Las grandes obras apuran los plazos para estar en elecciones

M.R.I.
-
191218JT_0177.JPG - Foto: Jonathan Tajes

El nuevo túnel de Rafael Cano se retrasa hasta febrero y el Espacio Joven de La Rondilla a junio. Los accesos al parking de la Plaza Mayor estarán en Semana Santa

Con la llegada del nuevo año comienza también la cuenta atrás para la finalización de varios de los grandes proyectos municipales de este mandato. Muchos vienen presupuestados de ejercicios anteriores y otros figuran en las nuevas cuentas. Entre ellos están algunos con mucho impacto ciudadano, como la nueva plaza deprimida que se está construyendo en Rafael Cano para salvar las vías del tren en La Pilarica, pero también apuestas personales del alcalde como el cambio de los accesos al aparcamiento de la Plaza Mayor. Estas dos infraestructuras, si se cumplen los plazos previstos, deberían estar finalizadas y operativas en el primer trimestre del año, pero hay otras como el nuevo Espacio Joven de la Rondilla que apuran los plazos para intentar estar listas antes de las elecciones municipales de mayo.
Los plazos determinarán el balance del equipo de Gobierno y se utilizarán por la oposición para criticar la gestión. Además, el periodo electoral, que se prolonga 54 días desde la convocatoria de las elecciones hasta jornada de votación, que será el próximo 26 de mayo, limita las inauguraciones. De hecho, una vez publicado, este decreto entra en vigor la prohibición inauguraciones y campañas de propaganda institucional con logros del mandato, y sólo se permiten las puramente informativas, Las juntas electorales son las encargadas de vigilar el cumplimiento esta directriz pero sólo intervienen si hay denuncia.
En principio, fuera de estas limitaciones se quedará la inauguración del nuevo paso de Rafael Cano, en La Pilarica El entorno de esta plaza y de la calle Salud cambiará por completo en unos meses. Las obras para construir el paso deprimido en la plaza van con retraso, después de haber superado la fase crítica de encajar bajo las vías la nueva estructura que permitirá el paso de peatones y servicios de emergencia, y se espera que estén listas en febrero. Ya son visibles los trabajos para urbanizar la zona, con la colocación de los bancos de hormigón, aunque queda pendiente la construcción de las escaleras, las rampas y la iluminación para dejar enlazado el barrio con este nuevo paso tras el cierre del anterior a finales de 2015. 

 

Más información en edición impresa