Golpe de efecto de Yates

SPC
-
Golpe de efecto de Yates - Foto: MANUEL BRUQUE

El británico da un paso de gigante hacia la victoria final en una etapa de montaña que se lleva Pinot

Simon Yates (Mitchelton) dio ayer un paso decisivo para lograr el maillot rojo de la Vuelta tras aventajar en más de un minuto al español Alejandro Valverde (Movistar) en la cima de La Rabassa (Andorra), punto más alto de la ronda española, donde se impuso el francés Thibaut Pinot, ganador también en los Lagos de Covadonga.
La gloria en la meta fue para el galo, pero el golpe de autoridad lo dio el inglés, autor de una exhibición poco común en un líder, ya firme candidato para cerrar el círculo de británicos vencedores de las tres ‘grandes’ de esta temporada. Froome se llevó el Giro, Thomas el Tour y Yates acaricia la competición española. Todo gracias a un ataque en seco a 10 kilómetros de meta. Nadie le siguió excepto Pinot y el holandés Steven Kruijswijk (Lotto). Clavó a Valverde, a Eric Mas (Quick-Step), a Nairo Quintana (Movistar)... y se fue lanzado, sin mirar atrás, directo a un golpe mortal de necesidad para sus rivales. Sin planificar, fiel a su estilo. En la pancarta final, el reloj señaló que había endosado 14 segundos a Kruijswijk, 53 a Mas y a Miguel Ángel López (Astana) y 1,13 a Valverde.
La fiabilidad del líder es sólida, pero aquí nadie se raja, como anunció el murciano nada más acabar la etapa: «No he perdido la Vuelta y lo mismo que me ha pasado a mí esta jornada le puede pasar a Yates mañana». Será una batalla corta, de 97,3 kilómetros, pero explosiva, ya que los ciclistas subirán tres puertos de primera, otro de segunda, uno más de tercera y para terminar, el Coll de la Gallina, un puerto de categoría especial.