Ecologistas advierte que toda CyL respira aire perjudicial

SPC
-
Ecologistas advierte que toda CyL respira aire perjudicial - Foto: Alberto Rodrigo

El colectivo asegura en su informe sobre la calidad del aire que todo el territorio de la Comunidad está expuesto a niveles de contaminación que dañan la vegetación

Ecologista en Acción advierte de que toda la población de Castilla y León respira un aire perjudicial para la salud, teniendo en cuenta las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), y que la totalidad del territorio está expuesto a niveles de contaminación que dañan la vegetación.

Según el informe ‘La calidad del aire en el Estado español durante 2018’, presentado hoy, la situación de la Comunidad no es mucho que peor que la del conjunto de España, ya que el informe concluye que el 97 por ciento de la población y el 92 por ciento del territorio estuvieron expuestos a unos niveles de contaminación que superan las niveles aconsejado. “Pese a las abundantes lluvias del pasado año, el cambio climático y el repunte en la quema de combustibles fósiles mantienen un problema que afecta a la salud de la ciudadanía, pero también a los cultivos, bosques y espacios naturales”, se asegura desde el colectivo conservacionista.

En su informe también se resalta que la sentencia de octubre del pasado año del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León que declaró la obligación de la Junta de elaborar y aprobar los preceptivos planes de mejora de la calidad del aire para las zonas Salamanca, Duero Norte, Duero Sur, Montaña Sur, Valle del Tiétar y Alberche y Sur y Este de Castilla y León, por superar los valores objetivo para la protección de la salud y para la protección de la vegetación establecidos por la normativa europea y española de calidad del aire para el contaminante ozono.

En este sentido, apuntan que el ozono troposférico es el contaminante que presenta una mayor extensión y afección a la población, con unos niveles que se mantienen estacionarios o incluso al alza. Esta situación está provocada por el incremento de las temperaturas. “Durante 2018, por el prolongado calor estival, toda la población de la Comunidad estuvo expuesta a concentraciones de ozono peligrosas para la salud humana y vegetal, especialmente en las zonas rurales”, se asegura en el informe.

Las partículas (PM10 y PM25) y el dióxido de azufre en el aire también afectaron a un tercio de la población de Castilla y León, repartida entre las aglomeraciones de León y Valladolid y el entorno de las centrales térmicas del norte de León y Palencia, aunque dentro de los límites legales. No obstante, se advierte que siguen siendo una seria amenaza para la salud, a pesar de que el año pasado se recuperó la tendencia a la baja de estos contaminantes que se inició en 2008, con la crisis económica. Detrás de este descenso, según el colectivo naturalista, se encuentran las elevadas precipitaciones y la inestabilidad atmosférica, que “ contribuyendo de manera importante a mejorar la calidad general del aire”.

Para Ecologistas en Acción, la contaminación del aire debería abordarse como un problema de primer orden, ya que cada año se registran hasta 30.000 muertes prematuras en el Estado español por afecciones derivadas de la contaminación del aire, según la Agencia Europea de Medio Ambiente. Además, los costes sanitarios derivados de la contaminación atmosférica representan al menos 50.000 millones de dólares al año, un 3,5 por ciento del PIB español, según el Banco Mundial, sin considerar el coste de los daños provocados sobre los cultivos y los ecosistemas naturales.

Como propuestas, la asociación asegura que la única forma de mejorar la contaminación del aire en las ciudades es disminuir el tráfico motorizado, potenciando el transporte público, la bicicleta y el tránsito peatonal. A su vez, también plantean promover el ahorro energético, cerrar las centrales térmicas de carbón (Anllares, Compostilla, La Robla y Velilla) y penalizar el diésel.