cumple los requisitos mínimos para asegurar un buen seguimiento del tercer trimestre de este curso, durante el periodo de confinamiento. No en vano, el sondeo respondido por 1.500 familias resaltó la descoordinación entre el profesorado a la hora de enviar tareas y la falta de interacción con el alumnado así como que los docentes no disponen de las “mejores” competencias digitales a la hora de usar la plataforma o las herramientas alternativas.
Preocupada por el nivel de seguimiento de la docencia virtual en la provincia, Fapava lanzó una encuesta tres semanas después de iniciado el periodo de confinamiento, entre el 6 y 18 de abril. La encuesta, que fue difundida a través de Whastapp y el correo electrónico, fue respondida por 1.593 respuestas de familias, de las que el 42 por ciento correspondía a Primaria, el 26 por ciento a Secundaria, el 20 por ciento a Infantil y el 10 por ciento a padres con hijos en Bachillerato y Formación Profesional (FP).
El sondeo concluyó que una de cada tres familias reporta no tener acceso estable a Internet mediante Wifi y con disponibilidad de dispositivos suficientes para poder conjugar el teletrabajo y las tareas del centro educativo o no disponer de una impresora para sacar en papel las tareas enviadas. Además, el 72 por ciento de las familias afirmó haber tenido contacto con el profesorado a través de correo, llamada o videoconferencia, siendo el correo el medio más utilizado mientras que otro 19 por ciento reconoció que no ha tenido ningún tipo de contacto con el profesorado. Por último, un nueve por ciento restante indicó que ha tenido un contacto solo con parte del profesorado o que esa relación ha sido “muy escasa”.
En cuanto a las tareas y seguimiento que se ha realizado por parte del profesorado, casi la mitad de las familias contestó afirmativamente a la pregunta de si tienen seguimiento, frente al 22 por ciento de familias que declaró que no ha habido seguimiento por parte del profesorado o un 11 por ciento que confesó que ni siquiera han recibido tareas, es decir, que no tenían noticias de su profesor tres semanas después de comenzado el periodo de clases 'on line'.
En relación a las herramientas que se están utilizando durante este periodo de esnseñanza no presencial, solo el 22 por ciento de las familias manifestó que se haya usado la plataforma oficial para la docencia 'on line' en Castilla y León. Casi tres de cada padres se refirió a que cada profesor envía las tareas siguiendo su propio sistema o colgándolas en la web del centro.
A la vista de estos datos, los padres de los alumnos de la provincia consideraron “imposible” evaluar al alumnado de “manera justa” en la actual situación, porque la casuística de cada familia es muy diferente a nivel económico, laboral, tecnológico o familiar
Fapava subrayó que la encuesta aporta datos “muy relevantes” ya que muestra que ha habido un esfuerzo “grande” del profesorado por ponerse al día y contactar con el alumnado, a pesar de la falta de medios a su disposición y las dificultades de la plataforma educativa ofrecida por la Junta de Castilla y León. “Estas complicaciones y la falta de un buen plan de apoyo a la docencia virtual han dado lugar a mucho desconcierto, que no permite suponer que la materia se va a seguir dando en condiciones asimilables a las habituales”, expuso.
Eso sí, calificó de “grave” que haya un porcentaje del alumnado que no recibe ningún apoyo de su tutor, bien por la falta de medios de su familia, o bien porque su profesor pertenece a ese porcentaje de docentes “desaparecidos”, que no han establecido ningún contacto con sus estudiantes.
Críticas a la consejera
Por último, la Federación de Ampas de Valladolid puso en duda la pretensión de la Consejería de Educación de “desmarcarse” de las recomendaciones del Ministerio para continuar el tercer trimestre con exigencias similares a cursos pasados. “Se está negando una realidad mucho más compleja que la que se reconoce, con profesores desbordados de trabajo; con centros donde no se está llegando a todo el alumnado; con familias cuya situación no les permite hacer un buen seguimiento de las clases 'on line', y no solo por la falta de acceso a internet que es solo un primer obstáculo; y todos, con una carga emocional muy importante debido a la gravedad de la situación a la que nos estamos enfrentando”, expuso.  
En este sentido, Fapava reclamó a la consejera Rocío Lucas que “reconsidere” su decisión y haga todo lo posible por mejorar la situación, intentando que lo antes posible todo el alumnado de Castilla y León reciba apoyo de sus profesores. “Hay que incidir más en los aspectos emocionales y olvidarse del empeño de continuar con lo académico como si nada estuviera ocurriendo”, añadió en un comunicado.