Mañueco pide al PSOE "día y hora" para hablar sobre sanidad

SPC
-

El presidente de la Junta acusa a Luis Tudanca de comportarse como «un niño enrabietado», mientras que el líder socialista reclama una auditoría tras el aumento de las listas de espera

Alfonso Fernández Mañueco interviene durante el pleno. - Foto: Ical

El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, pidió ayer al portavoz del Grupo Socialista, Luis Tudanca, que ponga «día y hora» para sentarse y hablar de un pacto por la sanidad, y acusó al líder socialista, al que achacó cinco errores, de comportarse como un «niño enrabietado».
En la sesión de control en las Cortes, el socialista Luis Tudanca le preguntó si considera que está resolviendo los problemas de la sanidad en la Comunidad y Fernández Mañueco respondió: «Sí, estamos trabajando intensamente para mejorar la sanidad», para expresar después el respaldo de su Gobierno y de él mismo a la titular de Sanidad, Verónica Casado, en su plan de ordenación de la Atención Primaria.
Tudanca recordó al presidente que la competencia de sanidad es de la Junta y subrayó que los «desastres» de la asistencia han sido provocados por los que han gobernado, el PP, del que aseguró que parece que ahora a Fernández Mañueco no le «incumbe».
En su enumeración de errores se refirió a relevos de jefes de hospitales, al plan piloto de Atención Primaria de Aliste, al aumento de las listas de espera o a la pugna dialéctica entre el portavoz del PP, Raúl de la Hoz, y el vicepresidente de la Junta, Francisco Igea, después de que el primero pidiera a la Junta que hiciera algo sobre la demora.
«Me da igual quien tenga la culpa, la gente no tiene ninguna culpa de lo que hacen con sus recortes, son como un matrimonio mal avenido, discuten y lo pagan los hijos», criticó Tudanca en declaraciones recogidas por Ical, para incidir en el aumento de las pruebas de especialistas y diagnósticas, que ha pasado de 2.300 a 18.000 personas.
Finalmente, reclamó que «digan la verdad y depuren responsabilidades» en relación a la presunta manipulación de las listas de espera, en referencia a la denuncia que realizó el procurador de Por Ávila cuando fue director del complejo sanitario. Además, reclamó la realización de una auditoria para saber cuales son las listas de espera reales.
«Se está convirtiendo en profeta del apocalipsis», replicó el presidente de la Junta, que defendió que su Gobierno es transformador y apuesta por el cambio para mejorar y por transparencia, a la vez que se refirió a la base sólida que reflejan los datos del barómetro sanitario.
Tras lanzar un mensaje de tranquilidad al medio rural y asegurar que no se van a cerrar los consultorios y expresar el apoyo a la consejera de Sanidad, achacó «cinco errores» al portavoz socialista, como no acudir a la reunión con Casado. «Sabe que se ha equivocado, se lo han dicho personas de su partido. Ponga día y hora, y nos ponemos a trabajar», indicó.
Como segundo error se refirió a que, si no le dan la razón , se comporta como «una rabieta de niño pequeño». También le pidió que exija y reivindique lo que necesita Castilla y León, como agilidad en las homologaciones de especialistas no comunitarios. Por último, le acusó de romper el pacto de financiación y de trasladar «sus fustraciones personales a la política» de la Comunidad.