Valladolid, líder en contrataciones del sector forestal

ICAL
-
Valladolid, líder en contrataciones del sector forestal

Los nuevos empleos pasaron de los 965 a los más de 2.000 en los últimos cuatro años

Las contrataciones dentro del sector forestal en Castilla y León han crecido en 2.571 en los últimos cuatro años en Castilla y León, es decir, un 21,6 por ciento, hasta rondar los 14.500, básicamente en el sector primario y de transformación, que es donde se desarrolla la mayor parte del empleo de este grupo de actividad. Así lo pone de manifiesto un informe sobre el sector forestal elaborado por el Observatorio Regional de Empleo del Ecyl, al que tuvo acceso Ical, y que destaca el crecimiento experimentado en el subsector de la industria de papel, con un incremento en los últimos cuatro años próximo al 41 por ciento.

El estudio tiene en cuenta no solo las actividades y ocupaciones que se desarrollan en el monte y los elementos integrantes de su cuidado y aprovechamiento, sino también las industrias especializadas que realizan una primera transformación de sus productos. Del total de contratos registrados en 2017 en el sector forestal de Castilla y León (14.447), el 64 por ciento correspondieron a la industria manufacturera (9.362 contratos, de ellos más e 6.000 en la industria del papel) y casi el 30 por ciento (4.231 contratos) se encuentran en el sector primario.

Si se atiende a la evolución en los contratos del sector desde el año 2014, el incremento llegó a los casi 600 en el caso del sector primario, que incluye la agricultura, ganadería, silvicultura y pesca; y se quedó en el nueve por ciento (algo más de 2.100 contratos) en el caso de las industrias manufactureras, que engloban a la industria de la madera y del corcho, la del papel o la fabricación de muebles. Por el contrario, en estos cuatro años, el número de contratos se redujo en casi 150 (14,9 por ciento) en el caso de las industrias extractivas, donde se incluyen la extracción de antracita, hulla, lignito, crudo de petróleo y gas natural u otras, así como actividades de apoyo.

Por franjas de edad, el mayor crecimiento en el número de contratos en estos cuatro años se registró en el caso de los trabajadores menores de 25 años, que aumentó en casi un 75 por ciento hasta superar los 2.700. También crecieron los contratos entre el colectivo mayor de 45 años, que alcanzó los 3.225 frente a los casi 2.500 que se registraban cuatro años antes (un 30,5 por ciento más). Quien mantuvo más estabilidad fue el colectivo de trabajadores de entre 25 y 45 años, que creció en un 8,5 por ciento hasta superar los 8.500 contratos.

En estos cuatro años, los contratos que registraron un mayor crecimiento fueron los relativos al nivel formativo de estudios post secundarios y estudios primarios completos. Por otro lado, en este periodo se registró un ascenso del número de contratos, en el caso de los hombres del 21 por ciento (de 10.475 en 2014 a los 12.732 de 2017) y del 22 por ciento en el caso de las mujeres (de 1.401 en 2014 a 1.715 en 2017).

Por provincias, donde más crecieron los contratos del sector forestal en los últimos cuatro años fue en Valladolid, donde se pasó de los 965 a los más de 2.000. Mucho menor fue el crecimiento en Segovia, donde superó el 36,5 por ciento, hasta superar los 3.600 contratos. También creció el número de contrataciones en Burgos, en un 19,1 por ciento (hasta los 2.416 contratos); en León, en un 16,8 por ciento (2.074 contratos); en Soria, en un 8,7 por ciento (1.142 contratos); y en Ávila, un 6,8 por ciento (hasta los 624 contratos).

Por el contrario, el número de contrataciones cayó en las provincias de Palencia, en un 11,3 por ciento, hasta quedarse ligeramente por encima de los 900 contratos; en Salamanca, un 8,6 por ciento (hasta los 1.010 contratos); y en Zamora, en un 8,2 por ciento (hasta las 635 contrataciones el año pasado).

Fue entre los años 2015 y 2016 cuando se registró el mayor incremento en el número de contratos, con una mención especial al desarrollo de la ocupación de agentes forestales (pasó de 41 a 101 el número de contratos). Un año más tarde, el aumento de contratos fue menor, con un incremento de los agentes (de 101 a 113) y también de los bomberos forestales en el caso de la silvicultura (de 61 a 80).

Por provincias, el mayor número de contratos se registraron en las provincias de León, Ávila, Burgos y Zamora, en la ocupación de peones forestales y de caza, que registraron respectivamente el 25, 14, once diez por ciento respectivamente sobre el total. La provincia de León registra el mayor número de contratos en el sector forestal, concretamente en las ocupaciones de peón forestal y de caza en el subsector de la silvicultura, así como en las ocupaciones de agentes forestales y operadores forestales móviles.

El perfil normativo en la contratación, se caracteriza por un nivel formativo bajo, mayoritariamente, titulados en estudios primarios completos, y secundarios de educación general. En lo que se refiere a la ocupación de peón forestal y de caza, el mayor número de contratos se registra en el sector de la silvicultura, con niveles formativo de estudio primarios completos (1.077 contratos), y estudios secundarios de educación general (651 contratos).

Datos de paro

En el año 2017, el número de parados en el sector forestal, ascendía a 2.849 parados, de los cuales, casi el 82 por ciento eran hombres (2.329) y el 18 por ciento restante mujeres (520). En el intervalo entre 2014 y 2017, el número de parados cayó un 36,6 por ciento (de 4.493 a 2.849), sobre todo en el caso de las mujeres, que descendió desde las 854 paradas en 2014 a las 520 de 2017 (39,8 por ciento).

En este periodo de los últimos cuatro años, la mayor caída del número de parados en el caso de los hombres se dio en el subsector de la fabricación de papel (de 116 a 70 desempleados), y en el caso de las mujeres el descenso más destacado tuvo lugar en el subsector de la silvicultura y explotación forestal (pasó de 230 a 148 paradas). Por tramos de edad, reducción más destacada del número de parados tuvo lugar en el tramo de 25 a 45 años, con un descenso de más del 41 por ciento, desde los 2.003 parados a los 1.172.

Por provincias, León acumulaba en 2017 el mayor número de parados en el sector forestal (1.038), seguida de Burgos (360), Valladolid (278), Salamanca (279), Ávila (239) o Zamora (218). Por debajo de los parados se encontraban las provincias de Segovia (166), Soria (155) y Palencia (215). En los últimos cuatro años, el descenso del número de parados en el sector ha sido generalizado en todas las provincias de Castilla y León, con especial incidencia en la provincia de Soria (63,3 por ciento); Segovia un 51,6 por ciento; Valladolid un 50,5 por ciento; Palencia un 44,4 por ciento o Zamora un 42,8 por ciento.

También se redujo el número de parados en los últimos cuatro años en Salamanca (39,8 por ciento) y por debajo de la media autonómica (36,6 por ciento) en las provincias de Ávila (33,4 por ciento), Burgos (29,7 por ciento) y León (16,5 por ciento).