La mitad de los asalariados, pendientes de un nuevo convenio

Óscar Fraile
-
50.000 trabajadores, pendientes de la firma de su convenio - Foto: Jonathan Tajes

Once de los 22 sectoriales están en proceso de negociación, al igual que 73 de los 102 de empresa, aunque en algunos hay principio de acuerdo. Los de hostelería y comercio son los que afectan a más trabajadores: casi 29.000 entre los dos

La recuperación económica de los últimos años no está suponiendo un mayor nivel de acercamiento entre los sindicatos y las patronales en la negociación colectiva. Es más, los representantes de los trabajadores se quejan de las dificultades que están teniendo para recuperar el terreno perdido en materia salarial durante la crisis, unos años en los que se impuso la moderación salarial en este tipo de acuerdos. Los líderes de UGT y CCOO, así como los de las patronales CEOE y Cepyme firmaron el año pasado el IV Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva, que marcaría las líneas de actuación para las negociaciones hasta 2020. Un documento que recomendaba incrementos salariales mínimos del dos por ciento, más otro uno por ciento en variables, así como situar todos los salarios por encima de los 14.000 euros al año.
Pues bien, trasladar lo que dice el papel a la mesa de negociación está siendo más que complicado para los sindicatos. De hecho, once de los 22 convenios sectoriales de la provincia están en proceso de negociación. Unos acuerdos que afectan a 42.953 personas. En los de empresa, hay 73 de 102 pendientes de firmar y otros 6.775 empleados están pendientes de ellos.
En términos globales, de los 124 convenios que hay en la provincia, 40 están en vigor y 84 se están negociando. Estos últimos afectan a 49.728 trabajadores, el 52,7 por ciento del total, según los datos facilitados por UGT.

EL QUE MÁS AFECTA

Entre los sectoriales, el de hostelería es el que afectan a más empleados, con 14.700. Este convenio lleva más de un año parado por desavenencias entre los trabajadores y la Asociación Provincial de Empresarios de Hostelería (Apeh). Los sindicatos remitieron un texto a la Oficina Territorial de Trabajo con el apoyo de la Asociación de Hoteleros, pero del que se desvinculó la Apeh. 
En el caso del convenio del comercio, que afecta a 14.200 trabajadores, las negociaciones «están siendo complicadas», según Luis Sáez, de CCOO, «por las pretensiones de la patronal» Avadeco. «Proponen incrementos salariales de entre el 1,4 y el 1,5 por ciento, sin cláusulas de revisión ni actualización, además de vincular las subidas salariales al PIB regional, algo con lo que no estamos de acuerdo porque eso puede suponer que esas subidas no lleguen al dos por ciento, que es lo que dice el acuerdo nacional pactado entre sindicatos y patronal», añade. Sáez se queja de que la patronal también quiere aumentar de cuatro a seis los festivos en los que es obligado trabajar y pagar todos a 25 euros, cuando ahora se pagan los dos primeros a 25 euros y los otros dos, a 45 y 50 euros, respectivamente. Además, pretenden eliminar la antigüedad y los complementos por incapacidad temporal. «Son planteamientos muy duros», añade Héctor Yagüez, de UGT. Desde Avadeco consideran que las posiciones no están tan alejadas. «No podemos ignorar la realidad de un sector que  no ha salido de la crisis», señalan la asociación.
Él también está en la negociación del convenio de Oficinas y Despachos, que afecta a 4.748 personas, en el que la postura de la patronal es muy similar a la del Comercio. «También quieren incrementos salariales que no suban del 1,5 por ciento», señala, además de eliminar los complementos a las bajas y vincular las subidas salariales al PIBde Castilla yLeón.

BODEGAS

Otras negociaciones que parecen estar estancadas son las del convenio de Industria y comercio de la vid. La Confederación Vallisoletana de Empresarios (CVE) es la que está ejerciendo de asesora de la patronal en unas reuniones con pocos avances. «Queremos una subida del 3,1 por ciento y ellos la limitan al 1,5 por ciento, lo que significa que incumplen sus propios acuerdos», dice Valentín Cañibano, de CCOO, en referencia al acuerdo estatal entre sindicatos y patronal. Bien es cierto que CVE en este caso está dispuesta a llegar al dos por ciento, pero siempre que el PIB crezca por encima del tres por ciento, «algo que es casi imposible», opina el representante sindical. Otra propuesta de la patronal es  congelar el kilometraje y la antigüedad. «Va a estar dificíl llegar a un acuerdo y, dependiendo de las propuestas que hagan el día 13, en la próxima reunión, nos podemos plantear movilizaciones», añade.
Hay otros convenios donde las posturas están muy cercanas. De hecho, en dos de ellos el acuerdo es total y solo falta el trámite de la publicación del mismo. Es el caso del convenio de Panaderías, que afecta a 1.500 empleados, y el de Confitería artesanal, despachos y obradores, a otros 270. En el primer caso, se ha pactado una subida salarial del 2,5 por ciento a partir de abril de este año y hasta el 31 de diciembre, y del 0,5 por ciento más IPC durante 2020, 2021 y 2022. En el caso de las confiterías, se llegó a un acuerdo el lunes de la semana pasada, pendiente de publicarse, que también estará vigente hasta 2022, con una subida de sueldo del 2,5 por ciento cada año. Además, se ha limitado la contratación a través de empresas de trabajo temporal a un máximo del diez por ciento de plantilla. En el caso del convenio de los trabajadores del campo, la negociación está «muy avanzada», según el propio Cañibano, aunque faltan algunos flecos en el ámbito salarial. Como la mayor parte de los peones deben actualizar su sueldo para llegar al nuevo Salario Mínimo Interprofesional, la patronal ha propuesto una subida del 5,6 por ciento para que la retribución anual pase de unos 11.700 euros a 12.600. Los sindicatos quieren que se cobre eso desde el primer año (la vigencia será de tres) y que los dos restantes se aumente un 2,5 por ciento.
Otros convenios pendientes son el de panadería, en el que ya hay acuerdo; el de la madera, cuyas negociación no han comenzado; el de laboratorios de prótesis dental, que no se puede abordar porque se ha disuelto la patronal; el de piscinas, que está en vigor por ultraactividad desde 2007; y el de tintorerías, acordado desde febrero, pero pendiente de unos cambios impuestos por la Oficina Territorial de Trabajo. Este último contempla subidas salariales de hasta el 11 por ciento.

 


EL APUNTE: Incremento del 1,7%, frente al 2,2% nacional

Los convenios colectivos firmados en Valladolid en los dos últimos años tuvieron incrementos salariales por debajo de la actualización de los del resto de España. Según los datos del Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, en el año 2017 la subida media de los convenios firmados en Valladolid fue del 1,41 por ciento, la misma que en Castilla y León, aunque por debajo del 1,5 por ciento registrado en España. Una situación que se repitió el año pasado, cuando la subida en la provincia fue del 1,68 por ciento, por encima del 1,62 por ciento de la Comunidad, pero por debajo del 1,75 por ciento de España. La situación no ha cambiado en lo que va de año. Entre enero y abril, últimos datos publicados por el Ministerio, el incremento salarial en la provincia ha sido del 1,77 por ciento, frente al 2,21 por ciento de España. De hecho, la de Valladolid es la cuarta subida más baja de la Comunidad, solo por encima de Salamanca (1,47 por ciento), Burgos (1,50 por ciento) y Zamora (1,61 por ciento), y muy lejos de Ávila (2,6 por ciento).