Pisuerga volvió a vibrar con el baloncesto

M.B
-
Pisuerga volvió a vibrar con el baloncesto

El Carramimbre CBC Valladolid estuvo a un paso de meterse en la Final a 4 por el ascenso a la Liga ACB

Pisuerga volvió a vibrar con el baloncesto. Lo hizo con el Carramimbre CBC Valladolid. Lo hizo tras una LEBOro muy dura, de las más duras de las últimas temporadas, y tras verle a un paso de meterse en la Final a 4 por el ascenso a la ACB.
Aunque para llegar a ese momento, el conjunto que ha entrenado Paco García -que ahora deshoja la margarita de su posible continuidad- tuvo que fajarse para acabar sexto en la fase regular, con 20 victorias en 34 encuentros. De hecho, los pucelanos tuvieron que esperar hasta la última jornada para certificar su presencia, por segundo año consecutivo, en los playoffs de ascenso. En esta ocasión, con cambio de formato, ya que la primera eliminatoria daba plaza en una Final a 4 que, precisamente, se jugará este fin de semana en Bilbao diez años después de la última que se disputó en esta segunda división del baloncesto nacional.
«Se han cumplido todos los objetivos», analizó en su balance de la temporada el propio Paco García, explicando el porqué: «En pretemporada teníamos muy marcado el de ganar las semifinales de la Copa Castilla y León para jugar la final en la televisión y se consiguió, en liga terminamos sextos, salvados a falta de seis jornadas y hemos disputado unos playoffs muy buenos. Esto sabe a gloria y será difícil de repetir».
Las ardillas, como se conocen a los jugadores del equipo vallisoletano, realizaron un final de Liga extraordinario, con seis victorias en las últimas siete jornadas y esa brillante clasificación para el playoff. En el mismo repitieron lo hecho a lo largo del año, competir hasta el último minuto. Tuvieron contra las cuerdas a todo un Melilla, el decano de la LEBOro. De hecho, se pusieron con ventaja por 2-1 con el cuarto encuentro a jugarse en Pisuerga. 
Allí, ese 18 de mayo, el polideportivo Pisuerga volvió a registrar una gran entrada y el baloncesto regresó por la puerta grande a Valladolid.
Al final, el CB Melilla dio la vuelta a la eliminatoria y se metió en esa Final a 4, pero las ardillas disfrutaron e hicieron disfrutar.
Al frente del equipo un Paco García que alcanzó los 1.000 partidos como primer entrenador tras 25 temporadas como tal. El vallisoletano quiere seguir en casa pero necesita algo más: «Si no se llega a un entendimiento, no pasará nada, y si nos entendemos, nos pondremos a trabajar cuanto antes porque ya vamos tarde».
Y en la plantilla, reconocibles como Sergio de la Fuente, el capitán, máximo anotador (449 puntos en la Liga regular) y motor del equipo. El vallisoletano acudirá con la selección española 3x3 a varias citas continentales. Junto a él, Óscar Alvarado, el motor del equipo; otro de la casa, Alex Reyes; y foráneos como Jonathan Kazadi o Seydou Aboubacar, que dio varios pasos al frente ante la dejadez de Bradley Hayes, que salió del equipo por la puerta atrás.
El futuro... dependerá del club y de Paco García.