Una glorieta partida unirá Arco de Ladrillo y Juan Carlos I

M.Rodríguez
-
Una glorieta partida unirá Arco de Ladrillo y Juan Carlos I - Foto: Jonathan Tajes

La obra está prevista dentro de las actuaciones de integración del ferrocarril. La nueva glorieta que servirá para comunicar los barrios de Arcas Reales y La Florida tendrá un coste de unos 300.000 euros

Los estudios de tráfico del Ayuntamiento de Valladolid utilizados para la revisión del Plan General de Ordenación (PGOU) apuntan que en la capital no se observan problemas importantes de congestión que influyan en las velocidades medias de circulación, pero se detectan algunas congestiones en varios accesos interurbanos de baja capacidad. Uno de los puntos de mayor concentración de tráfico en Valladolid se localiza en el corredor conformado Arco de Ladrillo-García Morato y el Paseo de Zorrilla. Y precisamente, en el nuevo planeamiento urbano se apunta la intención de intervenir en la intersección entre el paseo de Arco de Ladrillo y el de Juan Carlos I, un punto «crítico», según se apuna desde la Concejalía de Urbanismo Una obra que se integra en las actuaciones previstas en el plan de integración del ferrocarril, pero que se ha incluido parte de su financiación en las inversiones financieramente sostenibles de este año.
El proyecto, que tiene una partida de 60.000 euros, se licitará en breve por la Concejalía de Urbanismo y contempla la construcción de una glorieta partida semaforizada con prioridad para el paseo de Arco de Ladrillo. El nuevo punto de distribución de tráfico servirá para facilitar la distribución del tráfico de entrada y salida de la capital, pero también para conectar los barrios de La Florida y Arcas Reales. La obra en su conjunto contará con un presupuesto de casi 300.000 euros.
Este no será el único cambio que experimentará la zona, que tendrá nuevas conexiones con las zonas este y oeste de la capital. Así, en el proyecto de integración está previsto la construcción de un paso rodado inferior bajo las vías existentes de dos carriles para comunicar las calles Adolfo Suárez y la calle Hípica, con un presupuesto de más de seis millones de euros. Otra nueva conexión es la que se generará con un nuevo túnel rodado de dos carriles, con paso peatonal compartiendo marco, entre el nuevo barrio proyectado de Argales y la calle Tierra de Sepúlveda. El presupuesto de este paso es de más de 7,3 millones.
La movilidad peatonal en la zona también se mejorará con una nueva pasarela peatonal y ciclista entre las calles India y Boston, que costará casi un millón de euros. Por otro lado, n el proyecto de integración también se fijan obras de implantación de nueva red de saneamiento y tanque de tormentas entre la calle Daniel del Olmo y avenida del Valle Esgueva. En concreto, se construirá una conducción en un diámetro estimado de 1.200 a 2.500 milímetros desde la avenida del Valle Esgueva hasta desaguar en el emisario de la margen izquierda a la altura de la calle de Daniel del Olmo, a través del trazado de la línea que une Madrid y Hendaya.


Arco Ladrillo. Aunque el cambio urbanístico más significativo se experimentará con la construcción de paso rodado y peatonal inferior tras el desmontaje del paso elevado de Arco de Ladrillo. El proyecto tiene un presupuesto de más de 17 millones y está previsto que se desarrolle durante este mandato municipal. El proyecto deberá contemplar la construcción de cuatro carriles de circulación rodada para la conexión del paseo Arco de Ladrillo, incluido el tratamiento superior de nueva plaza, y desmontaje del paso elevado. Además, la previsión municipal es que en octubre se afronten las obras de ensanchamiento de la acera de los pares del paseo del Arco de Ladrillo en el tramo entre el paso inferior bajo las vías y la calle Guadalajara, donde se prevé eliminar unas 30 plazas de aparcamiento en línea.