Los nuevos parques eólicos en Tierra de Campos toman forma

R. Gris
-
Los nuevos parques eólicos en Tierra de Campos toman forma - Foto: Jonathan Tajes

Las Panaderas y El Poleo ya comenzaron las obras en los términos municipales de Castromonte y Valverde de Campos y La Mudarra, mientras que los otros 15 previstos lo harán en breve. Supondrán 637 megavatios y 200 molinos de viento

La llegada de nuevos parques eólicos a la provincia se ha visto estancada durante los últimos años como consecuencia de la crisis y del fin de las ayudas por parte del Gobierno. En concreto, la construcción de aerogeneradores en la provincia ha estado prácticamente paralizada desde el año 2013, con la finalización de las primas por parte de la Administración para favorecer la implantación de este tipo de energía.
Pero eso ya terminó. La empresa WPD Parque Eólico Las Panaderas, S.L.U y Gas Natural Fenosa, actual Naturgy, han iniciado durante esta primavera los trabajos de nuevos parques eólicos en los términos municipales de La Mudarra, Castromonte y Valverde de Campos, que producirán casi 90 megavatios anuales gracias a la instalación de 27 aerogeneradores. 
Son dos de los proyectos que recibieron la autorización administrativa por parte del Servicio Territorial de la Junta en el mes de junio del año pasado. El primero impulsado por la empresa ‘WPD Parque Eólico Las Panaderas, S.L.U’, es ‘El Poleo’, de 46,2 megavatios y 14 molinos de 3,3 megavatios de potencia unitaria. Se situará en Valverde de Campos y Castromonte. También recibió autorización administrativa previa, conforme a la reglamentación técnica aplicable, la misma empresa para la instalación  del parque ‘Las Panaderas’, muy similar al primero (42,9 megavatios gracias a 13 aerogeneradores), y que se radicará en Castromonte y La Mudarra. En este caso, cuenta también con una red subterránea a 30 kilovatios de evacuación y llevará la energía creada a la subestación de La Mudarra. 
Las obras arrancaron hace varios meses y los operarios de las diferentes empresas que trabajan junto a la carretera que une Castromonte con La Mudarra (VA-510) están dejando unas imágenes impresionantes por el enorme tamaño de los aerogeneradores  y de las grúas encargadas de la instalación de cada uno de los elementos. La empresa ha vallado un gran espacio de terreno para la colocación de las vigas de hormigón, que sirven para la cimentación de los molinos de viento y también para su construcción. «Son nuevos porque ahora se hacen este tipo de aerogeneradores de hormigón que pueden llegar hasta los cien metros de altura y generan mayor potencia», comenta el alcalde de Castromonte, Heliodo  de la Iglesia. Está siendo frecuente durante las últimas semanas ver en esta carretera camiones de gran tamaño que transportan los elementos que componen los aerogeneradores. 
Los tubos tienen que ser elevados por enormes grúas que se han levantado en la zona para la ocasión. De la misma forma, el motor que hace girar los molinos de viento también es elevado por estas grúas en un proceso lento y costoso debido al gran tamaño y peso de los mismos. Las aspas son colocadas con posterioridad, aunque por el momento ninguno de los aerogeneradores ya las tiene instaladas. Las obras se prolongan ya por espacio superior a dos meses y la previsión es que estos parques puedan estar terminados antes de que finalice el año. 
Los operarios han ‘sembrado’ varios kilómetros entre las localidades de La Mudarra y Castromonte de aerogeneradores y los camiones y las grúas se van movimiento para colocar cada uno de los elementos. 
Pero a pesar de que estos proyectos son los más avanzados, no serán los únicos que se construyan en la provincia, sino que la previsión es que lleguen a la provincia otros 15 parques de distintas características. También están recién iniciadas las obras en Valdenebro de los Valles en el parque denominado Navillas, con 12 molinos. Valladolid verá cómo la potencia de energía eólica que se genera en la provincia casi llega a triplicarse, ya que actualmente están en funcionamiento siete complejos en diferentes zonas con una producción de 257,88 megavatios que se suministran a la red eléctrica en al subestación de La Mudarra, mientras que una vez que una vez que estén finalizado todos los nuevos parques está potencia se elevará ?en 637 megavatios. «Se podría decir que una vez que estén todos terminados tendrán una capacidad similar a una central nuclear, pero de energía limpia», comenta el regidor.  


En montes torozos. Los parques  se sitúan de forma especial en  la zona de Montes Torozos, desde Peñaflor de Hornija hasta Medina de Rioseco. Torrelobatón, Castromonte, La Mudarra, Valdenebro de los Valles e incluso la propia capital se verán beneficiados por la instalación de nuevos molinos de viento, entre otros. 
El complejo eólico más grande se denominará Navillas, con 50 megavatios de producción. Estará ubicado en La Mudarra, Villalba de los Alcores y Valladolid y tendrá 14 aerogeneradores. Los molinos que se instalan ahora no son los mismos que se colocaban hace años, sino que la tecnología ahora permite tener una mayor producción y trasladarla más lejos. Incluso, ahora algunos se construyen completamente de hormigón, algo que no era posible tan solo hace unos años. 
La previsión es que las obras de todos los parques que se están levantando en la provincia estén terminadas antes de final de año, ya que es la condición indispensable para que las ayudas europeas se hagan efectivas a favor de las empresas que los están construyendo. 
No obstante, Repsol ha anunciado esta misma semana la construcción de un nuevo parque en la provincia con una producción de 20 megavatios más allá de 2020.La previsión de la compañía es que se ponga en funcionamiento durante los próximos cuatro años, junto con otros parques que se construirán en las provincias de Palencia, Teruel y Zaragoza y un parque fotovoltaico que desarrollará en la provincia de Cádiz.