El Pucela vuelve a LaLiga con un partido vital

M.B
-

El Real Valladolid jugará esta tarde en Leganés (19.30 horas) un partido oficial 97 días después del último y lo hará con media permanencia en juego

Valladolid-Athletic de Bilbao. - Foto: EFE

El Real Valladolid vuelve este sábado a jugar un partido oficial 97 días después del último, el disputado el 8 de marzo en Zorrilla ante el Athletic. Los blanquivioleta visitan al Leganés en Butarque a partir de las 19.30 horas, en encuentro clave, importante, trascendental o como se quiere adjetivar para la permanencia. Para unos y otros. El Pucela, con 29 puntos, aventaja en seis a los pepineros, que se encuentran con 23 en puestos de descenso.

La cita servirá además para comprobar cómo llegan los dos contendientes tras el parón por la crisis sanitaria del coronavirus y en qué medida les afecta jugar a puerta cerrada, algo a lo que tendrán que acostumbrarse ya que será habitual a corto-medio plazo.

En lo que respecta a la plantilla del Leganés, el técnico mexicano Javier Aguirre tendrá disponibles a todos los integrantes de la misma si bien el argentino Alexander Szymanowski, que ha trabajado en periodos breves con el grupo desde el retorno a la actividad, aún sigue recuperándose de una grave lesión, recoge Efe.

Por su parte el Real Valladolid afronta el reto con la única baja confirmada del guardameta José Antonio Caro, quien sufre una hiperextensión en el codo izquierdo y será sustituido en la convocatoria por el portero del equipo filial, Samuel. El técnico blanquivioleta se lleva a todos los disponibles de la primera plantilla, 22, en una citación más amplia tras las medidas excepcionales dictadas por LaLiga.

En Butarque los pepineros han sumado cuatro victorias y tres empates en 14 partidos, aunque en el nuevo escenario otra de las dudas que habrá que despejar es cómo influye el factor local-visitante. Por su parte el Real Valladolid ha logrado 13 puntos y se sitúa como el décimo mejor equipo a domicilio. La estadística indica además que los blanquivioletas anotan más y encajan menos que su rival, aunque realizan menos disparos a puerta.