Salvini da por roto el Gobierno

Agencias
-

El veto del M5S a un proyecto ferroviario de la Liga lleva al líder ultraderechista a exigir nuevas elecciones "rápidamente" porque considera que no hay modo de resolver la crisis de la coalición

Salvini da por roto el Gobierno - Foto: REMO CASILLI

El Ejecutivo de coalición en Italia ha estado sobre la cuerda floja casi desde que se firmó. Las tremendas diferencias entre sus socios -el izquierdista Movimiento 5 Estrellas (M5S) y la ultraderechista Liga- han puesto en entredicho el futuro de un Gobierno que lleva en marcha poco más de un año. Han sido continuos los desencuentros entre los principales líderes, Luigi di Maio y Matteo Salvini, y el primer ministro, Giuseppe Conte, ha tenido que recurrir en más de una ocasión a reuniones extraordinarias para llamar a la calma.
Sin embargo, ayer Salvini lanzó su órdago definitivo. Para el viceprimer ministro y titular del Interior, ya no hay forma de resolver las divergencias, por lo que apostó por celebrar «rápidamente» nuevas elecciones.
"Vayamos directos al Parlamento para reconocer que ya no hay una mayoría y demos rápidamente la palabra a los votantes", manifestó tras reunirse con Conte. 
"Las vacaciones no pueden ser una excusa para perder tiempo y los diputados y senadores pueden volver a trabajar la semana que viene, como hacen millones de italianos, salvo que quieran salvar su escaño a toda costa", remachó el líder de la Liga. 
Las palabras del ultraderechista tuvieron lugar después de que el premier se reuniese con el presidente del país, Sergio Mattarella, en pleno debate por los efectos que puede tener para la supervivencia del actual Gobierno la última ruptura parlamentaria de sus dos socios.
El último pulso gira alrededor de un proyecto para construir un tren de alta velocidad entre Turín y Lyon. La Liga y Conte apoyaron esta iniciativa, pero la negativa en el Senado del M5S llevó a Salvini a dejar caer de nuevo en las últimas horas mensajes relativos a la falta de estabilidad del Ejecutivo de coalición. 
Antes de la votación, el propio Salvini había reclamado a sus socios seguir adelante con medidas «valientes» o, de lo contrario, exigirían elecciones "como única alternativa" a la crisis que vive la alianza.
Tras la sesión en la Cámara Alta, el ministro del Interior censuró que "cada día que pasa es un día desperdiciado". "La única opción a este Gobierno es darle voz a los italianos con nuevas elecciones", insistió.
No se descarta que el anuncio de un adelanto de los comicios se pueda dar en cualquier momento. De hecho, tanto Salvini como Di Maio modificaron sus agendas oficiales, mientras que en la oposición, el Partido Democrático pidió la dimisión del Gabinete en pleno.