Un sondeo refuerza la mayoría absoluta del PNV con el PSE-EE

Agencias
-

La subida de jeltzales y socialistas haría que superaran los 38 asientos necesarios para seguir al frente de la Lendakaritza

Un sondeo refuerza la mayoría absoluta del PNV con el PSE-EE - Foto: Luis Tejido

Buenas noticias para Íñigo Urkullu. El PNV ganaría las elecciones vascas del próximo 12 de julio y mejoraría sus resultados de hace cuatro años ya que podría conseguir 31 escaños, tres más de los que tenía, y el PSE-EE, su actual socio en el Gobierno, subiría dos hasta los 11, con lo que la coalición superaría (42) de modo holgado la mayoría absoluta, situada en 38.
El Ejecutivo autonómico publicó ayer una encuesta de intención de voto de cara a los comicios al Parlamento vasco en la que la suma de estas dos formaciones obtiene el mayor aumento en el número de escaños, seguidos de EH Bildu, que seguiría siendo la segunda fuerza, con 19 asientos, uno más de los que tenía la pasada legislatura. Pierde representación Elkarrekin Podemos, hasta tres escaños y se quedaría con ocho, y la coalición PP+Cs no mantendría la representación anterior de los populares (nueve) y se quedaría con seis parlamentarios. La encuesta se realizó la primera semana de este mes de junio, con un total de 1.500 entrevistas telefónicas.
En los tres territorios vuelve a ganar el PNV, de manera más clara en Vizcaya, donde conseguiría 12 de los 25 escaños en juego, uno más que los que logró en 2016, con una estimación de voto del 43,6 por ciento frente al 42 que logró hace cuatro años.
En Álava los nacionalistas obtendrían nueve asientos (ocho en 2016) con el 31,3 por ciento de los votos, cuando en los últimos comicios se quedó en el 28,22.
En Guipúzcoa, el bloque jetzale pasaría de los nueve escaños que tenía a 10, y su distancia respecto de EH Bildu, ya que hace cuatro años la diferencia entre ambas formaciones fue de 5,5 puntos y ahora sería de 6,6, el 37,7 por ciento de los sufragios.
Los herederos de Batasuna serían la segunda fuerza en los tres territorios. Hace cuatro años en Álava el PP ocupó ese lugar. Mantiene los cinco diputados tanto en este territorio, con el 19,3 por ciento de los votos (17,9 en 2016), como en Bizkaia, con el 18,8 (17,56).
Los abertzales ganan un escaño en Guipúzcoa, al llegar a los nueve y al 31,1 por ciento de estimación de voto, frente al 28,8 de 2016.

 

Caída de Podemos

Tras el PNV el partido que mejor parado saldría de los comicios sería el PSE-EE, que se convertiría en tercera fuerza parlamentaria desbancando a Elkarrekin Podemos, que cae, perdiendo tres asientos. 
Los socialistas ganarían un escaño en Álava y Vizcaya, hasta los cuatro en ambos casos, y mantendrían los tres de Guipúzcoa. En porcentaje de voto llegarían al 15,5 en Vizcaya (11,7), al 17,3 en Álava (12,99 y al 13,3 en Guipúzcoa (11,8).
El experimento que supone la coalición PP+Cs sería un fracaso, ya que perdería un escaño por cada territorio respecto de los que tenían los populares en solitario. Se quedarían con cuatro por Álava, con uno por Vizcaya y otro por Guipúzcoa.
Unos comicios más, y a pesar de su pujanza a nivel nacional, Vox seguiría sin representación, aunque experimenta un aumento de intención de voto en Álava, de donde es oriundo su líder, Santiago Abascal.