Protección Civil: los ángeles de la guarda de los pueblos

R. Gris
-
Ángeles de la guarda para proteger a sus vecinos

La provincia cuenta con trece agrupaciones de protección civil, que apoyan a los ayuntamientos durante las fiestas de verano para garantizar la seguridad de los ciudadanos

La provincia de Valladolid estará inmersa en fiestas patronales de los municipios prácticamente sin descanso durante los dos próximos meses. Encierros, verbenas, concursos, pruebas deportivas... En todos estos eventos, los ayuntamientos necesitan garantizar la seguridad tanto de los participantes en cada uno de los eventos como de los propios vecinos. En este objetivo entran de lleno los trece grupos de protección civil existentes en la provincia, compuestos todos ellos por voluntarios que se encargan de las más diversas tareas, tanto en un encierro por las calles de un pueblo, como de cubrir el recorrido de una prueba deportiva en la ciudad. 
El grupo de Valladolid capital es el más numeroso de todos, compuesto por 35 personas con edades comprendidas entre los 20 y los 40 años, principalmente. A este grupo se unen los integrantes de las agrupaciones de Cabezón de Pisuerga, Arroyo de la Encomienda, Laguna de Duero, Aldeamayor de San Martín, Tudela de Duero, Medina del Campo, Íscar, Olmedo, Peñafiel, Tordesillas, Zaratán y Medina de Rioseco, todas ellas formadas por voluntarios. En su mayoría hombres, en un 70 por ciento de los casos.  
Su participación en los numerosos eventos que se celebran viene orquestada por los ayuntamientos y por la Junta de Castilla y León. «Las operaciones se pueden organizar casi de un día para otro. No siempre tenemos mucho más tiempo para organizarnos. Afortunadamente, ya tenemos experiencia y los podemos hacer casi con inmediatez», aclara  el coordinador de Protección Civil en Valladolid, José Luis Doncel. 
Siempre actúan a petición de los consistorios o de la Junta de Castilla y León y suelen estar presentes en la mayor parte de los eventos donde se vaya a producir una gran concentración de personas. Ahora, durante la temporada estival, se dedican principalmente a garantizar la seguridad en las actividades programadas en las fiestas patronales. «Se cubren encierros, carreras, actividades lúdicas y otro montón de eventos». Siempre están coordinados por los responsables municipales de cada ayuntamiento. «Hablamos con los ayuntamientos y estamos en contacto con el concejal que corresponda». Ninguno de los integrantes cobra nada por esta labor fundamental para los pueblos. «Cada uno tiene su trabajo. Todos somos voluntarios y por eso en ocasiones es difícil juntarnos todos de un día para otro». 


Orden y vigilancia. Doncel destaca que la población hace «bastante caso» a las indicaciones que realizan los miembros de Protección Civil en los eventos en los que participan. «En ese sentido no tenemos ningún problema porque se ha mejorado mucho y los ciudadanos nos hacen caso. Solemos estar en sitios de? peligro y ha cambiado mucho la situación porque antes se nos hacía mucho menos caso». 
Todos los miembros de Protección Civil reciben una concienzuda formación que les permite desarrollar su labor. El material y los cursos son financiados de forma íntegra a través de las aportaciones que realiza la Junta de Castilla y León y los propios ayuntamientos. «Se hacen a lo largo de todo el año y son muy variadas dependiendo de los puestos que ocupe cada miembro. Manejo de desfibriladores, vehículos pesados, extinción de incendios...». 
Todas aquellas personas que puedan estar interesadas en entrar a formar parte de cualquiera de las trece agrupaciones existentes en la provincia de Valladolid tienen que pasar una serie de cursos de formación antes de salir a la calle. «Primero reciben la formación y luego hacen los servicios más fáciles para que vayan conociendo cómo funcionamos». 
Al igual que en otros cuerpos, también existe una jerarquía en Protección Civil, que va desde los coordinadores hasta los jefes de servicio y jefes de grupo según la experiencia de cada uno. ?