El camino hacia el éxito de Nuria Luqueros

M. Belver
-
El camino hacia el éxito de Nuria Luqueros - Foto: Jonathan Tajes

La atleta berciana recorre sus diez lugares favoritos en Valladolid

1.Parque Ribera de Castilla. «Y alrededores», matiza. Nuria Lugueros puede ser una de las personas que mejor se conozca esta zona y el margen del río. «Cada piedra», bromea. Allí entrena cinco días a la semana en esta época y cuatro en invierno. En el mismo parque ha ganado cinco veces el Cross de Las Doce Uvas-La Rondilla y es una de sus zonas preferidas de la ciudad cuando tiene tiempo libre: «Suele ir para relajarme con mi pareja los fines de semana, dar un paseo por el margen, por la Ribera, las Moreras, los embarcaderos». 


2.Campo Grande. En parte, sobre todo por el estanque, le recuerda a un parque en su Ponferrada natal, donde iba de pequeña a dar gusanitos a los cisnes: «El nuestro no es tan grande como éste». Para la atleta internacional este pulmón verde de Valladolid le permite «desconectar y leer rodeada de naturaleza en el centro de la ciudad». De él destaca todo: «Los animales, los pavos reales, los cisnes, las ocas... y ese lago, que me recuerda a mi infancia».


3.Calle Santiago. Al ser de fuera, le llama la atención esta arteria de Valladolid, por su ambiente, que siempre esté llena de gente, y por las posibilidades de comprar: «Me gusta buscar más tiendas locales pero la calle tiene mucho recorrido, para disfrutar dando un paseo».


4.Pinar de Antequera. No puede faltar en su recorrido de Valladolid algunos de los lugares que más ‘visita’ esta atleta, campeona de España de los 10.000 metros en 2018 y bronce este mismo año. Uno de ellos es el Pinar, donde entrena tres días a la semana los inviernos y donde le gusta perderse y pasear por sus caminos. «Es el sitio, junto a los canales del Duero y de Castilla, que más me gusta para entrenar», reconoce la de Ponferrada.


5.Cerro de las Contiendas. Otro de los clásicos en el mundo del deporte y del atletismo. Aunque a Nuria Lugueros le gusta casi más por los atardeceres y las vistas desde lo más alto del mismo de toda la ciudad. «Se puede pasear y leer. Es uno de los sitios que más me gusta, con sus higueras, los cerezos, la zona ovalada de arriba», apunta. Aunque también lo usa para entrenar, «sobre todo en invierno (1-2 días a la semana) a hacer trabajos de cuesta. También entrenamos en la parte de abajo».


6.La Otra librería Café (calle de Juan Mambrilla, 19). Uno de esos lugares que frecuente y que no duda en destacar. Por sus desayuno, «con zumos naturales, como de arándanos con manzana y naranja»; por su zona de lectura, «libros alternativos, algunos que defienden la figura de la mujer, hay libros y revistas que no encuentras en otros sitios»; por su zona de ‘trabajo’, «a donde suelo ir con el ordenador»; o por el tapeo, «con productos de comercio local y justo»; las presentaciones, las actividades...


7.Plaza Mayor. E, igual que cuando pensó en Ribera de Castilla, «y alrededores». Le gusta perderse por las calles que llegan hasta la Plaza Mayor a comer los pinchos y las tapas; o a buscar «un buen lechazo. Siempre que acabamos una temporada y hay algún éxito, lo celebro así».


8.Fisioreq (Paseo del Hospital Militar, 36). No podía faltar en su relación de lugares uno donde tiene que ir en época de lesiones o de mayor carga de trabajo. En Fisioreq encuentra a Carlos Freire, con el que empezó a trabajar hace un año y medio: «Su forma de tratarnos es muy importante. Estoy muy contenta desde que voy a su clínica». Suele ir todos los viernes a que la descargue muscularmente.


9.Go Fit (calle del Asteroide). El centro deportivo que usa cuando para los entrenamientos complementarios y, sobre todo, los días de descanso o, mejor dicho, de «descanso activo». «Suelo ir un día a la semana. Normalmente lo hago todo en Río Esgueva, pero los viernes voy al Go Fit, donde suelo nadar y usar la zona del spa, baño de vapor y sauna».


10.Bar Malasaña (Complejo de Tenis de Covaresa). Uno de esos descubrimientos que hizo hace tiempo cuando el local estaba en la carretera Rueda. «Para degustar una de las mejores tortillas de patatas de Valladolid», asegura sin dudarlo. Suele estar por la zona de Covaresa y cuando puede se dejar caer por este establecimiento, donde prueba todo lo que pueda, croquetas, tapas... aunque se queda con la tortilla. Ahora se ubica en las pistas de tenis de la zona sur de Valladolid: «Al trato es gente muy maja. Suele tener también pinchos. Tengo amigos en esa zona y voy siempre que puedo».