El gasóleo y la luz suben y se congelan los impuestos

M,R.I.
-
reportaje en la gasolinera, gente repostando, reportaje en la gasolinera sobrelos carteles de diesel y gasolina que los van a cambiar y pondran E5,E10, B7 y B10 - Foto: Rueda Villaverde

Los vallisoletanos notarán la subida de 4,8 céntimos por litro en las gasolineras de la región desde el próximo 1 de enero

as alegrías navideñas hacen estragos en las economías familiares, que este año afrontarán la temida cuesta de enero con más dificultad por las importantes subidas en el precio de los combustibles y de la luz. Castilla y León es una de las regiones que desde el próximo 1 de enero deberá aplicar un recargo de 4,8 céntimos por litro por una de las medidas fiscales incluidas en los presupuestos en vigor para equiparar el tramo autonómico del Impuesto sobre Hidrocarburos en todo el país. Además, las previsiones del Banco Mundial apuntan a que el coste del crudo se eleve un 2,7%, lo conllevaría una repercusión del 1,3% en el coste final de la gasolina y del gasóleo.
Una subida similar a la que se espera en el recibo de la luz aunque el Gobierno anuncie que mantendrá congelada la parte regulada del recibo. Los analista consideran que según el comportamiento previsto en el mercado mayorista de la electricidad para 2019, el coste de la luz puede crecer un 4% si el Gobierno reinstaura el impuesto que cobra a las eléctricas por generar la electricidad. Por contra, la Tarifa de Último Recurso (TUR) de gas natural bajará a partir del próximo 1 de enero en torno a un 4,4% de media respecto al último trimestre del año, según estimaciones facilitadas a Europa Press en fuentes del sector. La TUR1, a la que están acogidos fundamentalmente los clientes que utilizan el gas para el suministro de agua caliente y cocina y cuyo consumo no excede los 5.000 kilovatios hora (KWh) anuales, bajará en torno a un 3,7%, mientras que la TUR 2, que emplean consumidores que también tienen calefacción de gas (entre 5.000 y 50.000 KWh al año) lo hará un 4,7%. Este abaratamiento en el recibo del gas para el primer trimestre de 2019 se debe, principalmente, a una caída en el coste de la materia prima en los mercados internacionales de casi el 11%.
 

Más información en edición impresa