Argüello defiende homenajes a los muertos de la Guerra Civil

Servimedia / Ical
-
Luis Argüello.

El secretario general de la Conferencia Episcopal Española (CEE), Luis Argüello, destacó hoy la "importancia" de que los muertos en la guerra civil reciban "el homenaje que se merecen"

El portavoz de los obispos y arzobispo auxiliar de Valladolid citó el caso de un familiar directo suyo que se encontraría en esa tesitura.

Asimismo, el portavoz de la Conferencia Episcopal confirmó este lunes que el borrador en el que trabajarán esta semana los obispos españoles y las recientes reformas legislativas aprobadas en el Vaticano para atajar los abusos siguen “la misma línea” y que “seguramente” los prelados abordarán en sus reuniones asuntos como impulsar las denuncias ante la justicia ordinaria.

Así lo dijo a la prensa tras el discurso inaugural de la CXIII Asamblea Plenaria que pronunció en Madrid el presidente del Episcopado, Ricardo Blázquez, ante los obispos españoles. Según Argüello, la reunión convocada por el Papa para abordar los abusos a menores en el seno de la Iglesia “intensificó un proceso abierto y en algunos aspectos lo abrió”.

Asimismo, apuntó que la comisión episcopal española impulsada para ello “ha hecho su trabajo”, a la espera de que la Santa Sede publique un vademécum con orientaciones para actuar ante esta lacra. “Seguramente sí el protocolo español diga que hay que denunciar a la justicia civil”, remarcó.

El secretario general de los obispos recordó la postura también “repetida” de la Iglesia de “acoger la dignidad de todas las personas y valorar el significado de la diferencia sexual”, después de las palabras de Francisco en la citada entrevista sobre el colectivo homosexual.

Previamente, el cardenal Blázquez pronunció un discurso plagado de referencias a Bergoglio, recordando ampliamente las palabras del Papa en la cumbre vaticana que apuntaban a que “quien comete los abusos” son “sobre todo los padres, los parientes, los maridos de las mujeres niñas, los entrenadores y los educadores”.

Abusos en la familia

En el citado discurso se refirió a datos de Unicef como que en 28 países del mundo “tres de cada diez muchachas que han tenido relaciones sexuales forzadas, declaran haber sido víctimas de una persona conocida o cercana a la familia”. Pero que, “teatro de la violencia no es solo el ambiente doméstico, sino también el barrio, la escuela, el deporte y también, por desgracia, el eclesial”.

“Debemos ser claros. La universalidad de esta plaga, a la vez que confirma su gravedad en nuestras sociedades, no disminuye su monstruosidad dentro de la Iglesia”, continuó el presidente del Episcopado español poniendo en su boca palabras del papa, que “la inhumanidad de este fenómeno a escala mundial es todavía más grave y más escandaloso en la Iglesia, porque contrasta con su autoridad moral y su credibilidad ética”.

El presidente de los obispos españoles también habló de otras formas de abuso, como el de poder, del que son víctimas 85 millones de niños en todo el mundo que son usados como niños soldado, prostituidos, las víctimas del hambre u otras formas de violencia e, incluso “los niños abortados”.

Como el Papa, Blázquez manifestó que esos abusos “pueden ser también delitos, que por respeto a quienes han padecido esta acción abominable no pueden quedar impunes; la víctima, la familia, la Iglesia, la sociedad exigen que no se oculten, que sean juzgados, que se acorte de esta forma la difusión de este mal”.

“El pasado no podemos cancelarlo; pero sí podemos afrontarlo ‘purificando la memoria’ a través de la conversión, de la reparación de los heridos y de la prevención de cara al futuro”, proseguía el discurso del arzobispo de Valladolid, que también quiso destacar que “la gran mayoría de sacerdotes que no solo son fieles al celibato, sino que se gastan en un ministerio”.

Formación

La Asamblea Plenaria aprobará estos días el Plan de Formación para los Seminarios. En este contexto, subrayó que “la pastoral vocacional al sacerdocio ministerial, indispensable para la vida de la Iglesia” y que no se conforman “con administrar la escasez” de vocaciones sacerdotales. “Se debe cuidar particularmente el discernimiento y acompañamiento de la salud humana y espiritual de los seminaristas y los sacerdotes, en el momento eclesial y social tan exigente que vivimos”, indicó.

El presidente del Episcopado, concluyó su intervención con una apelación directa a ciudadanos y políticos españoles ante las próximas convocatorias electorales. Les pidió especialmente que defendieran la vida desde su inicio hasta su “ocaso” y apeló a la necesidad de “la ejemplaridad de quienes presiden las instituciones para fortalecer la moralidad en la sociedad”.