Las farmacias presentan un plan para mejorar la adherencia

SPC
-

Estará operativo en 2020 e incluye un cribado para detectar a los pacientes menos adherentes y establecer una línea de seguimiento e intervención según el caso

El presidente del Consejo de Colegios Profesionales de Farmacéuticos de Castilla y León (Concyl), Carlos Treceño. - Foto: Ical

Las farmacias de Castilla y León diseñarán un plan que ponga coto a los incumplimientos de medicación que protagonizan los pacientes, cuyas líneas se presentaron hoy en el Congreso autonómico que organiza el Consejo de Colegios Profesionales de Farmacéuticos de Castilla y León en Valladolid. El objetivo se centra en que los pacientes no retiren la medicación adecuada, ya que no seguir los tratamientos prescritos hace mella en la salud de la población y en las arcas del sistema sanitario.

Los últimos estudios realizados por las farmacias de Castilla y León ponían sobre la mesa que cerca de la mitad de los pacientes polimedicados de la Comunidad no toman la medicación adecuada, bien sea por exceso o por defecto. Esta realidad ha llevado al colectivo a diseñar un plan que ponga coto a los incumplimientos de medicación que protagonizan los pacientes. Bajo el nombre Farmadecyl, este Programa de Adherencia estará a pleno rendimiento en 2020 en las farmacias de Castilla y León, que son los puntos  considerados calientes en la detección de los incumplimientos terapéuticos.

Para lograr que la población cumpla con más facilidad sus tratamientos, este nuevo Plan contará con distintas fases y hará uso de distintas herramientas. En primer lugar, las farmacias utilizarán ese momento clave que es la dispensación para hacer un cribado de sus pacientes menos adherentes hasta determinar cuáles son los que necesitan intervención y asesoramiento sanitario. Se hará un análisis de la medicación y se evaluará si el paciente conoce con exactitud para qué es el fármaco que retira y cómo debe tomarlo.

Como elementos de apoyo y para que la población que incumple sea consciente de la importancia que tiene seguir su tratamiento, las farmacias de Castilla y León dispondrán de información sanitaria del alcance que tienen diferentes patologías como hipercolesterolemia, hipertensión, diabetes…

En una segunda fase, dirigida a aquella población que toma entre 2 y 5 fármacos y que se ha detectado que no cumple correctamente con sus múltiples tratamientos, el farmacéutico incluirá a ese paciente en un plan de adherencia con un seguimiento cada vez que retira nueva medicación.

Para este grupo de población, las farmacias tienen previstas distintas acciones: desde repasar de forma individualizada su medicación, las dosis y cuándo deben tomar cada fármaco hasta rotular los envases con el detalle de las dosis y las tomas. Las farmacias dispondrán además a partir de ahora de pictogramas adhesivos que podrán incorporar a los fármacos y que ayudarán a identificar fácilmente si se trata de un medicamento, por ejemplo, para combatir la hipercolesterolemia y si hay que tomarlo de día o de noche, entre otros aspectos.

Una tercera fase de este plan estará dirigida a aquella población que toma 5 o más fármacos o bien tiene problemas cognitivos y no cumple con su medicación. Para ellos, las farmacias de Castilla y León tendrán prevista la elaboración de SPD (Sistemas Personalizados de Medicación), que implica el reenvasado de la medicación por parte del farmacéutico, que prepara las dosis diarias exactas que debe tomar el paciente. Este sistema se revisará mensualmente para comprobar si el paciente está tomando toda su medicación.

Plataforma digital

Las farmacias de Castilla y León registrarán toda esta información en una plataforma digital (con la identidad del paciente codificada) que permitirá realizar el seguimiento y cómo mejora el nivel de adherencia de los pacientes.

Esta base de datos arrojará además información de gran valor sanitario que permitirá trazar, por ejemplo, el perfil básico de la persona no adherente y permitirá impulsar estudios individualizados por cada grupo de medicamentos para saber cuáles generan más problemas de adherencia en la población y conocer con exactitud cómo solventarlos.

Como telón de fondo de esta nueva estrategia del Concyl se ve la necesidad de mejorar la salud de la población y reducir costes sanitarios a través de medidas preventivas.

Los últimos estudios emprendidos por la Farmacia de Castilla y León en años anteriores, como el estudio científico Dioscórides, han determinado que Sanidad ahorraría cerca del 20 por ciento de la factura farmacéutica de un paciente crónico si éste tomara los fármacos en las dosis y pautas correctas. De hecho, el seguimiento de la adherencia produjo entonces ahorros de 15,2 euros por paciente y mes.

El perfil de paciente no adherente que más se repite es el de un paciente mayor y polimedicado, un perfil que seguirá incrementándose ante el creciente envejecimiento de la población de la Comunidad. No obstante, Concyl señaló que tampoco hay que perder de vista a ese segmento de población de menor edad que no ve peligrar su salud y toma la medicación de forma discontinua. Para poner en marcha este Plan, se iniciará un proyecto piloto en los próximos meses y está previsto que en 2020 se extienda a todas las farmacias de Castilla y León que decidan sumarse a este seguimiento de la adherencia.

Farmacia Comunitaria

En la segunda jornada del Congreso se puso además sobre la mesa también los resultados de proyectos de investigación en farmacia comunitaria emprendidos por el Consejo General de Colegios de Farmacéuticos de España y que cuentan con la participación de distintos Colegios Farmacéuticos de Castilla y León. Es el caso de los Programas Concilia Medicamentos y ConSigue (en los que están involucrados los Colegios de Farmacéuticos de León y Salamanca respectivamente) y el Programa AdherenciaMed (con la colaboración del Colegio de Farmacéuticos de Soria).

Con ‘Concilia Medicamentos’, el objetivo pasa por garantizar la coordinación de la medicación de los pacientes tras el alta hospitalaria entre niveles asistenciales. No en vano, la OMS muestra que en la UE aproximadamente un 10 por ciento de los pacientes presentan efectos adversos a los medicamentos como consecuencia de la hospitalización, lo que produce una muerte por cada 100.000 habitantes, alrededor de 5.000 muertes al año.

Por su parte, el Programa de Investigación ‘ConSigue’ ha tenido como objetivo evaluar y desarrollar un modelo de implantación del Servicio de Seguimiento Farmacoterapéutico a pacientes mayores, crónicos y polimedicados en las farmacias. Entre los resultados ya publicados sobre este Programa figura que este Servicio conseguía reducir un 54,1 por ciento de los problemas de salud no controlados, un 53,1 por ciento los pacientes que acudieron a urgencias y en un 59,8 por ciento los que fueron hospitalizados, además de una reducción media de 0,39 medicamentos. 

El programa ‘AdherenciaMed’, por último, ha tenido como objetivo evaluar el impacto clínico y económico de servicios profesionales farmacéuticos que mejoran la adherencia en pacientes con tratamientos para la hipertensión arterial, el asma o la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica.


Las más vistas