Los quiosqueros de Valladolid alertan de su precariedad

D.V.
-

'Venden', en una protesta organizada hoy, su establecimiento para alertar de la situación que atraviesan por la congelación de las ventas de prensa

Marta muestra un cartel de 'Se vende' junto a su quiosco de la calle Teresa Gil de Valladolid para alertar de su situación por la congelación de las ventas de la prensa - Foto: Rubén Cacho (Ical)

Los quiosqueros de Valladolid colocaron hoy un cartel de 'Se vende' en sus establecimientos para alertar a la sociedad y a las administraciones públicas de la “difícil” situación por la que atraviesan por la congelación de las ventas de prensa y revistas desde que se inició el estado de alarma. Por ello, el colectivo, formado por medio centenar de profesionales en la ciudad, recuerda que el cierre de los establecimientos públicos en la ciudad, principalmente los hosteleros, ha restado las ventas habituales en prensa diaria y no diaria, informa Ical.

Ahora, cuando se restablece el comercio, los servicios y la hostelería, los quiosqueros denuncian que una norma “no escrita en ningún lado está impidiendo que bares, cafeterías, despachos profesionales, peluquerías o salones de belleza, así como algunos centros cívicos, vuelvan a adquirir la prensa escrita que habitualmente compraban para ofrecérsela a sus clientes y usuarios”.

Por este motivo, apelaron a las administraciones para que ayuden a un sector que se ha reducido a la mitad en los últimos años, con tan sólo 200 de los 400 quioscos que existía en la ciudad hace pocos años. También piden una reducción sensible de los impuestos y tasas que tienen que abonar por sus negocios para “tratar de salvar un sector que representan un hito comercial en las ciudades y cumple muchos más servicios que la venta de la prensa”. Igualmente, rogaron a los clientes habituales que vuelvan a adquirir la prensa y las revistas que hacen viables estos establecimientos.