La Comunidad vive una fase "expansiva" en análisis sensorial

SPC
-
El investigador de análisis sensorial del Itacyl Miguel Sanz Calvo intervien en la Jornada 'Márketing social en alimentos de Castilla y León' con la conferencia 'Análisis sensorial: de la percepción del catador a la emoción del consumidor'. - Foto: Ical

El Itacyl acoge una jornada bajo el título de 'Marketing sensorial en alimentos de Castilla y León'

El responsable de análisis sensorial en el Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León (Itacyl), Miguel Ángel Sanz, reconoció hoy que la Comunidad se encuentra en una fase “muy expansiva” en lo que a la aplicación del análisis sensorial se refiere con el fin de impulsar y favorecer la adquisición de productos de Castilla y León. Así se puso de manifiesto en el desarrollo de la jornada ‘Marketing sensorial en alimentos de Castilla y León’ que hoy se ha celebrado en el Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León (Itacyl).

La jornada, dirigida a empresarios, técnicos de calidad e innovación, directores comerciales o responsables de comunicación, pretendía dar a conocer los aspectos relacionados con la neurociencia y el marketing en el campo del análisis sectorial desde una sala de cata hasta las diferentes acciones de compra y consumo, como informa Ical.

El marketing sensorial abarca el estudio, investigación y puesta en marcha de acciones orientadas a crear emociones, recuerdos y sensaciones en el consumidor por medio de la estimulación de sus sentidos. Esta estrategia tiene fundamentalmente tres finalidades: crear y fortalecer al máximo el vínculo entre consumidor y marca; fomentar el uso o la adquisición de productos o servicios a través de los recuerdos; y hacer que el acto de compra sea placentero y crear una experiencia que se grabe en la conciencia del cliente.

Sanz reconoció que en esta materia Castilla y León “no es nada atrasada” respecto al resto de España “ni nada por el estilo”. En declaraciones a Ical, explicó que centros como el Itacyl, en colaboración con las universidades, están trabajando “muchísimo” atendiendo a la elevada riqueza del producto con el que cuenta Castilla y León. Aunque apostilló que no es lo mismo hacer alusión a productos pequeños “que no mueven mucho dinero”, incidió en el potencial de la Comunidad, que utiliza “metodologías modernas”.

Con esta base, abogó por “dar un paso más” y abordar “otros campos” en los que se requiere de gente de otras disciplinas. “Se puede llegar mucho más fácil a mercados que hoy por hoy están más cerrados”, algo que pasaría en muchos casos por conocer “a qué gente llegamos”. A su juicio, se insiste en la calidad, que es un elemento fundamental, pero “nos hemos quedado con la calidad y hay que dar un paso más”, reiteró.

Dentro del proceso de internacionalización, el mercado iberoamericano tiene un potencial importante, en especial al estar apoyado por la misma lengua. “Es importante salir al otro lado del Atlántico” además de buscar caminos en Europa donde la reglamentación de las marcas de calidad “nos puede acompañar bastante”, declaró.

El viceconsejero de Desarrollo Rural, Jorge Llorente, que fue el encargado de inaugurar esta jornada, puso de relieve el peso “muy fuerte” que tiene la industria en Castilla y León, pero recordó que gran parte del valor añadido viene aportado por la agroindustria. A su juicio, la calidad de los alimentos es “clave” desde todos los puntos de vista, incluido el organoléptico, que es un examen de calidad que desarrolla el Departamento de Análisis Sensorial.

Conscientes de que “el consumidor es el que manda”, Llorente insistió en la importancia de abarcar “toda la cadena de valor” para intentar satisfacer todas las emociones que busca el consumidor, aspecto en el que cobra mayor relevancia el análisis sensorial. Para seguir creando valor, la comunicación se presenta como “uno de los retos” más relevantes a la hora de que Castilla y León se mantenga como “una Comunidad competitiva en la búsqueda de la calidad alimentaria”, declaró.