Sin monumento al cofrade hasta después de Semana Santa

R. Gris
-
Sin monumento al cofrade hasta después de Semana Santa - Foto: Jonatan Tajes

La artista vallisoletana Belén González asegura que llegó a un acuerdo con León de la Riva y que después el equipo de Óscar Puente convocó un concurso para hacer la escultura

Valladolid contará con el Monumento al Cofrade «en algo más de dos meses». Así lo pone de manifiesto la concejal de Cultura, Ana Redondo. La figura que honrará a los 11.000 cofrades que procesionan cada año por las calles de la ciudad será una realidad «poco tiempo después» de la Semana Santa, aunque no llegará exento de polémica. El Ayuntamiento ha convocado un concurso público al que se han presentado 17 artistas diferentes, cuyos proyectos se dieron a conocer la semana pasada a los miembros de un jurado compuesto por artistas, técnicos y el presidente de la Junta de Cofradías de Valladolid, Isaías Martínez, entre otros. El Consistorio tiene pendiente abrir las ofertas económicas que han presentado estos 17 artistas y, finalmente, adjudicar el trabajo al escultor que convenza más a los miembros del jurado. «Creemos que en un mes estará adjudicado y en otros dos será una realidad», comentó Redondo. 
El lugar elegido serán los jardines de la plaza de Portugalete junto a la Catedral, ya que desde la Concejalía de Cultura se entiende que la estatua no debe entorpecer las actividades que se realizan a lo largo de todo el año en la zona y el paso de las procesiones.
Todo parece indicar que la escultura será una realidad en pocos meses, pero llega entre polémica. La artista Belén González Díaz asegura que tenía un contrato verbal con el anterior alcalde Javier León de la Riva para la realización de esta estatua. La artista incluso llegó a hacer una escultura sobre el boceto, así como dibujos en proyección lo que, evidentemente, le conllevó unos gastos económicos. 
Con la llegada del nuevo equipo de Gobierno encabezado por el alcalde, Óscar Puente, este proyecto quedó relegado. La artista afirma que lo presentó a los miembros de la Junta de Cofradías. Desde la Junta de Cofradías aclaran que este proyecto no representaba los valores de la Semana Santa de Valladolid. Al conocer esta circunstancia y siempre según la versión explicada a este periódico por la concejal Ana Redondo, el Consistorio convocó el concurso público para la construcción de la estatua, que está a punto de concluir. ?
Sin embargo, la artista se siente completamente engañada, ya que considera que León de la Riva ya le  había adjudicado la obra, aunque fuera de manera verbal y porque ella tuvo que gastar su tiempo y su dinero en la elaboración de los bocetos y la escultura, así como en viajes que realizó a Madrid. «Incluso tenía los presupuestos de los fundidores», comenta la propia artista. 
González indicó que habló con miembros de la Junta de Cofradías en 2017 y le indicaron que les gustaba, pero que tenía que hablar con el Ayuntamiento. «No ha habido más respuesta que un concurso bajo plica donde yo no puedo presentarme porque una de las condiciones es que sea un proyecto secreto y el mío lo conocen los dos últimos presidentes de la Junta de Cofradías y el Ayuntamiento». 
La artista manifestó que la secretaria de la concejala de Cultura la llamó por teléfono para advertirla de que se iba a convocar un concurso y le recomendó que se presentara. «La concejala sabe perfectamente que no me puedo presentar. Si lo gano todo el mundo dirá que la escultura se conocía. Me han dejado en desigualdad con cualquier otra persona». Un extremo que la concejala negó de forma categórica, ya que entiende que sí podía haberse presentado con otra figura o modificando la anterior. «Incluso la misma también habría valido al no haberse presentado antes», comentó Redondo. Por el contrario, la escultora entiende que el trabajo estaba adjudicado. «Los artistas tenemos una dignidad que tenemos que defender. Los que van a pagar esta situación son los artistas que se han presentado y yo. Los políticos no lo van a pagar».
La edil indicó que la artista acudió al Tribunal Administrativo de Recursos Contractuales de Castilla y León (Tarcyl), donde no se dio la razón a la artista. «Ha indicado que no tiene base». Esta negativa, según la concejala, permite que el concurso público continúe y no se paralice. 
Sin embargo, la artista ha interpuesto un recurso contencioso administrativo contra la decisión del Ayuntamiento de aprobar un concurso para la realización del monumento.