Valladolid probará un nuevo sistema de grabación de juicios

A. G. Mozo
-
Juicio celebrado en la Audiencia Provincial de Valladolid. - Foto: J.T.

El Ministerio comunica el inminente cambio de las cámaras y los micrófonos de las salas de vistas de los Juzgados, aunque los nuevos programas informáticos no llegarán hasta 2020

El Ministerio de Justicia pondrá solución a una de las principales quejas de los jueces de Valladolid, con respecto al deficiente proceso de digitalización iniciado en 2016 en los juzgados y tribunales de esta provincia. Las grabaciones de vistas y juicios, con serios problemas de audio que dificultaban el análisis posterior de los testimonios, darán un salto de calidad si lo expuesto este jueves por dos altos cargos del Ministerio se hace realidad. Entre las futuras mejoras, un sistema de grabación dotado de transcripción automática que se estima que se empezará a probar en Valladolid en la primavera de 2020.
Las novedades sobre el polémico expediente digital fueron expuestas a magistrados, fiscales, letrados de la Administración de Justicia y funcionarios por la directora general de Modernización y por el subdirector general de Nuevas Tecnologías, que se desplazaron a la ciudad para explicar los avances que se están afrontando sobre las grabaciones para lo cual se dará ya un primer paso, consistente en la progresiva sustitución tanto de las cámaras como de los micrófonos de todas las salas de vistas, a lo que se sumará la implantación -esto ya para el próximo año- de una nueva versión de Fidelius, el programa informático que lo sustenta y que llega con transcripción simultánea y un sistema de subtítulos. Estas novedades ya se están probando en Cuenca y se extenderán «en abril o junio de 2020» a Valladolid, tal y como detallaron fuentes jurídicas a este periódico.
En el mismo sentido, la mejora de Fidelius llegará de la mano de una migración del sistema Minerva (el de gestión procesal) a entorno web, «lo que permitirá, al parecer, que vaya todo mucho más rápido», apuntan. Además, se dará respuesta a otra de las principales quejas de los jueces, relativas a la falta de funcionalidad del programa Visor, el que usan para visualizar los expedientes y que, con todos esos cambios, incluirá un índice que les facilite las búsquedas.
Los jueces y secretarios, por su parte, expusieron otros problemas que estaban sufriendo más allá de la lentitud con la que trabajan con el expediente digital, para la recepción de documentos provenientes de otras administraciones, Policía, Junta de Castilla y León, Delegación del Gobierno..., y que al ‘convertirse’ a formato judicial a través de Lexnet, «se descolocan».
El teórico objetivo de la reunión era abordar también el futuro de la Oficina Judicial de Valladolid, pero «ni se llegó a abordar». «Mientras continúe esta dispersión de sedes, aquí va a ser totalmente imposible implantar ese modelo de Oficina Judicial», apuntaron estas fuentes.
En este sentido, desde CCOO se aprovechó la reunión para avisar a los directivos ministeriales de que no permitirán que se implante la Oficina Judicial «con prisas», como ha ocurrido, según este sindicato, en Palencia y como ya ocurrió en Valladolid con la Oficina Fiscal, que se puso en marcha el pasado 29 de enero, «tras meses de retraso» y con «una ubicación física que no tiene calificativo».
El delegado de Comisiones en los Juzgados de Valladolid, Raúl Franco, es muy crítico con lo que él tilda de «digitalización forzosa» de 2016, que, a su entender, «está muy lejos del objetivo de reducir los tiempos y agilizar procedimientos». «Lo cierto es que se gasta más en papel y tóner que antes del inicio de este proyecto», apostilla.
En la reunión, Franco abordó otros aspectos con los dos responsables de Justicia, a los que solicitó mejoras laborales para los funcionarios (subida del complemento específico, nuevas plazas para Valladolid...), así como para la Justicia local, reclamando la implantación de las guardias de 72 horas, el impulso al Campus de la Justicia y la creación de tres nuevos juzgados.