Argüello saluda la reapertura de templos

D.V.
-

El obispo auxiliar de Valladolid apela a la "prudencia" pero también a "vencer el miedo"

Luis Argüello, con mascarilla. - Foto: D.V.

El obispo auxiliar de Valladolid, Javier Argüello, ha expresado su felicidad por el reinicio del culto, este lunes 18 de mayo, coincidiendo además con la celebración del centenario del nacimiento de San Juan Pablo II, de quien ha hecho suyas las primeras palabras que, "a pulmón lleno", pronunciara el pontífice polaco en la Plaza de San Pedro: "¡No tengáis miedo, abrid las puertas al redentor!"

Es la frase que Argüello ha rememorado, a través de un mensaje lanzado a sus feligreses, para simbolizar el sentimiento que le embarga ante la reapertura de los templos, y todo ello en un marco como la Iglesia de Las Angustias, en Valladolid capital. En su alocución, el obispo auxiliar, en declaraciones recogidas por Europa Press, recuerda que la "prudencia" es buena consejera ante los peligros de contagio que supone el coronavirus pero, al mismo tiempo, subraya que esa reapertura de templos entraña que también Dios "abre las puertas de su corazón" y que nosotros estamos llamados a hacer lo propio para que "desde la confianza" podamos "vencer al miedo".

Pese a las restricción impuestas por el Estado de Alarma, Argüello ha precisado que la Iglesia ha permanecido abierta y que el Señor, "en el aprieto, nos ha dado anchura, la anchura del deseo de poder encontrarnos con él, de poder abrazarnos con los hermanos, un deseo cultivado en nuestras casas, la Iglesia doméstica, en la oración familiar y la lectura de la palabra, que tanto tiene que decirnos en este momento, que ilumina nuestra condición vulnerable, que nos hace gemir y quejarnos al Señor por los males que nos afligen".

Su mensaje, "como un toque de campanas", ha llevado también al obispo auxiliar a convocar a los feligreses a la Eucaristía y a redoblar su esfuerzo por ser "más hermanos, más amigos, más cercanos y más entregados a los demás y para acercarnos al Señor, que en el aprieto nos ha dado anchura".