La UVa elabora un plan de retorno a la actividad presencial

ICAL
-

El informe establece pautas progresivas, atención o funcionamiento de diversas áreas universitarias durante la primera parte de la apertura

Fachada del edificio de la Facultad de Derecho de la Universidad. - Foto: D.V.

La Universidad de Valladolid (UVa) ha elaborado un plan de retorno a la actividad presencial de gestión e investigación, enmarcado en la fase 1 de desescalada, tras el periodo de confinamiento decretado por la alerta sanitaria provocada por el Covid-19. Las directrices entrarán en vigor cuando el Gobierno autorice a las ciudades en que se asientan los Campus de la UVa a pasar a la Fase 1.

El Plan de Retorno ha contando con las opiniones y sugerencias del Comité de asesoramiento al Rector en materia de Covid-19, de los representantes de PAS y PDI, de los Decanos y Directores de los centros, así como del Comité de Seguridad y Salud. A mayores, se ha sumado el asesoramiento del Servicio de Prevención de Riesgos Laborales.

Para el cumplimiento de la primera de las nuevas medidas, la realización de tareas de gestión en modo presencial, el gerente y los decanos y directores arbitrarán, respectivamente, el personal de administración y servicios que deba asistir a los servicios centrales o a los centros, para realizar tareas de gestión y administrativas que no se puedan realizar de manera no presencial. En el caso de los centros, el gerente determinará el personal que acuda a trabajar, oídas las propuestas que los decanos y directores elaboren en función de las necesidades detectadas. 

Aun así, la ocupación de las dependencias donde desarrollen las labores de gestión y administración debe reducirse al menos a un tercio de su capacidad, y siempre respetando las normas de distanciamiento social. En esta primera fase en ningún caso la presencia física del personal superará un quinto del total.

Control y turnos

Respecto al desarrollo de trabajos de investigación, se permitirá acudir a los laboratorios experimentales, bibliotecas, y demás dependencias de investigación, a aquellos investigadores que no pueden realizar su tarea de manera remota y que por ello mismo durante el período de confinamiento han visto paralizada su actividad. Siempre de una manera controlada y ordenada, y con una consideración estrictamente voluntaria.

Para que tenga lugar un correcto escalonamiento del acceso de los investigadores, cada grupo de investigación, o investigador individual, deberá enviar una solicitud al Vicerrector de Investigación, Innovación y Transferencia especificando las razones y los turnos en un ámbito temporal de al menos una semana. Al igual, todo profesor o investigador que requiera asistir de manera puntual a su despacho o laboratorio para recoger material, controlar equipos, o tarea similar solicitará el preceptivo permiso al decano o director del centro. 

Como norma general, en cada centro habrá un solo conserje para atender las necesidades básicas. Los decanos y directores harán llegar a los conserjes, para que obre en su poder, la relación de todos los profesores e investigadores autorizados para acceder al centro. De esa forma, para asegurar la trazabilidad, todas las personas autorizadas para el acceso deben pasar por el lector de tarjeta tanto al entrar en el edificio como al abandonarlo. 

Instalaciones

En relación al tiempo medio de vida del virus, como norma general, las bibliotecas abrirán cuando sea necesario, siempre en turno de mañana, de 9 a 14 horas, y bajo cita previa. Por su parte, el Palacio de Santa Cruz y la Casa del Estudiante serán atendidos por un conserje de lunes a viernes, en horario que se determinará según las necesidades. El Servicio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones y el edificio Rector Tejerina abrirán bajo demanda.

El Parque Científico, la Fundación General, el Servicio de Investigación y Bienestar Animal (Siba) y el Laboratorio de Técnicas Instrumentales (LTI) establecerán su propia organización en esta primera fase de desescalamiento, siempre cumpliendo las instrucciones de los órganos competentes. En el ámbito de la Fundación General, el IOBA presenta unas características diferenciadas puesto que lleva a cabo una actividad asistencial. 

Los centros deportivos y residencias universitarias permanecerán cerrados, a excepción de la residencia Reyes Católicos. Cuando se puedan garantizar las medidas preventivas adecuadas para asegurar la limitación de aforo, así como la protección de los trabajadores que prestan allí sus servicios, se abrirán al público, con control de aforo, el Museo de la Universidad de Valladolid (MUVa, sede Edificio Rector Tejerina), y el Museo de la Fundación Jiménez Arellano. 

Además, podrán abstenerse de acudir presencialmente a sus puestos de trabajo, salvo que voluntariamente decidan lo contrario, aquellas personas que se encuentren en alguno de los grupos de riesgo relacionados con la Covid-19. De esa forma, se debe procurar reducir la presencia del trabajador especialmente sensible, así como notificar la sintomatología compatible con coronavirus al Servicio de Prevención de Riesgos Laborales para elaborar una trazabilidad, y no acudir al lugar de trabajo.