Juicio por agredir a tres policías municipales en Las Viudas

D.V.
-

El Ministerio Fiscal pide un año y nueve meses por atentado a los agentes de la autoridad para cada uno de los cinco acusados y solicita además multas por delitos de lesiones leves e indemnizaciones

Juicio por agredir a tres policías municipales en Las Viudas

Las cinco personas acusadas de agredir a tres policías municipales el 10 de septiembre de 2018 en el barrio vallisoletano de Las Viudas se sentarán en el banquillo el día 2 de marzo de 2020, en un juicio que se celebrará en el Juzgado de lo Penal número 3 de Valladolid a partir de las 9.15 horas, según informaron a Europa Press fuentes jurídicas.

Los acusados Francisco R.B., su hermano Israel R.B., el padre de ambos, Francisco R.B., el cuñado de éste, Luis H.H., y un amigo de la familia, José Ángel J.R. se enfrentan a penas que oscilan entre el año y nueve meses y los siete años.

En concreto, el Ministerio Fiscal pide un año y nueve meses por atentado a los agentes de la autoridad para cada uno de ellos y solicita además multas por delitos de lesiones leves e indemnizaciones.

Sin embargo, las acusaciones particulares de dos de los agentes (uno de ellos no se ha personado) piden penas que van de los 3,5 a los siete años.

En concreto, tan sólo a uno de los procesados, Francisco R.B, le imputan atentado, con la solicitud de tres años y medio de prisión, mientras que los otros cuatro, Israel R.B, Francisco R.R., Luis H.B. y José Ángel J.R. deberán responder tanto del referido delito como del de lesiones, por lo que cada uno de ellos se expone a un total de siete años de privación de libertad, a razón de tres año y medio por cada una de las acciones presuntamente delictivas cometidas.

El Juzgado de Instrucción número 4, encargado del caso, requirió en su día a cuatro de los acusados que depositaran fianza, que fijó para Luis H.H. en 5.071 euros; 4.208 euros para Francisco R.R. e Israel R.B.; y 3.345 para José Ángel J.R.

En concepto de responsabilidad civil, el letrado de uno de los policías lesionados solicita a Luis H.B. el pago de un total de 3.901 euros por los días impeditivos del funcionario y la cantidad que el juzgado acuerde en ejecución de sentencia por las lesiones sufridas, mientras que la otra acusación particular interesa que Francisco R.R, Israel R.B. y José Ángel J.R. indemnicen de forma conjunta y solidaria a su representado con la cantidad de 2.573 euros.

Por su parte, el fiscal, además de las penas de prisión, reclama que Francisco R.R, Israel R.B. y José Ángel J.R. indemnicen a uno de los agentes con 2.573 euros; Fracisco R.B. e Israel R.B. paguen también como indemnización 664 euros a otro; y L.H.H. a un tercero 3.901 euros.

El juez instructor acordó en su momento el sobreseimiento de las denuncias que cuatro de los investigados habían formulado contra los agentes y que les habían llevado a personarse como acusación particular para reclamar daños y perjuicios por las lesiones que decían haber sufrido.

Los hechos se produjeron en torno a las 20.30 horas del 10 de septiembre en la calle Ebro de Valladolid, cuando, como así explicó más tarde la intendente jefe del Cuerpo, Julia González, y recogen también los escritos de calificación provisional de las acusaciones, los tres funcionarios sorprendieron a un joven --Israel R.B.-- cuando trataba de arrojar a la basura los restos de una encimera, por lo que procedieron a identificarlo por una presunta infracción administrativa, dado que este tipo de residuos no puede ser arrojado en los contenedores convencionales.

Sin embargo, el joven presuntamente se resistió a la identificación, momento en el que comenzaron a acumularse más personas que rodearon a los agentes, entre ellos el hermano de Israel, Francisco R.B, a los que se sumó el padre de ambos, Francisco R.R. y, posteriormente, el cuñado de éste, Luis H.H, y un amigo de la familia, José Ángel J.R.

Así, los agentes tuvieron que solicitar la presencia de refuerzos, tanto de la Policía Municipal como del Cuerpo Nacional de Policía y en el lugar llegó a congregarse gran número de personas que comenzó a propinar puñetazos y patadas a los agentes--en el escenario se recogió un cayado o bastón--, por lo que finalmente cuatro personas resultaron detenidas, a las que luego se sumó una quinta, y tres policías sufrieron lesiones.

Uno de ellos, además, según el relato de las acusaciones, llegó a quedar inconsciente unos instantes fruto de un golpe en la cabeza al caer al suelo supuestamente empujado por uno de los acusados.