Más de 3.000 personas, a la espera de examen de conducir

ICAL
-

La suspensión de las pruebas desde el 13 de marzo provocó ERTE o cese de actividad en todas las autoescuelas de la Comunidad

Más de 3.000 personas, a la espera de examen de conducir

Las autoescuelas de Castilla y León confían en que el Ministerio de Sanidad autorice la entrada de la Comunidad en la fase II de la desescalada el próximo lunes, 8 de junio, para poder retomar progresivamente una actividad que se frenó en seco el pasado 13 de marzo cuando la Dirección General de Tráfico (DGT) acordó la suspensión de los exámenes de conducir en todo el país.

Desde entonces, más de 3.000 castellanos y leoneses están a la espera poder examinarse y obtener el carné ‘B’, el que permite conducir turismos, furgonetas y vehículos de hasta 3.500 kilos, a los que hay que sumar cerca de 300 que no se ha podido presentar a las pruebas para lograr otras licencias, según las estimaciones de la Federación de Autoescuelas de Castilla y León (Facale).

Su presidente desde enero de 2019, el vallisoletano Arcadio González Toquero, confía en que la entrada en fase II permita reiniciar la actividad a un sector que ha sufrido una total paralización que ha obligado a las más de 400 autoescuelas de la Comunidad a recurrir a ERTE o a ceses de actividad en el caso de los autónomos.

González Toquero explica que será un proceso progresivo que arrancará con el envío de solicitudes de exámenes a la DGT, por lo espera que a finales de la próxima semana se puedan realizar las primera pruebas teóricas, mientras que para las prácticas habrá que espera unos días más. En principio, los primeros exámenes teóricos en reanudarse serán los referidos a las pérdidas de vigencia del permiso de conducir y los de obtención y renovación de la autorización especial para conducir vehículos que transporten mercancías peligrosas. Además, con el fin de descongestionar la situación la actividad examinadora de la DGT se retomarán sin parón estival.

De momento, las llamadas a las autoescuelas para retomar la actividad no están siendo “masivas”, según reconoce el presidente de Facale, aunque confía que con el paso del tiempo la normalidad gane terreno a la incertidumbre.

Tanto para las clases, como para los exámenes, ya sean teóricos o prácticos, se han establecido un protocolo a nivel nacional consensuado con las asociaciones de autoescuelas en el que, según explicó González Toquero, se ha descartado la instalación de mamparas en el interior de los vehículos, tanto por una cuestión de seguridad, dado los problemas que podrían generar para los ocupantes en el caso de la activación del airbag, tanto por una cuestión de homologación.

La realización de las pruebas prácticas son las que más cambios supone debido al espacio limitado del vehículo. El primero de ellos es el que se refiere a la ocupación del habitáculo, ya que solo irá el alumno y el profesor en la parte delantera del vehículo y el examinador, solo, en los asientos traseros. Tanto los alumnos como los profesores deberán llevar guantes y mascarilla, mientras que el examinador utilizará una máscara de protección.

Además, en el momento en que la prueba sea declarada no apta por acumulación de faltas o comisión de una falta eliminatoria, se interrumpirá. El examen no continuará para no prolongar la situación de contacto social. Además, las explicaciones sobre la realización del examen se darán siempre fuera del vehículo manteniendo la distancia recomendada.

En el caso de los exámenes prácticos de moto, en los sistemas de comunicación entre examinador y alumno se exigirá un intercomunicador manos libres bidireccional. La protección del mismo frente al riesgo sanitario será a cargo de la escuela, recomendándose que el micrófono sea de uso individual. Asimismo, no se admitirá la utilización de equipos en los que el examinador se vea obligado a su manipulación o a tener que colocárselos en oídos (auriculares) o provistos de micrófonos que queden alojados próximos a la boca, salvo que pueda garantizarse su total higienización.

Desinfección

Además, las autoescuelas serán las responsables de la correcta limpieza y desinfección de los vehículos, después de cada clase, así como de la limpieza del mismo al finalizar cada examen. 

Debido a la necesaria distancia de separación entre aspirantes, la capacidad de las aulas se verá disminuida a un tercio, de modo que en la medida que sea posible se incrementarán las convocatorias para dar respuesta a la demanda. Los aspirantes deberán llevar siempre guantes y mascarillas que deberán traer consigo y dispondrán de hidrogel para su uso cuando sea necesario. Durante todo el examen se garantizará la distancia mínima de dos metros entre alumnos.

La entrada en fase II también conlleva la reapertura de las Jefaturas Provinciales de Tráfico, que según la DGT se realizará de forma progresiva para garantizar la seguridad y salud tanto de dichos empleados públicos como del resto de la ciudadanía, así como asegurar una adecuada prestación de servicio. Como venía siendo habitual antes de la pandemia, la atención de los ciudadanos en las Jefaturas Provinciales de Tráfico se seguirá realizando solo mediante?cita previa, solicitándola en el teléfono 060 o por internet, a partir del mismo día en que se produzca la apertura de la Jefatura.

Desde la DGT se recomienda acudir a la Jefatura cinco minutos antes de la cita y llevar el documento de identidad y el justificante de cita. Además, se recuerda que el uso de la mascarilla dentro de la oficina es obligatorio y que está prohibida la entrada a las oficinas con acompañantes, salvo causa justificada.