La ola de calor primaveral deja una máxima de 27,6 grados

D.V.
-

En la provincia, el mercurio llegó a 27,9 en Olmedo y Sardón, mientras que en Medina de Rioseco se quedó en 25,9. En Castilla y León, la máxima fue de 31,6 y se registró en Candeleda

Un joven haciendo deporte junto al Campo Grande, aprovechando el buen tiempo. - Foto: Ical

La ola de calor primaveral de este fin de semana deja este domingo máximas inusuales para esta época del año en Valladolid, superando en muchos puntos los 27 grados. Los datos de la Aemet desvelan un pico de 27,6 a las 17.30 horas en la capital, mismo pico que se registró en Rueda. En cambio, en Olmedo y Sardón, el mercurio llegó hasta 27,9, mientras que en Villalón alcanzó los 27,1 y en Rioseco se quedó en 25,9. La máxima histórica de Valladolid para un mes de mayo está en 34,4, anotada el 29 de mayo de 2001.
La situación se vivió incluso con más intensidad en otros puntos de Castilla y León, con máximos de en torno a 30 grados, por la entrada de una masa de aire cálido procedente del norte de África. Las provincias de Ávila, Burgos, León, Salamanca y Zamora registraron a lo largo de la tarde valores muy altos para un mes de mayo. Según los datos registrados por la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), recogidos por Ical, la estación de Candeleda, en la provincia de Ávila, contabilizó una temperatura máxima de 31,6 grados a las 17 horas. Por detrás, se situaron los valores alcanzados en Peñausende (Zamora), con 29,3 grados; Miranda de Ebro (Burgos), con 29,1; Salamanca capital, con 28,7; y Ponferrada (León), con 28,6 grados.
La previsión de la Aemet es que este episodio de calor se prolongue, al menos, hasta el martes porque se anuncia tiempo estable y temperaturas en aumento para el lunes, superando los 30 grados en muchas zonas del interior, sobre todo del suroeste. No obstante, avisa de la probabilidad de la llegada de un frente atlántico en la segunda mitad del día al noroeste peninsular, con precipitaciones en Galicia y zonas próximas que el martes se extenderían a otras zonas del tercio noroeste y extremo norte, con un descenso de temperaturas en la mitad oeste peninsular. 
El miércoles y el jueves habrá una tendencia a la estabilización, con posibilidad de precipitaciones únicamente en el extremo norte y zonas próximas, así como temperaturas aún altas para la época del año, sobre todo en el tercio sur peninsular. A partir del viernes es probable un descenso gradual de temperaturas con precipitaciones en parte del tercio norte, sin descartar otras zonas de la Península.
Aviso amarillo por viento
De momento, para mañana hay aviso amarillo por rachas máximas de viento de hasta 80 kilómetros en la Cordillera Cantábrica de las provincias de León y Palencia, además de en las mesetas de de León, Zamora y la zona de Sanabria (Zamora).