Valladolid, a la cabeza en la caída de inversión crediticia

ICAL
-
Valladolid, a la cabeza en la caída de inversión crediticia

La provincia registró un descenso del 3,6 por ciento en la concesión de créditos del sistema financiero durante el primer trimestre del año en comparación con el mismo periodo de 2018

Los créditos del sistema financiero en Castilla y León siguen cayendo en picado. Los datos del primer trimestre del ejercicio 2019 reflejan que la inversión crediticia volvió a descender respecto al año anterior y ya va una década de estrechamientos continuados en la que se dejaron en el camino 32.329,3 millones de euros para impulsar la productividad.

En el caso de Valladolid el descenso fue del 3,6 por ciento, la mayor caída de la Comunidad, solo por detrás de León, con un 3,7%.

Los datos que facilita el Ejecutivo autonómico, recogidos por Ical, reflejan que los créditos del sistema bancario regional sumaron 43.259,4 millones de euros en el primer trimestre de este año, lo que supone una bajada del 2,9 por ciento respecto a 2018 y un desplome del 42,7 por ciento acumulado en los últimos diez años, respecto al máximo alcanzado en los tres primeros meses de 2009, cuando había circulando créditos bancarios por valor de 75.588,78 millones.

La crisis puede explicar las caídas hasta 2014, pero es que la contracción no se ha frenado con la recuperación y la sangría se ha seguido produciendo año tras años con o sin recesión en las cifras macro. El dato retrotrae así a la Comunidad por debajo de las cifras del año 2005, cuando había 43.598,9 millones circulando en créditos.

Por el contrario, los depósitos, los ahorros de los castellanos y leoneses, siguieron al alza, y alcanzaron los 68.006,1 millones de euros, con un aumento del 3,7 por ciento respecto a 2018, el máximo de la serie histórica en la Comunidad. Castilla y León presenta así un volumen de ahorro de 24.746,7 millones más que de inversión, un dinero en el sector bancario que sirve para financiar el crecimiento de otras economías más dinámicas.

Generar confianza

La Confederación de Organizaciones Empresariales de Castilla y León (Cecale) se mostraron contundentes y defendieron que está claro que la incertidumbre política “afecta a la economía y en particular, a las decisiones de inversión”. “Una situación política tildada por la inestabilidad no genera confianza al empresario, que busca entornos atractivos donde rentabilizar sus proyectos innovadores, basados en crecimientos competitivamente sostenibles y atractivos para fidelizar talento”.

En este sentido, argumentaron desde la patronal autonómica que la estabilidad política y jurídica de un territorio “son piedras angulares para atraer inversión productiva e innovadora”. Asimismo, defendieron que también contribuye la menor presión fiscal a la que esté sujeto el empresario, “no solo por el propio ritmo de la actividad, sino también por su localización, como factor competitivo diferencial para atraer mayor inversión, que a su vez contribuirá a acelerar la capacidad recaudatoria, a impulsar el consumo y un mayor nivel de empleo”.

En este contexto, Cecale insistió en que que urge reducir la carga fiscal empresarial, así como una armonización del sistema tributario entre las diferentes comunidades autónomas y, en especial, con las limítrofes. Y, todo ello, con un denominador común, como es “dotarse de menor complejidad y mayor estabilidad a la carga normativa tributaria, que contribuya y anime a acelerar los proyectos de inversión empresarial”.

Los empresarios también recalcaron que los polígonos industriales y empresariales de Castilla y León deben de dotarse de adecuadas infraestructuras para facilitar la operatividad de la actividad productiva, con un impulso a “la conexión a redes de alta capacidad (5G), o la disponibilidad de suficientes centros para tratamiento agua y gestión de residuos, o la posibilidad de adquirir suelo a precio razonable y precompetitivo”.

Cecale también apostó por poner en valor y capitalizar la potencia energética de Castilla y León y disponer de mayores ejes y centros logísticos que faciliten la intermodalidad y la reducción de tiempos de espera en el transporte. “Estos son algunos de los factores que se han de impulsar con mayor celeridad con el fin de que Castilla y León se convierta en un área más atractiva para la inversión empresarial”, sentenciaron.

Provincias

Un análisis provincial indica que los créditos sólo crecieron respecto a 2018 en Soria (1.658,9 millones de euros), un 2,5 por ciento; y descendieron en Burgos (7.212,4 millones), un cuatro por ciento; en León (6.777,9), un 3,7 por ciento; en Palencia (2.399,2); en Zamora (2.275,2); en Segovia (2.522,6), un 3,5 por ciento; un 3,1 por ciento; en Ávila (2.190,6), un 2,7 por ciento; y en Salamanca (5.525,5), un 1,5 por ciento.

En cuanto a los depósitos, se elevaron en todas las provincias de la Comunidad, en Valladolid (14.791,9 millones de euros), un 7,9 por ciento; en Palencia (4.700 millones), un 4,6 por ciento; en Zamora (5.002,5), un 3,9 por ciento; en Soria (3.405,3), un 3,7 por ciento; en Burgos (10.770,9), un 3,6 por ciento; en Salamanca (9.046), un 2,9 por ciento; en Ávila (4.168,2), un 1,5 por ciento; en León (11.992,2), un 1,3 por ciento; y en Segovia (4.128,2), un 0,2 por ciento.