Uno de cada diez, fuera de cobertura

SPC
-

La multinacional Eurona plantea una mayor coordinación entre las administraciones para evitar la desconexión digital de los municipios

Una joven intenta conectarse a internet en una localidad vallisoletana donde casi no hay cobertura - Foto: Jonathan Tajes

La desconexión digital afecta al 12,2 por ciento de los habitantes de Castilla y León. Eurona, la multinacional española de telecomunicaciones, pidió ayer mayor coordinación entre las distintas administraciones públicas para que los planes contra la despoblación y los objetivos de conexión de la Agenda Digital Europea puedan llegar realmente a la población rural.
La empresa considera que las decisiones que tome el Gobierno central deben trasladarse de «forma eficaz» a autonomías, diputaciones provinciales y ayuntamientos, que son, en definitiva, los «grandes ejecutores» de estas medidas por su capilaridad, su conocimiento del territorio y de las necesidades concretas de la población lugareña a la que representan.
Esta coordinación debe sumarse a la unión de fuerzas y al Pacto de Estado que ya propuso Eurona hace unas semanas teniendo en cuenta que la despoblación se ha convertido en un tema de emergencia nacional y que todos los partidos políticos contemplaban en sus programas electorales medidas encaminadas a luchar contra la despoblación.
Entre ellas coincidía la necesidad de que todos los pueblos estén conectados a internet, una medida en línea con los objetivos de Bruselas en la Agenda Digital Europea que marcan que el cien por cien de los hogares deben acceder a la banda ancha de alta velocidad, para, entre otras cosas, acotar esa brecha digital que todavía sufre un 10 por ciento de la población española, como informan en un comunicado recogido por Ical.
En Castilla y León afecta al 12,2 por ciento, por delante de Galicia (29,6%), Asturias (21,9 por ciento), Murcia (17,5 por ciento) y Canarias (15,4 por ciento). En el lado opuesto se encuentran Extremadura, donde solo el cuatro por ciento de la población está desconectada de lo digital, seguido de La Rioja (4,2 por ciento) y Madrid (5,6 por ciento).
La empresa asegura que Internet, además de ser un derecho universal reconocido por la ONU, puede convertirse también en un aliado en la lucha contra la despoblación por las oportunidades que ofrece ya no solo a los habitantes de estas zonas que pueden acceder a la educación a distancia o al teletrabajo, sino también a las empresas locales y emprendedores que, con una óptima conexión a Internet, podrían incluso exportar sus servicios y productos ‘on line’ más allá del propio municipio en plena era del comercio electrónico.
Tecnología satélite

En este contexto precisa que la administración ya tiene en marcha unas ayudas públicas promovidas por Red.es y gestionadas por Eurona que evidencian que la tecnología satélite es la alternativa viable e inmediata para llevar internet a estas zonas rurales despobladas o de difícil orografía. Y es que su carácter global o su capacidad para ofrecer cobertura en cualquier zona, por recóndita que sea, garantizan ese derecho de todos los ciudadanos a estar conectados, estén donde estén.
El consejero delegado de Eurona, Fernando Ojeda, reclamó que los nuevos gobiernos que se formen tras el 26 de mayo en autonomías, diputaciones y ayuntamientos se coordinen con la administración central para abordar el problema de la despoblación.