Fernando Calero, uno de los nuestros

M.B
-

El central de Boecillo se convirtió este verano en uno de los traspasos más caros del Real Valladolid (8,5 millones). Hoy es el central titular del Espanyol y este domingo espera el Pucela

Fernando Calero, uno de los nuestros

Fernando Calero se enfrentará este domingo, si así lo decide su entrenador, al Real Valladolid por primera vez en su carrera deportiva. A sus 24 años y tras varias peripecias en el mundo del balompié, el de Boecillo verá enfrente la camiseta blanquivioleta, la que le vio crecer y la que le hizo ser el futbolista que hoy es. Porque, pese a que salió de su zona de confort siendo cadete buscando dar el salto en Málaga, regresó a casa para comandar al filial y luego ser clave en el ascenso a Primera y la consiguiente permanencia en el primer equipo.
El central de Boecillo se convirtió este verano en uno de los traspasos más caros en la historia del Real Valladolid. 8,5 millones (más variables) tienen la culpa de que hoy defienda la camiseta del Espanyol. Solo el Betis y el Villarreal habían pagado más al club vallisoletano por Benjamín Zarandona y Víctor Fernández en épocas pasadas. El conjunto catalán buscaba un recambio para Mario Hermoso y desde el principio su apuesta fue la de Fernando Calero.
El canterano blanquivioleta se había estrenado el anterior curso en la máxima categoría. Lo había hecho con nota, con 36 partidos jugados, 1 gol y 7 amarillas, comandando la defensa junto a Kiko Olivas. Igual que la anterior campaña, la del ascenso. Eso le abrió las puertas a un posible traspaso. Estuvo cerca en el mercado de invierno -«después de Navidad quizá tuve un pequeño bajón que no achaco directamente a los rumores, pero es verdad que todo influye», llegó a decir él mismo poco después-. Recuperó ese nivel y fue clave en la permanencia. Eso le valió, entre otras cosas, ser elegido dentro del once revelación por la redacción en España de UEFA.com. Y poco después ese traspaso al Espanyol.
Calero comenzó a jugar al fútbol pronto y a los 9 años ya estaba en el Real Valladolid. En 2011 decidió salir de los Anexos y jugársela en Málaga. Lo hizo el mismo año que se iba Iván Alejo, otra de las perlas de la cantera. Por entonces ya había recibido la llamada de la selección española sub 16. 
Tras cinco años en la Costa del Sol recibió la llamada de casa y la aceptó. Venía para liderar la zaga del Promesas y... buscar un hueco en el primer equipo.
Jugó 37 encuentros con el filial de Rubén Albés con Anuar de compañero y se ganó su salto al primer equipo. Aunque le costó -no jugó si primer partido liguero hasta el 29 de octubre en Reus- y tuvo que esperar a enero para asentarse en el once, acabó con 27 partidos jugados y 2 goles, uno de ellos en el playoff de ascenso.
La temporada pasada es historia conocida y la presente... Fernando Calero es fijo en el once de David Gallego, ha tenido algún error de bulto pero aún tiene 24 años... y es uno de los nuestros.