Puente compromete un mandato "muy social"

M.Rodríguez
-

El alcalde compromete un mandato "muy social" pero también anuncia mejoras en las infraestructuras y dotaciones, en la movilidad y el transporte público, en el fomento del empleo y la vivienda social

El recién investido alcalde de Valladolid, Óscar Puente, mostró un tono muy conciliador e institucional en su primer discurso, donde reiteró su apuesta por seguir con el "cambio" iniciado el pasado mandato en el Ayuntamiento de Valladolid. En este sentido, su primera invitación fue a un "mandato cordial y constructivo" y tendió la mano a los grupos de la oposición para modificar el reglamento municipal y "mejorar" las condiciones en las que trabajan, un guiño a la petición de "más medios" realizada desde las filas del PP.

Puente también realizó un repaso por los compromisos que ha adquirido su formación para el nuevo mandato, que se han fijado en los 150 puntos del acuerdo programático con VTLP, y destacó las medidas sociales porque entiende que fundamental. mientras no se alcance "el grado de bienestar suficiente para garantizar unos mínimos de dignidad a la totalidad de la población". En este sentido habló de nuevos centros de mayores, mejorar la movilidad y fomentar el transporte público, entre otras medidas. Aunque no se olvidó de los tres grandes proyectos del mandato: la integración, el Campus de la Justicia y el Parque Agroalimentario.

Puente encara un mandato en el que invitó a los grupos municipales a "soñar" y a trabajar por Valladolid "con mejor tono y más diálogo".Tras recordar algunos de los avances conseguidos en los últimos años en materia de empleo, política social, que seguirá siendo “la prioridad máxima mientras no se garantice unos mínimos de dignidad a la totalidad de la población” o en materia turístico, un ámbito en el que Valladolid ha conseguido un importante crecimiento, Puente hizo referencia a los tres “grandes proyectos” que destacan por encima del resto en la legislatura que hoy comienza: la integración ferroviaria, la Ciudad de la Justicia y el Parque Agroalimentario, informa Ical.

En relación a la integración ferroviaria, Puente estimó que deberá abordarse “sin demora” porque la ciudadanía reclama “realidades” que hay que darle en este mandato. Sobre la Ciudad de la Justicia, instó a que salga “definitivamente” del ámbito municipal para quedar en manos del Ministerio de Justicia. Por último, en relación al Parque Agroalimentario, abogó por su impulso durante este mandato. Dado que ninguno de estos proyectos depende exclusivamente del Ayuntamiento, llamó a la colaboración entre administraciones y apeló a los próximos gobiernos de España y Castilla y León para que apuesten por estos proyectos y les otorguen “la mayor atención posible”.

Después de muchos años del Ayuntamiento de Valladolid “inmerso en una dinámica perversa”, llamó a los grupos municipales a que aporten “ideas, soluciones e iniciativas que redunden en beneficio de la ciudadanía” y que lo hagan “de verdad” con la óptica que el gobierno requiere. Puente también confió en que en el próximo mandato haya “mayor altura de miras” y se dejen a un lado “actitudes populistas o revanchistas” y que se dote a los grupos municipales “de medios similares a los que disponen ayuntamientos de nuestro tamaño, importancia y presupuesto” para que así las próximas corporaciones trabajen en un entorno “más estable” y en mejores condiciones.

Igualmente, Puente expresó su deseo de que en este mandato se registre un “mejor tono” y mejores relaciones entre los grupos de gobierno y de la oposición porque “la crítica política no debe estar reñida con las buenas formas” y pidió que el insulto y la descalificación sean “desterrados” del debate y, en su lugar, se hable de política, de ciudad, de proyectos, de ideas, de futuro y no “de desahogos personales”.

Grupos municipales

El portavoz del Grupo Municipal Socialista en el Ayuntamiento de Valladolid, Pedro Herrero, reivindicó “tres claves” fundamentales de su hoja de servicios en el Consistorio, entre las que aludió a la visión a largo plazo, porque defendió que el PSOE no es “una formación política novel ni de paso, ni al albur de modas ni oportunismos”, sino que se convierte en “la que más tiempo ha gobernado este ayuntamiento desde la recuperación de la democracia” tras ganas las elecciones después de 32 años y asumiendo la función de “liderar el gobierno municipal con la misma responsabilidad con la que asumió la de liderar la oposición cada vez que tuvo que hacerlo”.

Herrero, que incidió en que el encargo de seguir dirigiendo el Ayuntamiento de Valladolid “ni nos abruma ni nos envanece”, hizo alusión también a la importancia de poner en valor la sinceridad ante la “paradoja escandalosa” de que exponer a la ciudadanía la verdad “sin aditivos” se haya convertido en “un riesgo político”. A su juicio, el fariseísmo es “inherente a la táctica de la crispación”, que recordó que fue la que “tristemente contaminó el clima político de esta casa durante el mandato que acabamos de dejar atrás y que no puede volver a repetirse bajo ningún concepto”, reclamó.

Por todo ello, Herrero instó a los grupos políticos a instaurar en la Corporación municipal “un clima de sinceridad, que es a la política “lo que el agua oxigenada a las heridas” porque “escuece pero desinfecta”. También llamó a los concejales de Valladolid Toma La Palabra (VTLP) a “reparar nuestras cicatrices y mejorar el uso de lo que fuimos capaces de modelar y poner al servicio de esta ciudad”, dijo.

Por último, Herrero reclamó hacer política “para toda la ciudadanía” y desarrollarlo “sin sectarismos y sin distinciones” porque tan solo asumiendo la naturaleza “plural y diversa de nuestra sociedad” se podrá prestar a la ciudadanía “el verdadero servicio público que de nosotros se espera”. Además, incidió en que transigir supone “sembrar convivencia”, que no podrá “exportarse a la calle si aquí no impera”.

Primer grupo de la oposición

La portavoz del Grupo Municipal Popular, Pilar del Olmo, garantizó una oposición “firme, leal y constructiva” para diseñar una ciudad “más cómoda, más habitable y más sana”, y confió en que los integrantes de la Corporación Municipal terminen la legislatura “satisfechos de haber realizado bien nuestro trabajo”, bien sea en al frente del Consistorio o en la oposición. Para Del Olmo, que recordó al equipo de gobierno su obligación de gobernar “para todos”, reconoció que en algunos asuntos resultará “muy fácil” alcanzar acuerdos, como en el caso de la Mancomunidad de Interés General Urbana, aunque en otros el acuerdo resultará “más difícil”, como es el caso de la integración del ferrocarril, que los ‘populares’ mantuvieron que es “factible y mejor para la ciudad”.

De hecho, Del Olmo avanzó que la intención del PP es “no perder el tiempo en debates estériles” y la tarea de “impulso” que los ‘populares’ asumen como primera fuerza de la oposición hará que tiendan la mano para llegar a pactos de ciudad “en temas de calado”, entre ellos ofreció al alcalde de Valladolid posibles acuerdos en la elaboración de un pacto para diseñar “la Valladolid de mediados del siglo XXI” reforzando el diálogo entre políticos y sociedad civil; un acuerdo para el impulso económico de Valladolid en los próximos diez años, con especial incidencia en el empleo; un pacto de ciudad por una movilidad sostenible desde el punto de vista medioambiental, pero también social para hacer “la vida más fácil a los peatones”; y un acuerdo en materia de financiación local.

Durante estos años, Del Olmo avanzó que los ‘populares’ también harán hincapié en tres aspectos, como son las políticas sociales, con avances en materia de igualdad y de lucha contra la violencia de género; en la dimensión cultural de la ciudad “como seña de identidad y como activo al servicio del desarrollo”; y en la búsqueda de una administración municipal “más moderna, transparente y eficaz”.

Socios de gobierno

Desde Valladolid Toma La Palabra (VTLP), María Sánchez, deseó “un buen trabajo” en beneficio de la ciudad a la nueva corporación en un momento político “marcado por la pluralidad y la necesidad de acuerdo”. Después de unos días de idas y venidas en las negociaciones con el Grupo Socialista para formar gobierno en el Consistorio vallisoletano, Sánchez pidió disculpas porque las fuerzas que en la pasada legislatura compartieron el gobierno municipal han hecho “difícil” lo que esperaba gran parte de la ciudadanía después de demostrar durante cuatro años “que éramos capaces de llegar a acuerdos por el interés de la ciudad”.

Sin embargo, se felicitó porque aseguró que ese espíritu “vuelve a primar hoy” lo que ha llevado a acodar con el PSOE una hoja de ruta con los primeros 150 puntos que cuenta “con el respaldo de la mayoría absoluta de este pleno para los próximos cuatro años”. Aunque reconoció que en los últimos cuatro años se ha producido “un cambio en las prioridades sociales y en la apertura de cauces de participación”, aludió al “riesgo” que existe por la autocomplacencia. “No debemos conformarnos con afirmar que hay cosas que están ahora mejor que hace cuatro años” sino que abogó por poner la mirada en “todas aquellas que aún están por hacer”, con especial incidencia en “los grandes retos de nuestro tiempo”.

Sin olvidar los grandes retos, como el cambio climático o la desigualdad entre hombres y mujeres, Sánchez instó a mirar “nuestros barrios y nuestras calles” que confió en que estén “llenos de vida, con pequeños comercios, con actividad cultural en cada plaza” y que tenga “facilidades para moverse sin depender del coche”, además de viviendas dignas y servicios públicos “de calidad”. Sánchez aseguró que VTLP trabajará por ello “siendo fiel a sus principios” y abrió el programa de la formación a la ciudadanía. “No podemos prometer que no nos vayamos a equivocar, pero sí damos nuestra palabra de que nunca nos vamos a esconder”, sentenció.

Una ciudad con potencial

Por parte de Cs, Martín José Fernández Antolín, se dirigió al alcalde para pedirle que las decisiones que adopte no solo vayan en beneficio de la ciudad, sino que busquen “el consenso y el bien común” ya que, de lo contrario, advirtió de que Cs no podrá situarse “más que junto a los vecinos de esta ciudad y frente a usted” dentro de la labor de oposición de la formación naranja que llevará “el sello del rigor y de la búsqueda de la mayor eficiencia en la gestión”.

Fernández Antolín puso de relieve el potencial con el que cuenta la ciudad y estimó que la legislatura que hoy comienza debe suponer “un cambio y un avance en medidas de integración reales” en la construcción de un modelo de ciudad que sea “un referente a nivel autonómico y nacional” y que sea “habitable, activa y atractiva” pero que también sea “solidaria”.

Debut en el Ayuntamiento

Por parte de Vox, el único concejal de la formación de Santiago Abascal en el Ayuntamiento de Valladolid, Javier García, avanzó que Vox “viene para quedarse, sin complejos y sin las falsas etiquetas que nos quieren adjudicar”, y advirtió de que la labor de Vox durante los cuatro próximos años en la oposición será “ejercer la vigilancia y control del equipo de gobierno” para que trabaje “por el bien común y el beneficio de la sociedad en su conjunto, lejos de sectarismos, de clientelismos y de subvenciones sin control”.

García estimó que hay “mucho trabajo por hacer por Valladolid” y destacó que no es posible “perder otros cuatro años” sin hacer el soterramiento, sin un nuevo Plan General de Ordenación Urbana, sin el Parque Agroalimentario o sin la Ciudad de la Justicia. El concejal de Vox pidió “relanzar la actividad económica de la ciudad” con el Ayuntamiento como “motor de cambio” y recuperar “el orgullo de ser vallisoletano y español”, dijo.

El edil se refirió al soterramiento como el “proyecto estratégico” de la legislatura que permitiría eliminar la “barrera física” que separa los barrios del centro y crea ciudadanos “de primera y de segunda”, además de que los terrenos liberados serían “infinitamente más atractivos” para empresas tecnológicas, de servicios y financieras, además de para la construcción de vivienda libre y protegida, lo que permitirá poner a Valladolid “en el mapa de España” generando un impulso económico y social “similar a lo que significó el proyecto olímpico para Barcelona en 1992”. Sobre la forma de pago, el concejal aseguró que se podría pagar con el presupuesto de 300 millones ya aprobados por la Sociedad Valladolid Alta Velocidad, concluyó.

 

GALERÍA DE FOTOS

Puente compromete un mandato
Puente compromete un mandato "muy social"